Go Back

Mascotas de narcos: Los hipopótamos de Escobar

hipopotamo-animal-agua

Es recurrente que las excentricidades de los capos de la droga lleguen a diferentes excesos, entre ellos está el gusto por los animales exóticos y ante ello lo que han llegado a provocar. Uno de los capos mayormente conocido y del cual ha generado miles de historias, películas, cortos, series, etc., el capo colombiano Pablo Escobar, que tiene entre sus múltiples historias una que ha tenido repercusiones ecológicas en Colombia.

El 2 de diciembre a la edad de 44 años muere a manos de autoridades colombianas en Medellín en 1993 y entre muchas de las pertenencias que tenía Escobar se encontraba un zoológico, conocido actualmente como Hacienda Nápoles en Antioquia. De los animales que se encontraban ahí, había cuatro hipopótamos, tres hembras y dos machos, que fueron traídos a la hacienda en 1991, esto fue hace no menos de 26 años y actualmente se calculan que hay aproximadamente al menos 28 individuos que han nacido en vida libre y la población sigue creciendo. Estos animales fueron traídos de Estados Unidos y resulta inminente que motivó un gran costo desde el manejo hasta su traslado.

El hipopótamo que ha sido introducido es Hippopotamus amphibius, este se distribuye sólo en África y la población de Colombia es la más grande que existe fuera del continente de origen. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha declarado que el hipopótamo común en su zona de origen se encuentra vulnerable. Sin embargo fuera de su hábitat, en Colombia, varias autoridades locales e investigadores han determinado que la población de estos animales representa un grave problema no sólo para las poblaciones humanas, sino para el medio ambiente. Con ello no hay que restar importancia que sin duda aunque las poblaciones se encuentren en peligro en su zona natural de distribución no contempla que puedan convertirse en un peligro en otros ambientes, ya que en África cumplen diversos e importantes roles ecológicos, sin embargo en este nuevo ambiente sin depredadores naturales y otras características ecológicas han revertido su papel hasta convertirse en una importante amenaza.

Los hipopótamos en África son la principal causa de ataques contra humanos, aunque en Colombia aún no se han reportado accidentes, no está de más esperar que si la población sigue creciendo las repercusiones humanas y ecológicas van a ir apareciendo. El manejo y control de estos animales es sumamente difícil, principalmente por su tamaño, posteriormente porque son sumamente agresivos. Carlos Valderrama de la institución WebConserva menciona que es difícil contenerlos porque no ha sido ampliamente explorado como responden al tranquilizarlos con algún narcótico y cual va a ser la respuesta del animal que pueda provocar un mal manejo como: correr al agua, complicando aún más su control.

Carlos también menciona que los hipopótamos atacan considerablemente al ganado y se han reportado varias muertes de terneros. Además son susceptibles y transmisores de enfermedades como: la tuberculosis, brucelosis, leptospirosis, salmonella y ántrax, que afectan tanto al ganado como a los humanos. Hasta el momento la situación es manejable pero es necesario implementar medidas para controlar la población y castrar a los machos.

Los hipopótamos también se han convertido en una atracción en la ciudad, con lo cual los pobladores se sienten identificados y les sorprende y a veces gusta de ver estos animales, como si estuvieran en África, sin embargo puede parecer algo no muy relevante pero la introducción de especies exóticas se ha vuelto un problema sumamente grave alrededor del mundo. El caso de los hipopótamos de Escobar, resuena sobretodo porque es visible y ha sido controversial controlar a esta población que sigue creciendo y que si no se hace algo pronto puede resultar en un grave problema ecológico.


Jorge Sánchez

Create your own

Comments

Sierra Lojan Donaldson     16 October 2017

Es increíble que el capricho de alguien puede provocar un problema ecológico y de peligro para la sociedad. Y desgraciadamente gente como esta hay mucha, que con dinero todos los caprichos son extravagantes sin pensar las consecuencias de ello.