Go Back

Invernaderos inteligentes

invernadero-flores

De vez en cuando, una idea se presenta y te hace preguntarte por qué nadie más pensó en algo tan simple. Esta vez la idea es el invernadero de energía solar, el cual hace exactamente lo que esperarías.

Un investigador ambiental, Michael Loik de la Universidad de California Santa Cruz, explica en el diario “Futuro de la tierra”(Earth’s Future) que su equipo ha oficialmente cultivado su primera cosecha de tomates y pepinos en uno de estos prototipos. Como esperaba, la cosecha es tan saludable y nutritiva como aquellas cultivadas en invernaderos convencionales.

“Hemos demostrado que los invernaderos inteligentes pueden capturar energía solar para electricidad sin reducir el crecimiento de las plantas, lo cual es muy emocionante”, dijo Loik en una declaración.

El invernadero de Loik funciona casi como uno regular, en que su diseño atrapa la luz y el calor y mantiene las plantas en sus temperaturas y humedades óptimas. Hay sin embargo, algunos paneles de color rojo-magenta increíblemente brillantes que adornan su techo que absorben activamente la luz del sol y generan electricidad.

Los invernaderos consumen energía intensamente, así que encontrar una manera para reducir sus costos de electricidad ha tardado mucho en llegar. Los paneles solares se han promocionado antes pero los paneles normales simplemente detendrán el paso de la luz por lo que nunca llegaría a las plantas. Esto es un obstáculo bastante difícil.

Con el objetivo de evitar este problema, Loik y su equipo decidieron usar versiones especializadas llamadas sistemas fotovoltaicos selectivos de longitud de onda (WSPVs en inglés), una tecnología bastante nueva que genera electricidad de manera más eficiente y económica que los sistemas fotovoltaicos comunes. Los paneles solares también permiten que la luz los atraviese, aunque solamente ciertas longitudes de onda, las cuales pudieran potencialmente interrumpir la habilidad de las plantas para fotosintetizar.

Para que estos invernaderos de energía limpia sean viables, Loik tuvo que asegurarse de que las plantas sigan creciendo apropiadamente debajo de estas sombras de tonos rosadas. Usando 20 variedades de cosechas - tomates, pepinos, limones, limas, chiles, fresas, albahaca y otras más - se encontró que el 80% de la flora creció tal como lo hicieron dentro de los invernaderos convencionales.

Curiosamente, el 20% de las plantas crecieron mejor, aunque todavía no está claro por qué - particularmente cuando menos luz atraviesa estas ventanas teñidas de escarlata. Como un beneficio adicional, las cosechas generalmente requieren un poco menos de agua que en invernaderos normales.

“Aunque se requiere más investigación sobre los impactos de los WSPV, son una tecnología prometedora,” concluye el estudio. Loik dijo que su investigación “tiene el potencial de mejorar los invernaderos comunes."

Los invernaderos requieren una cantidad sustancial de poder, particularmente para calefacción, monitoreo y iluminación durante la horas oscuras del día. Aunque los invernaderos están diseñados para algo que es literalmente verde, su huella de carbono es probablemente más alta de que lo mayoría de la gente piensa.

La investigación de Loik señala a un futuro mejor, donde los invernaderos “inteligentes” cultivan plantas aún más eficientemente de lo que hacen ahora mientras luchan contra el cambio climático al mismo tiempo.


Baudilio Sosa Mayonga

Create your own

Comments

Deborah J. Albarado     12 December 2017

Yo quisiera algún día tener un vivero y utilizar este tipo de sistema.

Jacinta Chalco Oliveri     11 December 2017

Esperó que esta tecnología se propague por todo el mundo y ayude a resolver los problemas de escasez de comida y energía.