Go Back

¿Cómo aceptar el Cristianismo?

QueBusca-Devotos-Religion-Fieles

A nuestro alrededor existen incontables creencias en deidades superiores e instituciones religiosas de la fe que nos prometen de todo un poco: paz y vida eterna, absolución y perdón de nuestros pecados más ínfimos, castigo a los villanos de la sociedad, milagros a la vuelta de la esquina y salvación del infierno terrenal que representa el mundo globalizado. Dentro de ese abanico de religiones que nos llaman a unirnos a sus filas, el Cristianismo es una de las que más seguidores y presencia tiene en el mundo contemporáneo.

Aceptar la religión cristiana puede resultar un proceso complicado, sobre todo cuando la razón y el conocimiento nos llevan a pensar con tanta insistencia que estamos haciendo lo incorrecto al unirnos a un credo religioso que tiene reputación de ser un conjunto de creencias absurdas. Si esa es tu situación, a continuación te presentamos una serie de pasos a seguir para aceptar fácilmente el cristianismo.

Deshágase de su pensamiento crítico y científico

Una de las primeras cosas que tenemos que hacer para permitir que el espíritu santo entre y revolotee por toda nuestra conciencia, es despedirnos de nuestro pensamiento crítico y científico. Eso de cuestionar los preceptos bíblicos y someter al método científico las creencias cristianas no es lo más conveniente si lo que deseamos es empezar a regir nuestra vida por la fe ciega de Cristo Nuestro Señor y Salvador. Así que más vale enterrar nuestras preguntas debajo de la tierra, y desde ya cambiar nuestras ideas del origen del mundo por las del Gran Diseño —¡oh poderosa y gloriosa creación milagrosa de Dios!—, y despedirse de una vez de las ideas tontas del Big Bang y los complejos procesos físico-químicos nucleares detrás de lo que existe en el universo.

Olvídese de los placeres  

Muy importante es el despedirse del alcohol, de las drogas, del sexo casual, de las fiestas, de los pensamientos impuros, y en sí, de todas las tentaciones habidas y por haber. Parte del proceso de aceptar la religión cristiana implica renunciar a gran parte de los placeres que hacen de la vida moderna algo más llevadero. Pero venga, que decir adiós a toda esa diversión y abrazar una moral de prohibición tiene sus recompensas, por ejemplo, ¡la vida eterna!

Rompa su cochinito

Uno de los pasos más importantes para poder convertirse en un cristiano hecho y derecho es abrir la caja fuerte e invertir hasta el último centavo en Dios Padre. Hay que comprar biblias (y todos los libros escritos por curas que la interpretan “correctamente”), dar apoyos a las iglesias locales, nacionales e internacionales, organizar convivios de recaudación para la banda cristiana y las fiestas navideñas, y por supuesto, comprar cruces, rosarios, cuadros, calcas y los atuendos apropiados para que nadie dude de nuestra santidad.
 

Acepte una moral hipócrita

Es totalmente necesario renunciar a la que sea nuestra moral actual y aceptar la dictada por la Biblia, por más hipócrita que parezca. Puede que durante ésta parte del proceso siente una serie de contradicciones interiores, pues las resistencias más duras de nuestra conciencia residen en sus constructos morales. Pero no se preocupe, por suerte en las iglesias cristianas todos están entrenados para hacerle entender que los “caminos del Señor son misteriosos”. ¡Anímese! De ahora en adelante no tendrá que preocuparse más por decidir cómo obrar con libertad, sólo tendrá que seguir los pasos de lo bueno y lo malo dictados por la Santa Biblia.

Aprenda a agradecerle a Dios por su propio esfuerzo

Quizás este punto le resulte algo complicado, pero con el tiempo aprenderá que no es tan difícil. Simplemente tiene que aprender a hacer oración antes de cada comida, para darle las gracias al Señor por ser tan misericordioso y llenar su mesa de alimentos. Olvídese de aquello de la relación entre su trabajo y su subsistencia. “Dios proveerá”, dice el libro sagrado. Usted sólo preocúpese por agradecerle al señor por cada cosa buena que ocurra en su vida. Verá que en un abrir y cerrar de ojos decir la frase “Gracias a Dios” pasará a formar parte básica de su vocabulario diario. 


Dogo Filósofo

Create your own