Go Back

Los Señores del Narco

drogas-ejército-soldados-militares

Una de las cuestiones que tendrán que resolver los próximos gobiernos mexicanos, es la de cómo manejar el contenido de los libros de historia para niños. Del año 2000 a la fecha, la vida en las calles de México se ha caracterizado por las demostraciones más exageradamente sangrientas que yo he visto en toda mi vida.

El gran drama del narcotráfico ha optado por decorar su escenario con una variedad de ocurrencias mucho más potentes que en la película del Holocausto Caníbal. Si alguna vez, a los que nacimos en los ochenta, nos llamó la atención el gore o el snuff, fue seguramente porque no nos habíamos atragantado aun con la atmósfera real de un sitio en el que amanecen cuerpos descuartizados en la acera. Miles. Para ser más precisos, alrededor de 200 mil ejecutados relacionados con la venta de drogas, de 2006 hasta hoy. Sabiendo que ese hecho no es un detalle que pueda ser escondido tan fácil, ¿qué historia habrá que contarles a los niños del futuro? ¿Cómo lograrán los próximos gobiernos meter tantos cadáveres debajo de la alfombra?

Si los gobernantes del porvenir pretendieran alzar un tono nacionalista a la categoría de lo heroico; si quisieran borrar de las conciencias venideras la atrocidad del pasado reciente, habría que eliminar toneladas de periódicos e informes judiciales, y algunas decenas de libros que se han escrito a pesar de la corrupción, la tortura y el asesinato.

El libro que hoy recomendamos es una de esas investigaciones que recopila y unifica la brutal historia del narcotráfico en México, y de la vergonzosa participación de los políticos, hasta ser ellos los verdaderos capos, los verdaderos señores del narco. Para quienes les interesa el tema, les recomiendo dejar atrás el romanticismo de Scarface/Joker, que se justifica en un discurso contra la hipocresía de la gente común y la cobardía de su estilo de vida. En contra de lo que opina Scarface, la gente no necesita de personajes como él para tener a quién culpar. Quienes sí los necesitan son los políticos corruptos, para tener un cuenco en el cual depositar la argamasa de mierda que se forma tras décadas de lavar platos sucios.

Anabel Hernández explica detalladamente la relación del poder político con el crimen organizado. Se inmiscuye también en lo que alcanza a rescatar del mundo privado de los narcos, de los lazos familiares que existen entre capos que ahora se enfrentan entre sí, cada uno en distintos cárteles que representan para México la película trágica del día a día; de adultos desmembrados y adolescentes fumando veneno para ratas.

Al lector le hará falta revisar los nombres que vaya hallando en la lectura, cotejarlos con Wikipedia, con mayor razón si no está familiarizado con ellos, si no los ha escuchado desde pequeño en las noticias y en la calle. Gran investigación periodística que, querámoslo o no, documenta una parte de nuestra historia como mexicanos, de nuestra patria y poco a poco también de nuestra identidad, pues la figura del narco se perfila desde hace 30 años como la más noble metamorfosis para jóvenes que están convencidos de que la vida en el barrio vale muy poco, y de que el mundo es suyo, y rollitos de ésos.


Cochito de Balandra

Create your own

Comments

Marcus Ortiz Romero     24 November 2017

¿Sabes cuál es el porcentaje de la efectividad de la DEA(agencia antidrogas de EE.UU.)? A que no adivinaste que era 2%. Así es, la agencia antidroga con su presupuesto de millones de dolares tiene una efectividad de 2%. Mientras que hay muchos estudios en países que despenalizaron el uso/venta de drogas muestran que los programas de rehabilitación son mucho más efectivas que las agencias antidrogas.

Veronica F. Barcena Rosagro     24 November 2017

Las drogas si son muy malo para nuestra salud, pero al legalizarlo se puede cobrar impuesto y con ese impuesto se puede usar para financiar los centros de rehabilitación de drogas y programas de prevención de usos de drogas. Y al legalizar las drogas podemos regularizarlas como cualquier otra industria y podemos garantizar que sean drogas de alta calidad y seguras para el consumo humano.

Laura Patricia Mateo Rojo     17 November 2017

Este es un negocio multimillonario en todo el mundo, pero no creo que la legalización sea lo correcto, este es un producto muy malo para nuestra salud, hay muy pocos estudios donde este podría beneficiar a nuestro organismo, y cada vez crean cosas sintéticas terribles que causan hasta la muerte.

Paola Olabuenaga Navedo     16 November 2017

La única forma de parar la guerra contra las drogas es haciéndola legal. Así le quitan la ganancia de los narcos al saturar el mercado de las drogas con competidores y bajándole el precio. Por lo tanto, a los narcos ya no les beneficia en nada seguir vendiendo drogas cuando los margenes de ganancia sea muy poco.

Alicia Carolina Zazueta Lucio     15 November 2017

La verdad que con esta economía del país hasta yo quisiera ser narco.

Alison Ruigomez Bellera     14 November 2017

Este es un negocio muy grande donde hasta politicos están en estos negocios, es algo que no se terminara nunca.

Deborah J. Albarado     14 November 2017

Esto no va a terminar nunca, capturan a un líder de la mafia y al rato sale otro.

Aileen Rivera Diaz     14 November 2017

Esto no creo que termine pronto, siempre habrá adictos a esto y también el dinero es fácil.

Jacinta Chalco Oliveri     14 November 2017

"solos los que paguen más obtienen las drogas". Deberían poner una opción para editar comentarios.

Jacinta Chalco Oliveri     14 November 2017

Wow no tenia idea de que eran mas de 200 mil muertes debido a las drogas. Yo creo que la guerra contra la droga es inútil porque lo único que pasa cuando decomisan drogas es sólo subirle el precio del siguiente cargamento que sí logre pasar. Es economía simple, a menor oferta con la misma demanda el precio sube porque no puede cumplir con la demanda de todos así que solos que paguen más obtienen las drogas.