Go Back

¿Qué tan bueno eres para los debates de política?

micrófono-auditorio

¿Eres un conocedor de la política? ¿Crees que podrías salir airoso de cualquier debate con argumentos lógicos y convincentes?

Los debates políticos están a la orden del día, aún más ahora con la libertad de las redes sociales. Y aunque en la mayoría de los casos es una riña de gatos, los que disfrutamos de ello podemos, de vez en cuando, encontrar a un buen compañero para un agudo contrapunto de argumentos.

Por esto es que te ofrezco hoy una lista de las tres características que debería tener cualquiera que desee debatir sobre este gran tema.

Así que, veamos ¿qué hay que tener para sobresalir en política?

1. La pasión

La pasión nos enciende. Hace que todo sea aún más interesante, más delicioso de lo que es y esto no es excepción en la política. Pero ¿es buena la pasión en este ámbito? Bueno, como todo, en su justa medida, sí.

Todos conocemos aquella vieja frase que reza: “en la mesa, de religión y política no se habla”. Y es que sí, casi siempre a veces, la política tiene esa capacidad de encender los fervores del fanatismo y lo que podría ser una agradable charla entre adultos, de pronto es lo que nos amarga la noche.

¿Entonces qué hay que decir de la pasión en la política? La clave es la mesura. Si eres de los que siente subir rápidamente una cálida hiel cada vez que alguien expresa una opinión opuesta, entonces probablemente lo mejor será que tomes un desvío cuando la política se acerque en tu dirección durante una charla. Sin embargo, si eres capaz de comprender que, como tú, cada persona tiene derecho a disponer de su propia opinión; si puedes enfocar tu pasión en tus argumentos, y no en convencer al otro de tu postura y si puedes brindar una sonrisa después de haber cruzado un largo diálogo, entonces será un gusto para cualquiera que comparta un debate contigo.

2. La actualidad

Estar al día en todo lo que sucede es importante. El conocimiento es poder y si caminamos mirando atrás, no sabremos cuando alguien nos choque de frente.

Sin embargo, hay un paréntesis que es muy importante en este apartado: las fuentes de información. Los noticieros nos sirven la información a la mesa sin que tengamos nada más que hacer que digerir. Pero una postura, para que sea una postura y no una creencia, debe nutrirse de muchas fuentes diferentes. Los noticieros y diarios nos informan, pero nos dicen UNA verdad. Sí, nos enseñaron siempre que existe La Verdad, pero no hace falta recorrer mucho mundo para darse cuenta de que eso es una simplificación muy grande de lo que en realidad significa esa palabra, pues hay una verdad por cada persona. Y cuando se trata de política, ciertamente los medios masivos pueden llegar a ser… tendenciosos.

Es bueno leer el periódico, mirar el noticiero, pero la idea es informarse a través de diferentes medios, incluso de aquellos que no nos agradan demasiado. Y también es importante no repetir lo que dice la televisión como si fuese la verdad, pues no sería la primera vez que un periodista deba pedir disculpas por difundir información errónea.

¿Qué decir entonces acerca de este punto? La diversidad es la clave: si conoces un solo punto de vista, siempre tendrás una opinión; pero si conoces muchos, tendrás una postura.

3. Las glorias pasadas

Tanto como conocer la actualidad, es importante también conocer el pasado, la historia, lo que nos hizo lo que somos. Y en este sentido, todos sabemos que en un debate de política, siempre surgen los argumentos basados en sucesos pretéritos. Se comparan los partidos políticos de acuerdo a las acciones de representantes que ya pasaron por el poder y, en muchos casos, se termina llegando a la vieja conclusión de que “todo tiempo pasado fue mejor”.

Pero aquí hay algo de gran importancia: debemos entender que los sucesos y sus actores pertenecen a un contexto histórico y sólo pueden ser entendidos en él. Por ello, lo mejor es no analizar los hechos desde un juicio de bueno o malo, sino más bien, tomar una actitud neutral, reconocer lo positivo y lo negativo y no caer en las comparaciones, que es aquel punto donde siempre tienden a morir las discusiones acerca de política.

Estas son las tres claves para poder tener un buen debate de política con cualquier persona, y que cualquiera puede seguir para evitar que una opinión diferente socave una amistad. Al mismo tiempo, si reconoces estas características en otras personas ¡Saca provecho! Todos deberíamos aprender a debatir de un modo que no termine con una navidad sin los tíos.

Espero que hayas disfrutado este artículo y dinos entonces ¿Sobresales en política o no?

¡Un gran saludo!


Matías Esteban Aguetti

Create your own

Comments

Alicia Carolina Zazueta Lucio     13 October 2017

La política es uno de los temas mas importantes, pero desgraciadamente la política se ha convertido en una gran mafia de corrupción. Que si hubieran politicos que en realidad estuvieran interesados por el bienestar de ciudad y país, Mexico no estuviera tan abandonado, las calles son un desastre, el drenaje, la electricidad y ahora la escasez del agua. Ojala algún día tengamos mejores representantes del pueblo para que Mexico reviva su belleza.