Go Back

Un billón de toneladas de la Antártica cayeron al mar
2

Antártica, hielo,

Antártica, el continente más frío de la Tierra, es conocido por su aislamiento, su fauna única y su frígida superficie de hielo. Alrededor de la periferia de la Antártica, docenas de estanterías de hielo (estas son, masas de hielo flotantes alimentadas por los glaciares que están adheridas a la tierra) se proyectan hacia las afueras del Océano del Sur. Las dos estanterías de hielo más grandes, Ross y Ronne, ocupan un área combinada de 350,000 kilómetros cuadrados (cerca de 135,000 millas cuadradas) —un área equivalente a la del territorio venezolano— pero la estantería de hielo Larsen, la cuarta más grande del continente, ha recibido el foco de atención los últimos 25 años por su lenta descomposición. El último episodio de esta saga ocurrió entre el 10 y el 12 de julio de 2017, cuando un billón de toneladas métricas de hielo —posiblemente crítico para retener una gran sección de la plataforma restante— parió (esto es, partirse y separarse de la masa principal).


La estantería de hielo Larsen está ubicada en el lado oriental de la Península Antártica y sobresale del Mar de Weddell. Originalmente cubría un área de 86,000 kilómetros cuadrados (33,000 millas cuadradas), pero su huella ha declinado dramáticamente, posiblemente como resultado del calentamiento de las temperaturas del aire alrededor de la Antártica durante la segunda mitad del siglo XX. En enero de 1995 la porción norte (conocida como Larsen A) se desintegró, y un iceberg gigante se desprendió de la sección central (Larsen B). El Larsen B se retiró de manera constante hasta Febrero- Marzo de 2002, cuando colapsó y se desintegró también. La porción sur (Larsen C) compuesta por dos tercios de la estantería original, cubre un área de cerca de 50,000 kilómetros cuadrados (19,300 millas cuadradas) solo. Su densidad se encuentra entre los 200 y los 600 metros (alrededor de 660 a 1970 pies). En algún momento entre el 10 y el 12 de julio de 2017, una sección de 5,800 kilómetros cuadrados (2,240 millas cuadradas) alrededor del 12% del Larsen C— se partió. Los signos de la fractura del Larsen C data del 2012, cuando el satélite monitor detectó una fractura de crecimiento constante cerca de la Península de Joerg en el extremo sur de la estantería. Los satélites de la NASA y la ESA estudiaron la fractura a medida que ésta crecía más de 200 km (124 millas) de longitud y el inmenso iceberg se separaba del continente.


A pesar de que el 88% del Larsen C aún permanece, muchos científicos están preocupados porque se separe del Larsen A y el Larsen B, porque la pérdida de tan grande área del frente del bloque glaciar, puede hacer menos estable al resto de la masa de hielo. La masa de hielo, además del hecho de estar anclada a un afloramiento submarino de rocas, crea una presa que disminuye significativamente el flujo de hielo que entra en el mar de Weddell. Los científicos observan que la sección que se desprendió no estaba sostenida por las rocas, por lo que están menos preocupados porque la pérdida de la sección desprendida resulte en la desintegración del bloque de hielo en el futuro cercano. Algunos científicos aún consienten la idea de que la sección desprendida pudiese crecer nuevamente para formar una nueva presa de hielo que refuerce el bloque. Sin embargo, los resultados del desprendimiento de hielo y los modelos del flujo de glaciares predicen que el bloque de hielo continuará rompiéndose con el pasar de los años y las décadas.

El desprendimiento es un proceso natural producido, en parte, por el cambio de temperatura que producen las estaciones y las presiones asociadas con la compresión del estrés glacial. Algunos estudios afirman que el viento föhn (vientos cálidos y secos que descienden periódicamente de las montañas) de la primavera y el verano también ha contribuído con la pérdida de densidad del hielo. Mientras las investigaciones sobre la dinámica del bloque de hielo continúan, estos eventos de desprendimiento glaciar se acreditan con frecuencia como síntomas del cambio climático asociado con el calentamiento global. Mientras que el calentamiento global pudiese aparentemente estar jugando un rol en los eventos de desprendimiento glaciar, los científicos dudan del mismo, en todo caso, el fenómeno ha estado presentando progresos en el Larsen C.


Alison Ruigomez Bellera

Create your own

Comments

Increíble lo destructivo que puede ser el ser humano y sus acciones

Laura Patricia Mateo Rojo     28 May 2018

El calentamiento global es alarmante y algunas personas no tienen idea de las graves consecuencias que esto podría ocasionar.