Go Back

Las razones por que amo y odio tener un smartphone

Celular-mujer

La relación moderna que los seres humanos mantenemos con los más recientes avances tecnológicos es de un carácter ambivalente, de “amor y odio”  con una herramienta que tanto nos facilita la vida y nos permite realizar múltiples actividades al mismo tiempo (en lo que se conoce como multitasking), pero que a la vez nos encadena a estar perpetuamente conectados a la red virtual. En este artículo vamos a desglosar los claroscuros de esta dependencia tecnológica.

Podemos partir de un punto fundamental: las nuevas generaciones somos adictos a las redes sociales y el Internet, sobre todo desde que el acceso a estos espacios digitales se volvió omnipresente con la llegada de los Smartphones.

Claro, también hay que tener en cuenta que la adicción trasciende de las redes, y llega hasta el mismísimo aparato que utilizamos para acceder a ellas: nuestro teléfono celular. Esto es fácil de observar cuando nos encontramos en un lugar sin conexión a Internet y carecemos de datos. ¿Qué hacemos entonces? Pues desbloqueamos el teléfono y nos ponemos a leer mensajes y conversaciones viejas, abrimos aplicaciones de entretenimiento para distraernos un rato, o simplemente le damos clic al ícono de la cámara y empezamos a tomarnos selfies como si no hubiera mañana.

Una aplicación que yo recomiendo para llevar un control más minucioso de cuánto tiempo pasamos al día en nuestro Smartphone es “Quality Time”, que como su nombre indica, está diseñada para que aproveches mejor tu tiempo de ocio y no te la pasas pegado a la pantalla por horas y horas. Las funciones de la aplicación son sencillas, y en sí consisten en hacer un seguimiento de tu uso del teléfono celular, brindándote datos como cuánto tiempo utilizaste el teléfono al día, cuántas veces desbloqueaste tu Smartphone y cuál fue la aplicación en la que pasaste más tiempo. Con esto, seguramente te harás más consciente de tu adicción al celular.

Pero bueno, tampoco podemos quedarnos en señalar meramente nuestra incapacidad para controlar el uso de los celulares, y para hacer un paneo más balanceado, debemos mencionar también algunas de las ventajas que nos brinda el celular. Podemos obviar aquellas relacionadas con la conectividad —que incluye el poder comunicarnos con cualquier ser querido, amigo y conocido en cualquier momento sin importar las distancias—, y enfocarnos en la gran utilidad de que de muchas aplicaciones podemos sacar.

Por ejemplo, si eres una persona que trabaja bajo mucho estrés, existe un sinfín de aplicaciones portables que te ayudan a relajarte —por ejemplo, “Buddhist Meditation”—, y que ofrecen varias funciones de meditación para que despejes tu mente un momento sin importar donde te encuentres.

Por otro lado, si eres deportista —digamos, un corredor o levantador de pesas—, hay aplicaciones como “Runkeeper” o “Total Fitness” que te ayudarán a mantener un control de cuántas calorías inviertes en tus ejercicios, además de brindarte una gama enorme de entrenamientos disponibles según sean tus objetivos —bajar o subir de peso, tonificar músculos, incrementar el índice de masa corporal, etc—. A la par de estas aplicaciones, también hay una variedad inmensa de apps para realizar dietas, y llevar un control riguroso de tu alimentación.

Checar nuestras finanzas bancarias también es otra posibilidad que los Smartphones nos han traído. Ahora ya no tenemos que agendar una ida al banco para consultar nuestro estado de cuenta y ver si ya se hizo el depósito, basta con acceder a la aplicación de nuestro banco preferente, introducir nuestro usuario y contraseña y ¡voilá!, sabremos de inmediato cómo van esas transacciones bancarias que a veces nos quitan el sueño (sobre todo cuando se acercan las fechas de pagar la renta).

Y bueno, la lista sigue y sigue. Hay aplicaciones para llevar nuestra música a cualquier lugar que visitemos, apps para leer libros enteros en esos viajes largos, juegos para poner a trabajar las diferentes funciones del cerebro, mapas para ubicar los diferentes destinos a los que tarde o temprano nos dirigimos, y así un largo, largo etcétera, que en sí integra una de las razones principales por las que la humanidad se ha enamorado de las nuevas tecnologías digitales y portátiles: facilitar la vida de los seres humanos.

Para terminar este artículo, podemos agregar una última razón para odiar nuestro Smartphone: la poca duración de la batería. Que nuestro teléfono celular se descargue después de unas tres horas de uso (dependiendo del tipo de uso y la vejez del aparato), suele traducirse en un dolor de cabeza enorme, sobre todo cuando nos dirigimos a una reunión o cita muy importante, y no llevamos nuestro cargador con nosotros.

Podríamos concluir nuestra reflexión sobre la ambivalencia hacia los Smartphones diciendo que, como con todo en la vida, nuestra dependencia a los teléfonos celulares de nueva generación tiene sus ventajas y desventajas, y finalmente, está en nuestras manos aprender a darle un uso correcto a la tecnología, y no dejar que ésta termine utilizándonos a nosotros.

Hasta luego, y ya saben, al igual que con una relación amorosa, no dejen que los momentos de odio y desesperación se conviertan en actos violentos (como estrellar el teléfono contra la pared), porque eso sí, el arrepentimiento siempre cobra facturas caras.


Dogo Filósofo

Create your own

Comments

Veronica F. Barcena Rosagro     1 November 2017

@debby ya hay varias compañías que están desarrollando autos que se manejan solos así que no necesitarás tu celular para manejar tu carro.

Alison Ruigomez Bellera     31 October 2017

Me gusta tener el smart phone porque tienes muchas cosas a la mano con el, pero lo que odio es que aveces me siento como esclava de el.

Deborah J. Albarado     31 October 2017

Si algún día mi teléfono pudiera conducir mi auto si gastaría ese dinero, odio conducir.

Aileen Rivera Diaz     31 October 2017

Es una tontería pagar tanto dinero por un teléfono, que cada vez están saliendo mas nuevos y mejores.

Aileen Rivera Diaz     31 October 2017

Es una tontería pagar tanto dinero por un teléfono, que cada vez están saliendo mas nuevos y mejores.

Casia Cifres Valdivia     30 October 2017

Yo no gastaría tanto dinero en un teléfono que perdería o por accidente se rompería.

Laura Patricia Mateo Rojo     27 October 2017

Es una tontería gastar tanto en un teléfono que al rato se te cae, lo pierdes o te lo roban

Marcus Ortiz Romero     27 October 2017

Otra razón para odiar un smarthphone es que es pequeño y muy caro, debido a esto lo hace fácil de robar o perder.

Melissa Martha Mora     27 October 2017

Lo que si les puedo decir es que si salgo y no llevo mi teléfono con migo, siento como si estuviera desprotegida y me siento muy insegura.

Miriam Juana Hernández Gerena     26 October 2017

Lo único negativo de esto es que nos alejamos de las persona que están cerca de nosotros a la hora de la cena o cualquier evento por estar revisando lo nuevo en facebook.

Marcus Ortiz Romero     26 October 2017

Con el internet podemos hablar con cualquier persona en el mundo casi al instante lo cual es asombroso. También tenemos acceso a todo el conocimiento humano casi al instante, claro también hay mucha información falsa por el internet. Por no mencionar todos los servicios y aplicaciones que provee el internet, a veces gratuitos, otros de paga y otros por suscripciones mensuales o anuales. Servicios como directorio de negocios en tu cercanias o mapas de donde te encuentras y encontrar direcciones.

Veronica F. Barcena Rosagro     26 October 2017

@paola tienes la razon. En vez de tener conversaciones frente a frente, ahora es por whatsapp, skype, facebook u otros medios por internet. En vez de expresarnos con palabras lo hacemos con gifs y emojis.

Paola Olabuenaga Navedo     26 October 2017

También faltó mencionar el impacto que tiene en nuestra vida social. Nos la pasamos viendo el smartphone y no tratamos de hacer una conversión con un extraño. O a veces en las comidas con amigos, puede que uno o más personas se la pasen en el smartphone en vez de seguir la platica con los otros.

Jacinta Chalco Oliveri     26 October 2017

Faltó mencionar que la nueva generación de personas, o sea los niños ya están usando los smartphones, tablets, ipad, y computadoras. En pocas palabras, desde la niñez ya están conectados al internet. El impacto que les puede causar esto no se puede predecir.

Alicia Carolina Zazueta Lucio     25 October 2017

En primer lugar no gastaría tanto dinero en un smartphone, yo solo lo uso para las llamadas y mensajes.

Rebeca Aragon Obrado     25 October 2017

Yo no soy esclava de mi teléfono, si lo uso para whats app y la alarma, pero no estoy pegada a el como otras persona que conozco.