Go Back

Los 7 hábitos del éxito
1

siluetas, mujeres, hombre, colores

En estos últimos días he estado investigando diversas formas para poder sacar la máxima productividad de mis días. Este tema siempre me ha interesado porque creo que el algo que todos necesitamos. He estado hablando con algunos amigos sobre el tema de la productividad, o de cómo poder ser exitoso en todo aquello que nos propongamos, y siempre llego a una conclusión: Se tiene muy claro cuál es la meta. Pero el llegar a cumplirla es donde se nos complica un poco. Anteriormente hice un escrito sobre cómo cumplir nuestras metas y hablo un poco más del tema de los hábitos, pero en esta ocasión me gustaría enfocarme más a detalle en hábitos que nos llevarán al éxito. Analizando las vidas de grandes personajes exitosos podemos ver reflejados estos hábitos en cada paso que dan.

Establecer una rutina y un horario

Si queremos realmente hacer las cosas, las tenemos que planear y crearnos una rutina que nos llevará al éxito. Por ejemplo, yo tengo una meta que es poder escribir unas 3,000 palabras al día. Ahora bien, sé que para poder lograr esto debo administrar mi tiempo y realmente buscar la forma de hacerlo durante mi día. De momento, mis mañanas han sido esa rutina en la que trato de sacar mi máxima productividad al despertar. Digamos que te gustaría ser un pintor exitoso, pues necesitamos hacernos una rutina en la que pintar esté involucrado. Hace poco conversaba con un conocido que me pedía un consejo para iniciar con una novela gráfica, pero jamás había escrito algo o dibujado, pues mi consejo fue ¡A darle! La práctica es sumamente importante. Si no dominamos el arte que queremos presentar, pues no será suficiente para exhibirlo.

 Mantener una lista de pendientes corta

Esto es algo con lo que sufría hace un tiempo. Siempre quería hacer bastantes cosas durante el día y el tiempo no me daba, al no poder hacer todo lo que quería hacer me llevaba a desmotivarme. Pero si mantenemos nuestra lista de pendientes corta, al terminarlas podemos incluirle más si así lo queremos.

Limitar nuestras metas a 3 por día

Pensarás que esto se repite con lo anterior, pero no es así. Un pendiente que tenemos no es lo mismo a una meta. Por ejemplo, digamos que mi meta es publicar un escrito, pues el pendiente que va dentro de eso sería seleccionar el tema del escrito, escribir, editar, y finalmente publicarlo. Vemos que para llegar a esa meta tengo que hacer cuatro cosas distintas.

Sesiones de trabajo de 60 minutos

Esto es muy importante porque según expertos, después de los 60 minutos nuestro rendimiento va disminuyendo, por lo que es recomendado mejor darnos un tiempo para relajarnos. Cuando estoy trabajando y sé que ya me estoy cansando un poco o que las ideas no están fluyendo como al principio, pongo todo a un lado y me doy un mini descanso de unos 10 a 15 minutos. Aquí se podría batallar un poco porque a veces no podemos regresar a tomarle el hilo a la productividad. Fuerza de voluntad. Eso es importante si queremos realmente el éxito en nuestra vida.

Terminar nuestra lista de pendientes

Al finalizar nuestro día, sería recomendado que nuestra lista de pendientes estuviera sin nada más para hacer, al menos que alguno de esos pendientes que hayas hecho no se pueda realizar ese día, por ejemplo, recientemente tuve el pendiente de hacer una llamada pero nadie contesto, por lo que esa llamada la programé para el siguiente día, ahí sí es válido. Hay muchos pendientes así que quedarían sin hacer y no hay que sentirnos culpables por no haberlos realizado, porque sabemos que no se hicieron no porque no hayamos querido, sino por fuerzas externas.

Gratitud

Terminar el día con gratitud, sé que a veces terminamos el día un poco agobiados y las pequeñas cosas que valen la pena en la vida se nos pasan, pero irse a dormir con tres cosas con las que estés agradecidos nos cambia el panorama de la vida. También, es motivación para saber que hubo cosas buenas en tu día y claro, quizá habrá disgustos, pero saber que hubo cosas positivas es gratificante. Nada como dormir tranquilos.

Dormirse y levantarse temprano

El levantarse con el sol cada mañana es algo que me da tanto placer y al mismo tiempo no me gusta. Recientemente cambié de trabajo a uno en el que no tengo hora de entrada ni de salida y el levantarme temprano había sido algo que no veía tan necesario, pero ya hice unos cambios en mi rutina y no hay nada mejor que levantarse temprano, hacer el trabajo y saber que tienes toda la tarde libre. Esto implica dormirse temprano. Nuestro cuerpo necesita entre 7 a 8 horas de reposo. Así que cuídalo.

Éstas son algunas de las cosas que yo hago y que sé que te podrán ayudar a vivir una vida más exitosa. Espero te funcione, y si tienes algunos consejos que has aplicado, me encantaría conocerlos.


Abraham Aragón

Create your own

Comments

Alison Ruigomez Bellera     14 March 2018

Solía establecer metas a corto y a largo plazo que me eran imposible cumplir por una u otra razón hasta que aprendí que si realmente quería tener éxito en algún aspecto de mi vida, tenía que tomarmelo con calma y ponerme horarios realistas considerando lo distraída que puedo ser.