Go Back

¿Cuál es el origen del terrorismo islámico?

terrorismo-Islam-isis

Semana tras semana, observamos como periódicos y noticieros registran noticias de ataques terroristas perpetrados por extremistas islámicos o yihadistas que sacuden el Oriente Medio, el Sudeste Asiático, África, y en menor medida Europa y Norteamérica.

A la gran cantidad de noticias trágicas acumuladas por tantos años de terrorismo alrededor del mundo, se acompañan nombres que nos son cada vez más familiares: Isis, Al Qaeda, Boko Haram, Al Nusra, Al Shabab, Hamas, PKK y Hezbollah son algunos de ellos.

Frente a esta creciente y poderosa amenaza global que sentimos cada vez más cerca, nos preguntamos:

¿A qué se debe este fenómeno? ¿De dónde proviene ese odio arraigado por las costumbres y la cultura de Occidente?

Las tensiones y conflictos entre las sociedades de cosmovisión musulmana y judeocristiana es antiquísima; sin embargo, para no ir tan atrás en el tiempo, pongamos como punto de ignición de esta vorágine de violencia, a la culminación de la primera guerra mundial (1918).

En aquel entonces, la derrota del poderoso y milenario Imperio Turco-Otomano sembró un sentimiento de desesperanza que se extendió como la peste en el mundo musulmán; con el territorio siendo desmembrado por los victoriosos de Occidente, surgieron varios Estados-Nación, que era un concepto ajeno a su modelo social y económico, lo que permitió el avance incontenible de la cultura occidental al interior de las sociedades musulmanas.

¿Qué es lo que piensan los extremistas islámicos?

Probablemente el más importante ideólogo del Islam Radical fue el egipcio Sayid Qutb, padre de la yihad moderna (aquella que predica una guerra santa contra los infieles). Qutb redefinió el concepto de yihad, que originalmente significa “esforzarse”. Para Qutb, la sociedad moderna profundamente influenciada por los valores y parámetros morales occidentales había caído en “Yahilia”, es decir, el mundo imperfecto que existía antes de la aparición del Islam. En consecuencia, para los yihadistas o islamistas es imperativo instaurar la “Sharia” (Ley islámica), como mecanismo de restauración moral y cultural de los valores y costumbres musulmanes mediante la mencionada guerra santa.

Así pues, “el salafismo” con el que se identifican las organizaciones terroristas y radicales islámicas significa regresar al pasado virtuoso – Salaf – de los primeros califas.

Hagamos algunas salvedades

Es nuestra responsabilidad aclarar que aquel que profesa la fe islámica no puede ser prejuiciosa y odiosamente calificado como islamista, yihadista, extremista o terrorista. Si bien los musulmanes son por lo general individuos conservadores, profundamente respetuosos de su fe y sus costumbres, que prefieren vivir en comunidades estructuradas patriarcalmente en torno a sus familias y tradiciones; también es cierto que las sociedades musulmanas rechazan mayoritariamente que los grupos que recurren a la violencia terrorista esgriman un pretexto religioso.

Lo que muchos analistas de nuestros países no nos dicen, es que en términos de pérdidas humanas y materiales, son los propios musulmanes los más afectados por la violencia islamista y terrorista.

En el Oriente Medio están presentes unas diferencias religiosas y étnicas muy marcadas, cada una defendiendo sus intereses políticos y económicos que se remontan a siglos atrás. Por eso escuchamos de fuerzas armadas, grupos paramilitares y grupos alzados en armas Chiitas, Zunitas, Kurdos, Alauitas y hasta cristianos luchando entre sí.

Rememoremos que el profeta Mahoma (máximo líder de la religión musulmana), en el año 632 proclamo a su yerno Alí como su sucesor político y espiritual. Este hecho marca el comienzo de la disputa entre las dos vertientes predominantes del Islam, y que se remonta hasta nuestros días: “Los Chiitas” y “Los Sunitas”. Los primeros defendían que el sucesor debía ser descendiente directo de Mahoma, mientras que para los Sunitas lo que importaba era que se tratase de una persona justa, independientemente de su linaje.

Los problemas de hoy

El avance vigoroso del yihadismo obedece a un coctel peligroso de circunstancias, a saber:

  1. Muchos de los países musulmanes han fracasado en el objetivo de construir sociedades democráticas, participativas, incluyentes y tolerantes; por el contrario, en la región abundan regímenes autoritarios que limitan las libertades públicas, creando así frustración y desesperanza en la población.
  2. El debilitamiento y/o colapso de los estados de Siria, Yemen, Iraq, Libia y el Líbano.
  3. La prédica de Imanes radicales salafistas en mezquitas, sumado a las ingentes cantidades de propaganda y adoctrinamiento islamista a través de redes sociales y medios de comunicación.
  4. El politizado y mal planificado intervencionismo político y militar de potencias como USA, Reino Unido, Francia, Alemania y Rusia.

Estas son solo algunas de las causas que sirven de caldo de cultivo del Islam radical; que facilitan el fortalecimiento de organizaciones terroristas como el Estado Islámico y Hezbollah; y que incrementan la vinculación y militancia de jóvenes de todas las latitudes con el yihadismo.

Conclusión

Si queremos combatir de manera eficaz el extremismo en todas sus modalidades alrededor del globo, lo más importante es conocer sus motivaciones, sus fuentes de reclutamiento y su ideología; respetando la soberanía, la cosmovisión, los procesos históricos y el perfil cultural de cada país.

Después de todo, estamos en pleno siglo XXI y no en 1918, cuando los aliados sobre un mapa tomaron una escuadra y un lápiz para dividir el Imperio Turco-Otomano, dividiendo al mismo tiempo naciones y familias (Error que tal vez jamás se podrá resarcir).  


Sergio Augusto Alvarez Vargas

Create your own

Comments

Anastasiia Saraeva     15 November 2017

El terrorismo es una táctica política basada en el terror. La palabra terror se originó del latín "terror" que significa miedo, horror. El objetivo de tales tácticas es asustar a la gente y aquí está la raíz del problema. ¿Quién necesita que la gente tenga miedo? ¿Son solo tipos malos con una religión diferente a la nuestra? O tal vez alguien mucho más cercano que se está beneficiando de los ciudadanos que están asustados y renunciando a sus propios derechos para encontrar protección.

Veronica F. Barcena Rosagro     15 November 2017

Desde el atentado del 11 de Septiembre del 2001, el mundo ya no es igual. Tenemos que estar cuidando constantemente que no pase otro ataque terrorista.

Paola Olabuenaga Navedo     15 November 2017

Míralo de la parte de la población islámica, muchos civiles hay perdido la vida ya sea accidentalmente o erróneamente por parte de las fuerzas armadas de los EE.UU. y eso causa mucha resentimiento y odio hacia el país. No todos los musulmanes son terroristas, solamente los musulmanes extremistas de la religión lo son.

Jacinta Chalco Oliveri     15 November 2017

Los terroristas islámico creen que al sacrificarse para convertirse en mártires les esperarán 72 vírgenes en el paraíso.

Alicia Carolina Zazueta Lucio     15 November 2017

Yo pienso que mentalmente no están bien como es posible tener tanta maldad.

Alison Ruigomez Bellera     14 November 2017

Ellos tienen una creencia errónea sobre la religion y sus creencias.

Deborah J. Albarado     14 November 2017

La gente terrorista es gente que le faltan algunos tornillos, como pueden herir y matar a criaturas inocentes, a gente que no les a hecho nada malo.

Aileen Rivera Diaz     14 November 2017

Creo que esto es algo que nadie entiende, los terroristas creen en la religion pero de una manera negativa y cruel.