Go Back

9 de las Serpientes más Venenosas del Mundo

serpiente, cobra, verde

Pocos animales causan tanto miedo en las personas como las serpientes venenosas. Aunque las posibilidades de cruzarse con una serpiente venenosa, mucho menos de ser mordido y morir por la toxina inyectada en el cuerpo, son minúsculos comparados con los de morir de cáncer, enfermedades cardíacas o un accidente automovilístico. Este temor aparentemente irracional es muy real para muchas personas. Las serpientes descritas aquí viven primariamente en regiones tropicales, pero algunas pueden estar viviendo en centros de investigación y zoológicos cerca de ti.


Una peligrosa serpiente africana nombrada por su boca negra

La “Negra”, o boca negra, mamba (Dendroaspis polylepis) vive en la sabana rocosa y puede ser encontrada en el suelo, donde parecen gustarle los montículos de termitas. Variando de colores desde el gris hasta el marrón oscuro, su nombre deriva del color negro dentro de su boca. La mamba negra es temida porque es grande y rápida, y posee un veneno extremadamente potente que mata a la mayoría de sus víctimas humanas. A pesar de su reputación agresiva, no se han comprobado ataques a humanos no provocados, y es responsable por un pequeño número de muertes anuales.


La Barba Amarilla de Latinoamérica

El veneno de algunas especies, incluyendo la Okinawa habu (T. flavoviridis), una serpiente agresiva que entra en los aposentos humanos en las Islas Ryukyu, es medianamente peligrosa. Por otra parte, el veneno de la terciopelo (B. asper), la punta de lanza de Centroamérica, es necrotizante, dolorosa y con frecuencia mortal. Otras punta de lanza incluyen la jaracara (B. jaracara) de Brasil y la wutu (Bothrops alternatus) de Argentina.


Una de las serpientes más peligrosas en África

La boomslang (Dispholidus typus) caza al extender la parte delantera de su cuerpo inmóvil desde un árbol, su forma resembla una rama. Siendo una serpiente de colmillos traseros, inyecta su veneno al masticar a su víctima, hasta que la víctima sucumbe ante las toxinas.


La cobra australiana por excelencia

La serpiente tigre oriental (Notechis scutatus) es la serpiente tigre más distribuida, habita en la franja sur de Australia y la región de las islas aledañas. Cuando se prepara para atacar, aplana su cabeza y cuello de manera similar a las cobras africanas y asiáticas.


La mayor asesina de personas

La víbora gariba (Echis carinatus) puede ser la más mortal de todas las serpientes, ya que los científicos creen que es responsable por más muertes humanas que todas las demás especies combinadas. Su veneno, sin embargo, es letal en menos del 10 por ciento de las víctimas que no reciben tratamiento, pero la agresividad de la serpiente advierte su mordida con tiempo y con frecuencia.


Una peligrosa serpiente con una sección en forma de triángulo

La krait rayada (Bungarus fasciatus) es una serpiente altamente venenosa pariente de la cobra. Su veneno es esencialmente una neurotoxina que induce parálisis.


La serpiente venenosa más larga del mundo

La cobra rey (Ophiophagus hannah) es la serpiente venenosa más larga del mundo. Su mordedura inyecta una tremenda cantidad de neurotoxinas paralizantes. El veneno de la serpiente es tan fuerte y voluminoso que puede matar a un elefante en un par de horas. También resulta mortal en por lo menos un 50-60% de los casos humanos no tratados.


El pariente más grande de la cobra en Australia

La Taipan Costera (Oxyuranus scutellatus) produce un veneno que es cercanamente idéntico al de su prima isleña. Su mordedura resulta letal en un 80% de los casos sin tratamiento.


Jacinta Chalco Oliveri

Create your own