Go Back

Cosas que hubiera deseado saber antes de convertirme en estilista para perros

QueBusca-Perro-Peluca-Estilista

Limpieza especial para cada raza

La limpieza apropiada comienza con entender para qué fue creada una raza de perro. El aseo no sólo es estética, cada parte del corte de cabello de un perro tiene un propósito, incluyendo el bulto en la cabeza. Por ejemplo, los perros poodle fueron criados para el deporte y para ser perros de caza. ¿Conoces esos pompones que tienen en la cadera? Fueron diseñados para mantener sus articulaciones calientitas en el agua fría.

Los baños para perro son más finos de los que tú tomas 

Usualmente tardamos una hora en bañar a nuestros perros. Empezamos limpiando sus orejas y dándoles un facial de moras azules con un limpiador concentrado para su rostro. Le doy una mascarilla de arcilla a los perros que tienen problemas de la piel. Luego, elijo el champú y el acondicionador adecuados para el tipo de pelo del perro y les doy a todos nuestros perros una mascarilla con aceite de argán en la cara. Después, sigue secarlos con máquina, mimar y estilizar. También amo terminar con un aceite de argán para mantener los folículos hidratados y sin nudos.

Escuela o práctica

Algunos peluqueros van a la escuela de corte de pelo para perros, pero aprenderás mucho más en el trabajo. No necesitas una certificación para trabajar como estilista pero existen algunas escuelas y programas de certificación que te enseñarán lo básico. Una vez conocí a una muchacha que tomó una clase en línea y pensé que eran mentiras.

Pasé un año bañando perros y preparándolos para su siguiente corte de cabello y me permitió escalar hasta poder ser un estilista canino en unos cuantos años. Descubrir cómo sostener las tijeras fue muy difícil al principio pero con el tiempo mejoras si practicas.

Los perros se sienten calmados si tú te sientes calmado 

Es verdad que los perros sienten tu energía. Yo trato de mantener mi estudio muy zen; tengo un difusor que esparce aceites esenciales calmantes, como la manzanilla y el sándalo. No hay teléfonos sonando ni perros ladrando. Trato de meditar dos veces al día para mantener mi energía al cien. Si siento que un perro está especialmente nervioso, trato de traer al mío a la habitación para que jueguen y se calmen. Cuando ven a un perro que está dormido o muy calmado, se sienten un poco más seguros. Cuando veo que un perro es muy voluble, trato de ganarme su confianza al mostrarle que lo entiendo. Por ejemplo, intento acariciarle primero la cabeza y bajo mi mano hacía su brazo para tomarle la pata al cortarle las uñas en vez de sólo tomar su pata. A veces les toma unas cuantas visitas a los cachorros para que se puedan relajar, pero con el tiempo espero a ganarme su confianza por completo.

A veces los perros se salen un poco de control

Siempre habrán perros que se comporten mal o que tengan poco entrenamiento. Cuando eso pasa, sólo tomo un respiro largo y profundo y trato de superarlo. Después le pido al dueño que tome una larga caminata con su perro antes de que lo traiga a la siguiente cita conmigo. También les pido a los dueños que no les hablen “como bebé” a sus perros, pues los puede estresar más. Si un perro realmente está loco o asustado, le he sugerido a los clientes que busquen a un estilista móvil que pueda atenderlos en su casa y bañar al perro ahí. No es bueno para mi o para el perro estar en una situación donde el perro pelea contra todo movimiento que yo haga.

Las personas te pedirán que hagas cosas ridículas, pero no tienes que decir que sí

A veces las personas quieren que les pinte el pelo a sus perros. Si tienen un perro negro, definitivamente no lo haré porque requeriría que primero le decolore químicamente el pelaje. Sí le hice un trabajo de colorimetría a un pomeranio blanco para que su cabello pareciera un atardecer; le pinte la cabeza de amarillo, lo difuminé a naranja en medio, después le puse un rosa fuerte en la espalda baja y rojo en la punta de la cola. Esa fue una solicitud inusual, pero fue mi trabajo de colorimetría más hermoso.

No tienes que ser perfecto

Por un tiempo, sentí que tenía que hacer todo a la perfección. Si había un solo cabello fuera de lugar, tenía que arreglarlo. Me cansé de eso gracias al tiempo que estuve trabajando en una de estas estéticas. Uno de nuestros estilistas se fue y de repente tuve que tomar el doble de clientes. A cierto punto, estaba atendiendo a 22 perros al día, era una locura. Me dí cuenta de que no podría cortar a mano el cilindro perfecto en la pierna de cada perro. Así que aprendí a cortarles el pelo de manera más eficiente. Todavía se miraban maravillosos pero tuve que superar el hecho de que no eran “perfectos”. Pero la verdad es, a los clientes no les importa o no notan,si sus perros están “perfectos”. Ellos sólo quieren que sus perros estén limpios, saludables, felices y lindos, y eso es algo que yo puedo hacer todo el tiempo.


Taciana Bañuelos Sauceda

Create your own