Go Back

Planificación familiar: una medida preventiva necesaria

familia-padres-niños

La planificación familiar consiste en un conjunto de prácticas que pueden ser utilizadas, tanto por el hombre como por la mujer durante la edad reproductiva, que tienen como finalidad el control de natalidad mediante el uso de métodos anticonceptivos.

Existen múltiples métodos anticonceptivos, cada uno de éstos diseñado para la comodidad de los diferentes tipos de personas. La anticoncepción no tiene como única finalidad evitar la concepción, sino que también sirve para educación de la sexualidad, prevención y tratamiento de enfermedades de transmisión sexual, y el asesoramiento antes de la fecundación, durante el embarazo y el parto.

Los riesgos con el uso de anticonceptivos son escasos y son superados considerablemente por los beneficios que estos otorgan, teniendo en cuenta que existen incluso, métodos anticonceptivos capaces de proteger contra enfermedades de transmisión sexual. En cuanto al cuidado médico, la planificación familiar confiere a las parejas la capacidad para decidir cuándo tener hijos y para evitar tenerlos en caso de no desearlos.

La planificación familiar es muy importante porque reduce la necesidad de recurrir al aborto, en especial al aborto clandestino (aborto clandestino/inseguro: terminación de embarazo no deseado, realizado  por personas que carecen de las habilidades necesarias o en un ambiente carente de estándares médicos mínimos).

Riesgos del aborto clandestino:

  • Hemorragia
  • Infecciones
  • Daño en el útero y otros órganos abdominales
  • Muerte

Embarazo adolescente:

Aproximadamente 17 millones de niñas entre los 10-19 años dan a luz cada año. (OMS, 2014, embarazo en la adolescencia). Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte en las niñas entre los 15-19 años en todo el mundo. Las embarazadas menores de 16 años tienen un riesgo de muerte cuatro veces mayor que las mujeres de 20-30 años. La tasa de mortalidad de sus recién nacidos es 50% superior que el de las mujeres entre los 20-30 años. El embarazo adolescente tiene riesgo de carencia de nutrientes esenciales para el buen desarrollo fetal, hay mayor riesgo de presentar abortos espontáneos, parto prematuro y bajo peso al nacer. Adicionalmente, se ha visto que en las madres menores de 15 años existe mayor riesgo de malformaciones fetales, además de las complicaciones psicológicas que confieren a la madre.

Embarazo en mujeres mayores de 40 años:

El embarazo en una mujer mayor de 40 años es considerado de alto riesgo debido a que, la edad avanzada hace a las mujeres más propensas a complicaciones materno-fetales que pueden atentar contra la vida de la madre o del recién nacido. En cuanto a las complicaciones maternas, existe aumento en el riesgo de sangrados del último trimestre, hemorragia postparto y trastornos hipertensivos del embarazo. Por otro lado, en cuanto a las complicaciones fetales, hay aumento de la mortalidad debido al aumento del riesgo de prematuridad, inmadurez pulmonar y malformaciones congénitas como el síndrome de down y otras anomalías cromosómicas.

En conclusión, las estadísticas de abortos clandestinos no favorecen en nada la salubridad del paciente. En este orden de ideas, pensar que la planificación familiar no es necesaria para el correcto manejo de natalidad en la familia, es caer en una falacia mayor. Aunque una familia no se involucre directamente con métodos anticonceptivos, es importante que se remitan a un médico para conocer los riesgos de distintas clases en cuanto al mal manejo de la planificación familiar.


Santiago Gómez Schrader

Create your own