Go Back

Qué pasa después de la muerte según diferentes religiones

QueBusca-Cadaver-Muerte-Final

Para la mayoría de las personas, la sensación de pérdida más dolorosa y honda que sentimos, se manifiesta cuando la muerte se lleva padres, abuelos, hermanos y amigos. Para sobrellevar el duelo, algunas personas tienen unas creencias que les da la certeza que volverán a ver sus seres queridos en el cielo o en otra vida; otros por el contrario, no creen que las cosas sean tan sencillas.

Pero, independientemente de la multiplicidad de creencias que se profesan hoy en el mundo, probablemente la pregunta más importante que todos nos hacemos es:

¿Qué pasa después de la muerte?

Exploremos como diferentes credos contestan esta interrogante, y tal vez te puedas identificar con alguna, comencemos por una muy antigua:

Religión Egipcia

A esta fe se le atribuye la construcción de los primeros grandes monumentos en honor al más allá. Incluso, los conceptos de renacimiento y resurrección que tenemos en la actualidad, surgieron en Saqqara hace unos 5000 años.

Recordemos que los antiguos egipcios erigían enormes estructuras funerarias, en cuyas paredes escribían hechizos secretos, que eran una guía de supervivencia para las almas que atravesaban el inframundo. Practicaban una técnica de momificación muy sofisticada y acostumbraban acompañar estas momias con todo tipo de artefactos, alhajas y ofrendas suntuosas. Ellos creían que al caer la noche, el alma del muerto reanimaría su cuerpo momificado para emprender un viaje lleno de peligros: atravesando un lago de fuego y cruzando unas puertas custodiadas por demonios y serpientes, con la ayuda de sus hechizos, encontraría su destino sentándose con los Dioses eternos en el cielo lleno de estrellas. Y este proceso, se repetiría eternamente, todos los días, una y otra vez.

Pero este intrincado y complejo ritual no solo salvaba el alma, también ponía el mundo a salvo, ya que gracias a esto, según sus creencias, el Sol salía cada mañana.

Religión mesoamericana

Aquí no hay una división entre la vida y la muerte claras, pues los aztecas tenían una visión del más allá muy diferente a la tradición cristiana que la mayoría conocemos. Actualmente, en el centro de la ciudad de México solo quedan las ruinas del templo mayor azteca, pero hace 500 años, un colosal templo piramidal se imponía en el horizonte de Tenochtitlan.

Cuando llegaron los conquistadores por primera vez, describieron escenas de sacrificios, en las que sacerdotes extraían el corazón a víctimas todavía con vida, luego, por los escalones del templo, caían de manera inverosímil la sangre y los cadáveres de los sacrificados.

Para los aztecas, por brutal que nos parezca ahora, el sacrificio humano era una práctica vital que conectaba a los vivos con los muertos, creían que sin sangre el Sol perdería energía y las cosechas se echarían a perder, y que sin la energía extraída de la muerte de unos pocos, los Dioses se disgustarían y sobrevendría el fin del mundo.

Cristianismo

Todo comienza con la muerte y la posterior resurrección de Jesús de Nazaret, después de que los romanos lo crucificaran en el Gólgota.

De conformidad con la Biblia, Jesús (El hijo de Dios crucificado) murió para expiar los pecados de la humanidad. En consecuencia, en la doctrina cristiana si aceptas que Jesús murió por tus pecados, si aceptas que Jesús es tu salvador y mesías y si sacrificas algunos deseos egoístas (Pecados), pues tú también alcanzarás la salvación (esa es la promesa fundamental que ofrece el cristianismo a todos sus creyentes).

Para los cristianos, la muerte y  resurrección de Jesús constituye la victoria definitiva sobre la muerte; permite superar el temor a morir al saber que podrán vivir eternamente.

Hinduismo

En esto se supera el miedo a la muerte de otra manera; para los hindúes, la muerte solo es un paso hacia otra vida en este mismo mundo, o en otras palabras, la muerte nos permite reencarnar.

Los dos pilares de la religión hindú son “la reencarnación” y “el karma”, pilares que a su vez sostienen un postulado sencillo: “Se bueno en vida, y la muerte te proporcionará un cuerpo nuevo, con la oportunidad de una vida todavía mejor; se mezquino, y sufrirás las consecuencias en tu próxima vida, en la que pueda que no seas humano”. Y el ciclo de vivir, morir y volver a nacer se repite una y otra vez.

Pero si haces las cosas muy bien en vida, puede que no reencarnes de nuevo, trascendiendo a la llamada existencia eterna, comúnmente llamada “estado de Dios” (la única existencia que es eterna), liberarse de este ciclo de nacer y renacer es llamado “Moksha” y es alcanzar un estado de energía pura.

Advertencia

Existe todo tipo de mitologías y doctrinas religiosas (Antiguas y modernas), que explican la muerte y aquello que hay después de ella, acá solo se pone a consideración del lector unas pocas.

Que sea consuelo saber que todos seguimos vivos en el recuerdo de la gente que nos quiere, así como en las personas cuyas vidas pudimos tener una influencia positiva.

Que lo que guíe tu conducta no sea el deseo de vivir más allá de la muerte, sino el propósito de hacer del mundo un lugar mejor mientras aún vives.


Sergio Augusto Alvarez Vargas

Create your own