Go Back

Salud femenina: ¿Por qué se produce la depresión post-parto?

embarazada-maternidad

Muchas mujeres desean profundamente convertirse en madres; planifican su vida para lograrlo y cuando logran este objetivo se chocan con una cruda realidad que termina por desencadenar una depresión.

La depresión postparto es una problemática que afecta muchas mujeres. Puede manifestarse con síntomas como la pérdida de apetito, pérdida de concentración, sentimiento profundo de tristeza y llanto prolongado, ansiedad, sentimiento de culpa, propensión al aislamiento, entre otras actitudes a las que deberían estar alerta.

Hay múltiples variables subjetivas, temporales, orgánicas y culturales que afectan al estado emocional de las mujeres. Cada embarazo y parto son distintos e imposibles de comparar, son una puesta a prueba. Todo lo que suceda en su entorno puede modificar el ánimo de las madres. Por ejemplo: grandes cambios, como una mudanza de vivienda, o la pérdida de un empleo, falta de apoyo familiar, problemas maritales, entre otras cosas.

Durante esta etapa, se sufren muchas modificaciones que son pasadas por alto y sólo se pone el foco sobre los cambios físicos. Tiende a justificarse estos cambios anímicos por la disminución brusca de hormonas, como el estrógeno y progesterona, lo cual es cierto, pero no es la única causa. También se culpa a la falta de tiempo personal de la mujer porque el cuidado de un bebé es central en esos momentos, pero tampoco esto es el principal desencadenante.

Los cambios emocionales que cada mujer debe enfrentar, no son muy bien comprendidos por quienes están cerca de ella. En ocasiones, llevan a desajustes que impiden a las parturientas correrse del deseo de quedarse en ese lugar tan soñado y placentero: el de máxima plenitud.

Ese espacio y proceso que va desde la desaparición de ese lugar tan maravilloso y de privilegio, que vive la mujer en el embarazo, se ve afectado por la aparición del bebé, quien llega al seno de la familia acaparando todas las miradas. Esta situación coloca a esta madre en un lógico duelo por ese estado perdido implicando una serie de movimientos subjetivos que operan de manera inconsciente pero sin dejar de privilegiar la materialización de su deseo en un bebé.

En algunas parturientas, este proceso puede demandar más tiempo y a veces un acompañamiento familiar y profesional ayudará a poder sobrellevar con éxito el período llamado "puerperio". Sin ir más lejos, estos cambios suelen durar de 6 a 8 semanas después del parto, allí las hormonas y el aparato reproductor femenino vuelven a sus condiciones pre-gestacionales.

La adaptación y transición de estos cambios emocionales asegurarán una salida exitosa hacia la maternidad.

Si sientes que estás pasando por esto, o conoces a alguien que esté en riesgo, busca ayuda. Muchas veces es un tema que genera vergüenza o tabúes. Pasar por esta problemática no es sinónimo de ser mala madre, muchas veces es una predisposición genética esperando a ser tratada.

Para sobrepasar este momento es importante que puedas acudir a tu familia, un psicólogo, grupos de autoayuda o simplemente hablar con parejas que ya hayan pasado por un parto, pero nunca se debe silenciar y guardar la angustia. La depresión postparto puede superarse.

Agradecimiento a la Licenciada en Psicología Alicia Falcone


Noelia Marisa Santillán

Create your own

Comments

Juan José Perez Gonzalez     13 October 2017

La verdad es que hay que ser una mujer y haber pasado por un embarazo para poder comprender los cambios hormonales, físico y mentales que sufre una mujer en un embarazo.