Go Back

La reserva mundial de agua se seca a medida que la población crece
2

agua, chico, niños

Miles de millones de personas no tienen acceso al agua limpia o a servicios sanitarios adecuados.

El agua de los océanos puede cubrir más del 70 por ciento de la superficie terrestre, pero los seres humanos sedientos dependen de reservas finitas de agua fresca para permanecer con vida. Y con el exponencial crecimiento de la población humana, especialmente en los países pobres, rápidamente se toman en cuantas estas reservas finitas. Más aún, en lugares que cuentan con un sistema sanitario adecuado, el agua puede contaminarse con cualquier número de enfermedades y parásitos.


Miles de millones de personas no tienen acceso al agua limpia

De acuerdo con el Banco Mundial, alrededor de 2 mil millones de personas no tienen acceso a comodidades sanitarias adecuadas para protegerlos de las enfermedades que puede acarrear el agua, mientras que mil millones no tienen acceso al agua limpia.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, que declaró el período de 2005-2015 la década del “Agua por Vida”, el 95 por ciento de las ciudades del mundo aún vierte agua sin procesar en sus suministros de agua. Es por esto que no debería sorprendernos que el 80 por ciento de las epidemias de salud en los países en desarrollo tengan su origen en aguas insalubres.


La escasez de agua está propensa a aumentar a medida que la población crece

Sandra Postel, autora del libro de 1998, El Último Oasis: Enfrentando la Escasez de Agua, predice grandes problemas en la disponibilidad de agua a medida que la población en los llamados países con “estrés hídrico” crezca en promedio una seis veces más en los siguientes 30 años. “Esto trae muchos problemas con relación al agua y la agricultura, sembrando suficiente comida, proveyendo para todo el material que las personas necesitan a medida que se incrementa la demanda, y proveyendo agua potable”, dice Postel.


Las Naciones desarrolladas usan una cantidad de agua desproporcionada

Las naciones desarrolladas no son inmunes a los problemas con el agua fresca. Los investigadores encontraron un incremento de seis puntos en el uso del agua en comparación con un incremento de dos puntos en la población de los Estados Unidos desde 1900. Tal estadística refleja la conexión entre los altos estándares de vida y el incremento del uso del agua y desestima la necesidad de administrar el agua de manera más sustentable en sociedades aún más desarrolladas.


Los ambientalistas se oponen a la solución de desalinización

Con la población del mundo esperando superar los 9 mil millones para mitad de siglo, las soluciones a los problemas de escasez de agua no se encontrarán con facilidad. Algunos han sugerido que la tecnología --tal como plantas desalinizadoras de agua a gran escala-- puede generar agua fresca para el mundo. Pero los ambientalistas argumentan que desalinizando el agua de los océanos no se solucionaría el problema, que por el contrario, crearía problemas a mayor escala. En cualquier caso, la investigación y el desarrollo de mejoras en el área de la tecnología desalinizadora sigue hacia adelante, especialmente en Arabia Saudita, Israel y Japón. Y un aproximado de 11,000 plantas desalinizadores existen en alrededor de 120 países alrededor del mundo.


Mercado acuífero y economía

Otros creen que aplicar principios de mercado al agua facilitaría una distribución más eficiente de las reservas en todas partes. Los analistas de Harvard del proyecto de Agua para el Medio Oriente, por ejemplo, defienden la asignación de valor monetario al agua fresca, en lugar de considerarla una comodidad natural. Ellos dicen que tal concepto puede mitigar las tensiones políticas y de seguridad causadas por la escasez de agua.


Acciones personales para conservar las reservas de agua

Como individuos, todos podemos regular nuestro propio consumo de agua para ayudar a conservar lo que se está convirtiendo cada vez más en un recurso precioso.

Podemos abstenernos de regar nuestros jardines en tiempos de sequía. Y cuando llueve, podemos recolectar agua en barriles para mantener los jardines y las plantaciones. Podemos cerrar la llave mientras nos cepillamos o nos afeitamos, y tomar duchas más cortas. Como concluye Sandra Postel, “hacer más con menos es el más sencillo y primer paso en el camino de la seguridad acuífera”.


Alicia Carolina Zazueta Lucio

Create your own

Comments

Rebeca Aragon Obrado     16 May 2018

Es verdaderamente una pena que sólo un bajo porcentaje de la población mundial tenga acceso a agua potable y da aún más coraje ver a personas desperdiciándola cuando lavan su carro con manguera o dejan que sus hijos llenen globos de agua.

En Ciudad del Cabo, Sudáfrica, ya se tomaron medidas extremas para minimizar el consumo de agua. Todos debemos poner de nuestra parte, porque no falta mucho para que se nos limite la cantidad de agua con la que nos bañamos también.