Go Back

¿Qué significa creer en Dios?

cielo-mar-hombre-puesta de sol-oración

“Dios ha muerto. Dios sigue muerto. Y nosotros lo hemos matado. ¿Cómo podríamos reconfortarnos, los asesinos de todos los asesinos? El más santo y el más poderoso que el mundo ha poseído se ha desangrado bajo nuestros cuchillos: ¿Quién limpiará esta sangre de nosotros? ¿Qué agua nos limpiará? ¿Qué rito expiatorio, qué juegos sagrados deberíamos inventar? ¿No es la grandeza de este hecho demasiado grande para nosotros? ¿Debemos aparecer dignos de ella?”

                                                                                                                    Nietzsche, La gaya ciencia, sección 125

¿Qué significa creer en Dios? Esta es una pregunta compuesta por tan sólo cinco palabras, pero que en su articulación semiótica integra una cuestión de una profundidad filosófica de grandes proporciones.

Para empezar, hay diferentes maneras de abordar el problema de creer o la “creencia”. Según varios expertos en filosofía, puede ser una especie de suposición (“yo creo que va a llover”) en la que basas tu acción, a pesar de no tener sustento de ello.

Sin embargo, hay un segundo significado de “creer”, que implica algo más: compromiso. Esto lo podemos observar cuando alguien dice “yo creo en la democracia” o “yo creo en AMLO”. Así pues, al decir “yo creo en Dios” estamos haciendo referencia a la segunda acepción del concepto de “creencia”, estamos expresando nuestra opinión de una creencia que involucra compromiso con esa declaración.

Bueno, pero todavía falta la pregunta más importante. ¿Qué es Dios? Desde los albores de la humanidad, el hombre se ha preguntado por el origen del universo y por lo tanto, de su misma existencia. Para ello, ha recurrido a múltiples explicaciones, entre ellas, una de las más difundidas, comunes y presentes en toda la historia humana ha sido Dios, y en su momento, los dioses.

Previo a que los griegos comenzarán a desarrollar métodos  de observación analítica y empírica para determinar que el origen de los fenómenos era por razones causales, la forma de explicar por qué sucedían las cosas era una: porque así lo habían querido los Dioses. Para todo había un Dios en aquel entonces: para la fertilidad, para el amor, para la abundancia, para la lluvia.

Quizás lo más curioso de esta primera etapa de la creencia en los Dioses es que se diera por todo el mundo. Así como los griegos pre socráticos tenían sus dioses, los aztecas tenían los propios, e igual con muchísimas otras culturas alrededor del mundo antiguo.

Una vez que los griegos desplazaron a sus dioses, poco después la historia de la humanidad atravesó otra etapa, también marcada por la presencia de una deidad, sólo que en este caso, se pasó de una creencia politeísta (muchos dioses) a una monoteísta (un solo Dios). Hablo, por supuesto, del medievo o la “Edad Media”.

Este periodo histórico, se caracterizó por ser uno donde el cristianismo y la religión se convirtieron en la ley y el orden. Las máximas autoridades eran, a la par de los reyes, los sacerdotes, curas y demás intérpretes de la Biblia (hay que recordar que no muchos sabían leer, así que había que obedecer y acatar lo que dijera la autoridad religiosa correspondiente). Creer en Dios en aquel entonces era entonces necesario para sobrevivir, porque de no hacerlo (o no fingir que se hacía), la sanción era la muerte.

Con la llegada del renacimiento y posteriormente la ilustración, la iglesia fue perdiendo año con año mucho de su poder e influencia sobre el mundo, sobre todo a partir de Lutero y el movimiento protestante, que terminó por proclamar que cualquiera podía interpretar la Biblia según la pareciese.

Sin lugar a dudas, no sería hasta la llegada de la modernidad cuando finalmente recibiría una de las estocadas decisivas.  Uno de los filósofos que más tuvo que ver con esto fue quien “mató” a Dios, pronunciando las emblemáticas palabras de “Dios ha muerto”. Me refiero, por supuesto, al insuperable Friedrich Nietzsche.

Nietzsche, filósofo y pensador austriaco, dedicó gran parte de su filosofía (y con ello, de su vida), ha señalar los problemas de creer en Dios. En su libro “El Anticristo”, hizo duras críticas al cristianismo, al declarar que ésta termina por “monopolizar” la moral humana, y que la creencia en un “Ser superior” provoca que el ser humano no valore la vida que le es conferida por un periodo de tiempo tan insignificante como son menos de 100 años (una nada comparada con la edad del universo), llegando con esto a desperdiciar su única oportunidad de vivir con plenitud por tener la esperanza de vivir mejor en la oportunidad que “que sigue”.

Aunado a estas críticas, Nietzsche dijo que Dios había muerto como referencia a que la “idea” de Dios había quedado vacía, al demostrar que el hombre no depende de éste para alcanzar valores como la bondad o una ética fundada en valores como el respeto y el amor.

En sí, la frase de Nietzsche sintetiza un pensamiento profundo de liberación del hombre, pues con ella está sentando un precedente de que el hombre no ocupa de un Dios (o la idea de un Dios) en quien “creer” (y con ello comprometerse a seguir los designios que este ha “dictado” en la biblia), sino que es, por el contrario, completamente libre de escoger sus propios valores y regir su conducta a partir de un acto de libertad. Así, creer en Dios, según Nietzsche, significa tenerle miedo a la responsabilidad de la libertad. 


Dogo Filósofo

Create your own

Comments

Casia Cifres Valdivia     30 October 2017

Esto de la religion aveces pienso que es algo que se usa para distraer a la gente de las situaciones políticas y los problemas que tiene el país.

Mercedes Marquez Manota     30 October 2017

Las religiones no son iguales, pero son dirigidas al mismo Dios, así que cualquiera que sea tu religion tenemos en común al mismo Dios.

Laura Patricia Mateo Rojo     27 October 2017

La religion es un tema complicado, y mas si se refiere a lo científico. Pero creo que tener fe en algo es bueno y tener temor también.

Melissa Martha Mora     27 October 2017

Yo no creo en nada, ni en mi propia sombra.

Juan José Perez Gonzalez     27 October 2017

Paradoja de Epicuro;
¿Es que Dios quiere prevenir el mal, pero no es capaz? Entonces no es omnipotente.
¿Es capaz, pero no desea hacerlo? Entonces es malévolo.
¿Es capaz y desea hacerlo? ¿De dónde surge entonces el mal?
¿Es que no es capaz ni desea hacerlo? ¿Entonces por qué llamarlo Dios?

Arturo Vega Estrada     26 October 2017

Tener fe y creer en algo es lo mejor.

Paola Olabuenaga Navedo     25 October 2017

Cuando dejemos de creer en la religiones y creemos mas en la ciencia, vamos a evolucionar como especie.

Jacinta Chalco Oliveri     25 October 2017

Es importante que todos creamos en la ciencia y de no tenerle miedo a no creer en la religión, imagina un mundo con ciencia y sin temor a nada, seria un paraíso total. Y referente a la ciencia, siempre es correcta y comprobada. No necesitas fe porque los hechos de la ciencia son hechos.

Rebeca Aragon Obrado     25 October 2017

No estoy de acuerdo con nada de la religion, cada vez se ven mas cosas que no son correctas, creo que Jesus fue humilde y vivía sin lujos y ahora los sacerdotes tiene carros nuevos y con lujos.

Alison Ruigomez Bellera     24 October 2017

La religion esta cada vez mas manchada por actos de los sacerdotes, pero eso no significa que no debemos tener fe en Dios y temor a el.

Marta Eugenia Baldero Enjuanes     24 October 2017

Leí que en Islandia todas las personas menores de 25 años no creen que dios creó el universo y la mayoría cree en la teoria del big bang. Y estoy de acuerdo con Nietzsche de que desperdiciamos la oportunidad de vivir por un concepto de que habrá una segunda oportunidad de vivir en el mas allá, que no hay evidencias de que exista.

Aileen Rivera Diaz     24 October 2017

Es importante que todos creamos en un Dios, y de tenerle temor a algo, imagina un mundo sin fe y sin temor a nada, seria un desastre total. Y referente a Dios, es uno solo, solo que los Asiáticos, Hindus, y demás tiene una imagen diferente, pero es el mismo Dios.