Go Back

9 Maneras de ser menos Idiota cuando Acampas o Escalas
1

acampar, familia

Salir a la naturaleza e ir a escalar o acampar es muy, muy bueno para ti. Puede literalmente hacernos más felices, por ejemplo. Y puede hacernos más creativos. Pero tan bueno como es para nosotros puede ser bastante malo para el ambiente.

"No es que haya una actividad específica de las personas que esté dañando los parques”, dice Krysten Kubina, la educadora en Colorado del movimiento No Dejes Huella. Son las cosas pequeñas —como las personas creando nuevos caminos, o poniendo basura donde no se supone que lo hagan— las que se suman y crean un problema enorme e irreversible.

Básicamente, si saliste y ensuciaste un lugar de acampar, la Tierra se recuperará. El asunto es que no eres solo tú. Eres tú, más las personas después de ti, más las personas después de ellos, más las personas después de ellos. La Tierra nunca tiene la oportunidad de sanar. “El problema no son impactos individuales por personas individuales,” explica Kubina. “Son impactos acumulados”.

Esta es la razón por la que No Dejes Huella fué creado. La idea detrás del programa nacional es que cuantas más personas conozcan la etiqueta ecológica, menos impacto combinados tendremos en los lugares de campamento y en los bosques.


1. Prepara tus meriendas.

La idea de esto es evitar traer basura, de manera que no tengas que preocuparte por dejarla accidentalmente. Eso significa que puedes desempacar tus barras energéticas en casa, quitar las etiquetas de los productos, y pre cocer y pelar con antelación lo que puedas. Nada que no sea nativo del ambiente puede dañarlo —incluso el desecho biodegradable como las semillas de uvas y las cáscaras de bananas.


2. Viaja en pequeños grupos.

Lo sabemos, lo sabemos: tu y todos tus 17 amigos más cercanos quieren ir a escalar juntos. Pero grupos más pequeños dejan huellas más pequeñas tanto en los caminos como en los lugares de campamento, así que si puedes, cancela a algunos de tus amigos. Si realmente no puedes, dividelos en pequeños grupos mientras escalen y armen sus campamentos. Luego pueden planificar sus reuniones y momentos de esparcimiento en las áreas abiertas.


3. Sé inteligente con tu transporte.

Si tu y tu grupo toman Hummers individuales para llegar al campamento, tu y la naturaleza están comenzando con el pie equivocado. Considera compartir autos o tomar el transporte público hasta tu destino. O, si está dentro de tus posibilidades, viaja en carro eléctrico —es tu opción más ecológica. Y ya que los modelos más recientes de carros, como el Chevrolet Bolt EV puede andar un par de cientos de millas con una sola carga, no debes preocuparte por quedarte atascado en un carro muerto en medio del terreno.


4. No te salgas del camino.

El objetivo de esto es evitar caminar sobre (o acampar encima) de la vegetación natural tanto como sea posible —cuanto menor sea la cantidad de plantas aplastadas, mejor. Eso significa escalar en una sola fila de manera que no se ensanchen los caminos ya establecidos, quitarte los zapatos y atravesar los arroyos y charcos que se te atraviesen, y mantener todas las estacas de las tiendas dentro de los límites del campamento.


5. Mira, no toques.

¿Conoces ese dicho de “no dejes piedra sobre piedra”? No hagas eso. Trata de perturbar la naturaleza lo menos que puedas —cada piedra removida, planta rota, y hoyo hecho negativamente, afecta el ecosistema que estás visitando. Lo mismo aplica para la vida silvestre. Alimentar a los animales afecta su salud, hábitat e instinto natural de cacería.


6. No juegues con fuego.

Mantén las fogatas pequeñas. Pero PEQUEÑAS, pequeñas. No deberías quemar ningún trozo de leña que no puedas romper con tus manos —si son mas grandes que eso, le estarías haciendo daño a los árboles, al hábitat de los animales, o a ambos. En realidad, no deberías hacer ninguna fogata a menos de que sea absolutamente necesario —cocina en una estufa ligera si puedes y usa una linterna portátil para que tengas luz. Si haces una fogata, mantenla vigilada hasta que se consuma por completo; luego, esparce las cenizas frías.


7. Defeca sabiamente.

Si tienes que hacer del número 2, tu mejor opción es usar algo como una bolsa Biffy y llevar tu desperdicio contigo. Tu segunda mejor opción es asegurarte de que estás al menos 200 pies (unos 70 pasos) lejos del agua, campamentos y caminos; luego, cava un hoyo que tenga entre 6 y 8 pulgadas de profundidad. Cuando hayas acabado, llena tu hoyo y escóndelo con ramas y hojas. ¿Resultan desagradables estas opciones? Seguro. Pero cuando estás en la naturaleza, es lo más higiénico que puedes hacer.


8. Vigila lo que haces con el agua.

Cuando sea que tengas que desechar mucha agua de una sola vez —digamos, por ejemplo, vaciar una botella o lavar tus manos o los trastes— deberías esparcir el agua en lugar de solo arrojarla. Se evaporará más rápido y con menos concentración de olores de tu cuerpo/comida/lo que sea que no atraerá animales al campamento o camino.


9. Empaca todo.

Si estás lejos de los contenedores de basura del parque, llevarás todo contigo. Eso incluye envases plásticos usados, desechos (humanos y demás), cáscaras de bananas, envoltorios, restos de comida, todo. No deberías quemar basura bajo ninguna circunstancia, y no quieres dejarlo en la naturaleza, así que empácalo y ponlo en tu bolso. Se irá a casa contigo.


Juan José Perez Gonzalez

Create your own

Comments

Laura Patricia Mateo Rojo     28 May 2018

Finalmente alguien habla de este tema. Tengo amigos que seguido dicen querer desfrutar de la naturaleza y van a acampar, lo malo es que se van con tres hieleras llenas de bebidas alcohólicas y chucherías que estoy segura que no recojen.