Go Back

¿Por qué todos hablan sobre superhéroes?

Marvel-superhéroes

Los cómics, esos productos de la industria del entretenimiento que, antes del auge de la televisión, ya llenaban nuestras mentes con ilustraciones fantásticas y aventuras de personajes inimaginables. Si bien el origen de este tipo de historietas se remonta a mediados del Siglo XX, cierto es que en los últimos 17 años, justo con la llegada del nuevo milenio y las nuevas tecnologías de la información, los cómics han cobrado vida nueva. Veamos por qué es que sucedido esto.

Una primera causa por la que los cómics se han vuelto tan populares en los últimos años es, indudablemente, el auge de la industria cinematográfica de superhéroes. La trilogía de Spiderman, interpetada por Tobey Maguire como Peter Parker, inauguró una corriente de películas y sagas que hasta el día de hoy no han decaído en absoluto. Todos los que tengamos más de veinte años recordaremos cuando vimos por primera vez a ese Spiderman de carne y hueso enfrentando al duende verde o besando a Mary Jane en un callejón lluvioso. Simplemente marcó nuestra infancia.

Después de esta primera entrega, las franquicias que se subieron al tren de las películas de superhéroes fueron de todos los colores y sabores: Ahí tenemos la legendaria trilogía de Batman del director Cristopher Nolan, la inmensamente popular saga de Los Vengadores, la trilogía de Iron Man, las películas de Thor, y así un largo, largo etcétera que abarca, fácilmente, a decenas de superhéroes de la industria del cómic.

Aquí muchos se preguntarán, ¿oye, pero en los 90’s y todo el Siglo XX también salieron películas de superhéroes, como aquellas de Batman con Michal Keaton interpretando a Bruno Díaz? Claro, pero en aquel entonces no se contaba con la tecnología de punta que permitió hacer obras maestras como “El Caballero Oscuro”. Además, la atmósfera proyectada en ambas producciones, con el enfoque particular de cada director, no generó películas que tuvieran el mismo impacto. Pudiera decirse que la trilogía de Nolan tuvo mucho más profundidad en la construcción de la trama, los personajes, y claro, el Guasón.

Otro aspecto a considerar dentro del auge de las producciones fílmicas de superhéroes es el correspondiente a las películas animadas. Desde el 2005 en adelante, a partir del boom de las obras de superhéroes de carne y hueso, también cobraron impulso las producciones de cómics adaptados en animaciones de una hora u hora y media. Esto nos trajo entregas increíbles como “Flash Paradox”, o “Batman: The Killing Joke”, que básicamente, y cómo su nombre lo indica, le dieron vida a historias cuya secuencialidad antes tuviéramos que imaginar, y que ahora, con la nueva tecnología, podemos ver transcurrir como lo hiciéramos a finales de los 90’s con las caricaturas de Spiderman, los X-Men o Batman.

Así pues, pudiéramos decir que los que hoy somos ávidos consumidores de las películas de superhéroes tenemos nuestros antecedentes, ubicados en una niñez que se vio muy influenciada por las caricaturas de este tipo. Por ello, al ver a nuestros héroes interpretados por actores reales, el boom por esta industria fue inevitable.

Otro factor que hay que considerar dentro del boom de los cómics y los superhéroes, es el de las nuevas tecnologías de la información. Recuerdo cuando, a mis 17 años, sin tener nada que hacer y buscando algo con qué entretenerme en Internet, encontré en el sitio web de Taringa un paquete de Winrar con todos los tomos (término utilizado para referirse a una serie de capítulos de un comic juntos) de una saga de Logan (o Wolverine), personaje clave de los Hombres X.

Fue así como inicié mi primer acercamiento con los cómics de Marvel y DC, y sus respectivos superhéroes, antes sólo conocidos a través de caricaturas o las primeras películas de la corriente antes mencionadas. Así pues, el acceso a los cómics vía tecnologías digitales (computadoras de escritorio, laptops, tabletas) facilitó muchísimo la tarea del consumidor de este tipo de productos culturales.

Para concluir, fue esta combinación de variables la que permitió que hoy en día haya una cultura del cómic y de los superhéroes tan rica. De no ser por las producciones cinematográficas exitosas y la revolución digital, probablemente el sector que consume cómics seguiría siendo mucho más exclusivo y reducido. ¡Enhorabuena por haber nacido en una época donde todos tenemos alcance a este magnífico tipo de entretenimiento!


Dogo Filósofo

Create your own

Comments

Casia Cifres Valdivia     4 December 2017

Es bueno tener un superheroe porque sentimos algo de seguridad, puede ser que nuestro padre o madrea sean nuestros superheroes.

Melissa Martha Mora     1 December 2017

En mi humilde opinion creo que a todos nos gusta tener un superheroe porque aveces quisiéramos que nos ayudara o salvara de algún problema.