Go Back

Un buen par de medias para mi regalo de Navidad

quebusca-regalos-navidad-calcetines-pies

De: Mamá y Papá. Para: Camilo. Estas palabras tan agradables para el oído, y también para el bolsillo hoy en día, son el mejor recuerdo que tengo de Navidad. Dirán, ¡Que materialista! (Todos por dentro lo somos un poquito), aunque más allá de eso, a uno poco le importaba lo que venía dentro de la caja, lo que recuerdo que me mataba, era acabar y romper con el empaque, hasta que muy por dentro, saciaba esa euforia de las tan anheladas festividades y por supuesto, encontraba mi tan magnífico regalo prometido.

Asimismo, a través de los años me fui dando cuenta que la base de entregar y recibir regalos era una simple excusa para compartir tiempo con la familia y, para sorpresa de todos, entendí que eso era lo que más disfrutaba.

De esta manera, todo se convertía en una motivación, sobre todo porque ya no se trataba de sólo estar con ellos, sino de rezar (aunque ya son muy pocos los que lo hacen a conciencia), de reír, cantar, tomar, y nada más típico que sacar a la prima para aprender a bailar, sin excluir claro, a los que no sólo bailaban.

En fin, se convertía en toda una parranda familiar, una en la que claro, aprovechábamos para darle regalo hasta al gato del vecino. De sobre manera empecé también a disfrutar de dar estos obsequios, aunque debo confesar que a muchos les regalaba cosas de esas que son útiles-inútiles sólo para que todos disfrutáramos de su vaga expresión y nos pudiéramos reír un rato. Y es que ¿de dónde creen que salió el famosísimo regalo de las medias de la tía? No me creería en lo absoluto que fue porque ella se preocupaba por mantener los pies de su sobrino protegidos y sin frío. Siempre fue un acto malvado e irónico, pero que acepto que contiene la esencia de la navidad: Disfrutar con los que amas.

P.D. Esto es un fenómeno tan real que ahora existe un juego que se llama el regalo robado. Consiste en lo siguiente: Todos compran regalos con un monto de digamos 100 pesos mexicanos y se entregan números a cada uno de los asistentes. Cada quien, según el orden, empieza a elegir regalos basándose en las características de la caja (No se pueden abrir), claramente por el nombre del juego se puede intercambiar un regalo por el de otro dentro del turno; y al final, después de destaparlos cada uno, se pueden llevar su verdadera sorpresa.


Camilo Andrés Severiche Ortegón

Create your own

Comments

Aileen Rivera Diaz     28 November 2017

Esos bellos y viejos recuerdos que aun viven en mi mente, eso es la navidad.

Paola Olabuenaga Navedo     28 November 2017

De niña como odiaba que me regalaban ropa en especial medias y calcetines. La ilusión de todos los niños en navidad es recibir un juguete.

Mercedes Marquez Manota     27 November 2017

Muy interesante, pero no deberíamos enfocarnos en los regalos si no en la union de la familia en esos días de celebración que mejor regalo que ver a un pariente que no ves en doce meses.