Go Back

‘Ateneo de la juventud’, precursor de la cultura mexicana contemporánea

foto-méxico-antigua-señores-blanco y negro-caballeros

El pensamiento sociológico mexicano, así como la cultura mexicana contemporánea tienen sus raíces en una asociación civil conformada por intelectuales, llamada ‘Ateneo de la juventud’ (1904-1914).

Encabezaron un movimiento que buscaba romper con el positivismo mediante la defensa de la cultura de las humanidades, reforzándose con la crítica a la política porfirista y defendiendo la validez de la libertad humana como fundamento del espíritu y de todo proceso de conocimiento.

La asociación estuvo integrada por abogados, historiadores, pintores, literatos, un ingeniero y un médico. Entre los personajes más destacados podemos encontrar a Pedro Henríquez Ureña, Alfonso Reyes, Antonio Caso y José Vasconcelos. Lo irónico es que la mayoría tuvo una formación positivista pero fue lo que sirvió para dar el marco de referencia a su crítica.

En pocas palabras, el objetivo era trabajar en favor de la cultura y el arte, por lo que organizaban reuniones públicas donde se leían trabajos literarios, científicos y filosóficos. También se escogían temas que se debatían públicamente.

Uno de los autores más representativos del Ateneo de la juventud fue Pedro Henríquez Ureña. En su obra analiza el proceso de conformación de las identidades colectivas y en particular, la construcción de la identidad cultural hispanoamericana.

Henríquez tuvo entre sus principales preocupaciones políticas e intelectuales, la posibilidad de crear un proyecto civilizatorio que llamó ‘Utopía de América’. Veían en la cultura de las humanidades una posibilidad para cultivar un espíritu crítico en el individuo. Con esto se aspira al acceso de la modernidad bajo un constante perfeccionamiento individual.

Antonio Caso y José Vasconcelos coincidían con Henríquez Ureña en que el problema de Hispanoamérica se debía a la tensión entre:

  • Lo universal (la cultura humanista)
  • Lo particular (generada por el idioma español)

La única posibilidad que Henríquez ve para lograr el perfeccionamiento moral y espiritual de Hispanoamérica es la cultura, sustento de todo cambio estructural.

Es por esto que fue un constante impulsor de la creación de instituciones y actividades que contribuyen a forjar un espíritu humanista y crítico.

Como ya mencionamos, una pregunta fundamental del Ateneo de la juventud era el cómo tuvo lugar el proceso de construcción de la identidad cultural. El discurso sobre el tema se desplegó en dos dimensiones:

  1. El análisis de la cultura como un problema moral
  2. El significado del pensamiento utópico de Pedro Henríquez Ureña.

La concepción de cultura como problema moral radicó en comprender la necesidad de divulgar los valores de la cultura humanística, proceso que significaba ubicar la esencia de la identidad hispanoamericana bajo una representación común del mundo contenida en el idioma español y su función vinculante. Sin embargo, en este punto existe un gran problema: la constante confrontación entre lo particular y lo universal, entre lo nacional y lo cosmopolita.

La dimensión utópica del pensamiento de Henríquez Ureña se explica porque centró su estudio en la dimensión de la vida cultural como el gran horizonte que permitiría la perfectibilidad moral y espiritual. Esta utopía puso de manifiesto que las sociedades hispanoamericanas tenían limitaciones y que aun estando conformes consigo mismas, eran concebibles otras formas de vida.

El ‘Ateneo de la Juventud’: una asociación civil que sentó las bases de la cultura mexicana contemporánea al plantearse el problema del papel de los intelectuales en la sociedad, así como la relación de lo mexicano con lo universal, de lo latinoamericano con la cultura occidental.

El ateneísmo enfatizó la importancia de la transformación de las estructuras morales y educativas en Latinoamérica. La obra de Henríquez Ureña sustentó esto en el rescate de la cultura de las humanidades. Mientras tanto, su legado está presente en nuestros días. ¿Tú que opinas?


Angie Tovar

Create your own