Go Back

La mente creativa

pizarron-foco-nube-gis

La creatividad constituye una de las grandes capacidades de la mente humana. A través de ella podemos producir nuevas ideas, cambiar modos de pensar o llevar a cabo obras artísticas de valor estético, emocional e intelectual. Todos los grandes artistas, científicos e inventores de la historia han cultivado esta habilidad porque es la principal fuente de energía de sus trabajos. ¿Qué sería un poeta, un físico o incluso un empresario sin creatividad? Les faltaría visión para hacer que su trabajo fuera verdaderamente original y aportará algo nuevo al mundo.

¿Pero cómo podemos definir esta facultad? Este ha sido un problema bastante difícil. Los psicólogos han tratado de identificar sus características específicas y medirlas mediante instrumentos psicológicos. Por ejemplo, han dicho que la creatividad está relacionada con cuántos usos distintos podemos darle a un mismo objeto (por ejemplo, un martillo) o cuántas asociaciones podemos hacer cuando nos dicen una palabra. En este sentido la creatividad podría ser concebida en términos de cuántas ideas somos capaces de producir en un momento dado.

Mas esto tiene sus problemas. ¿Qué pasa con la calidad? Una persona puede llegar a tener ideas altamente divergentes e inusuales, aun cuando sean pocas. En ese sentido vale la pena preguntar qué vale más: una mente capaz de concebir muchos pensamientos poco creativos o una que realice pocas asociaciones de gran relevancia y originalidad.

Una manera diferente de aproximarnos al problema es no tratar de medir la creatividad directamente sino simplemente de averiguar qué es lo que hace que una persona sea creativa. Este tipo de estudios se enfocan principalmente en ciertos rasgos de la personalidad. Algunos de los más importantes serían los siguientes:

Apertura a la experiencia

La apertura a la experiencia es un rasgo de la personalidad que nos dice cuán abierta es una persona. ¿Está dispuesta a salirse de su zona de confort y hacer algo poco conocido para ella como viajar a otro país o probar comida exótica? ¿Disfruta pensar en nuevas ideas y no quedarse con lo que ya sabía? ¿Le gusta ir a museos y tener experiencias artísticas? Todo esto está vinculado con una actitud hacia la vida: la de intentar nuevas cosas para expandir el mundo intelectual, emocional, social o espiritual.

Estudios psicológicos han mostrado de manera continua cómo es que la apertura a la experiencial es el rasgo más importante para la mente creativa. Esto no debería resultar sorprendente. Una persona poco receptiva a nuevas experiencias, sentimientos o ideas será poco efectiva al momento de pensar fuera de lo que ya conoce (porque sus padres se lo enseñaron o lo aprendió en la escuela).

Preferencia por la complejidad

Las personas creativas suelen preferir lo complejo a lo simple. Les gustan las ideas que son difíciles y no se prestan fácilmente a una comprensión rápida. Por ello son capaces de ver cosas donde antes no se habían visto y de relacionar lo que aparentemente no estaba relacionado.

Flexibilidad

La flexibilidad es sumamente importante para lidiar con la vida. Le da a la mente una cierta fluidez que le permite pensar cosas extrañas, raras o fuera de lo común, sin apegarse demasiado a lo que ya estaba definido por otros.

Estas son algunas de los rasgos de la personalidad que caracterizan a la mente creativa. Así que si quieres desarrollar este potencial en ti mismo debes empezar a hacer cosas nuevas, leer libros que generalmente no leerías, salirte de lugares comunes (de lo que todo el mundo cree que es cierto o importante) y ser más tolerante con ideas que a primera vista puedan parecer demasiado extravagantes.


Un Dasein cualquiera

Create your own

Comments

Alicia Carolina Zazueta Lucio     13 October 2017

Estoy de acuerdo usar una mente creativa y tener esa flexibilidad para solo cosas positivas y de ayuda en general.