Go Back

El protoparadigma del aprendizaje invisible

QueBusca-Aprendizaje-Invisible-Educacion

En México, y en muchos países de Latinoamérica, existe una gran problemática en la educación que nos ha llevado a ser deficientes en cuanto a la cobertura y la inclusión educativa. Necesitamos comprender esta crisis para que a partir de dicho análisis, podamos crear nuevos paradigmas de aprendizaje:

  • La principal causa es el desfase que se da entre las habilidades enseñadas en la escuela y las requeridas en el mundo laboral.
  • También existe una gran demanda educativa que lamentablemente es imposible cubrir en su totalidad.
  • La formación tiene un objetivo de corto alcance, lo cual provoca que no se prepare bien al estudiante para los desafíos del mañana.
  • Los planes de estudio han resultado ser rígidos y obsoletos.

Esto nos lleva a plantearnos nuevos retos educativos que promuevan la adquisición de contenidos pero que también estimulen el desarrollo de las competencias que el mundo laboral solicita hoy en día.

Veamos nuestra realidad

Vivimos en una época que se basa en el uso constante del conocimiento, tanto en lo cotidiano como en lo laboral, incluso en ratos de ocio. Además, la globalización se ha expandido en los mercados y en las naciones de tal manera que ha provocado una nueva era en donde las tecnologías de la información ocupan un lugar estelar en el estudio de dicho fenómeno.

Es por esto que necesitamos nuevos paradigmas de aprendizaje. El mundo está en constante cambio y el sector educativo no es la excepción.

Nosotros no queremos tocar posturas políticas. Lo que deseamos es explicar un nuevo punto de vista desde la sociología.

Hablamos del aprendizaje invisible, que se refiere a una nueva propuesta conceptual que busca integrar diversos enfoques para poder crear un protoparadigma (por ser un proyecto en construcción) de aprendizaje, donde se ponga especial énfasis en el desarrollo del capital humano, el cual resulta tan menester desarrollar para resolver los conflictos que nos aquejan en el siglo XXI.

Este enfoque conceptual busca tomar en cuenta el impacto de los avances tecnológicos, así como las transformaciones de la educación formal e informal.

Para lograrlo, necesitamos tener la mente abierta a muchas posibilidades de aprendizaje. Por ello se habla de una ecología de la educación que propone incentivar estrategias orientadas en combinar el aprendizaje informal con el formal. Con esto se busca disminuir la brecha entre la disparidad de lo aprendido en el entorno escolar con lo requerido en el entorno laboral.

El aprendizaje invisible hace un especial énfasis en incentivar la creatividad.

¿Por qué la creatividad?

Las necesidades del siglo XXI se podrían resumir en una palabra: innovación. ¿Qué necesitamos para que haya innovación? Creatividad. Y para que exista creatividad, necesitamos personas con una gran capacidad de adaptación a un ambiente de trabajo colaborativo nunca antes visto. Y esto se traduce en nuevas formas de conocimiento.

Lo que buscamos son ideas nuevas que se adapten a la diversidad de contextos.

¿Cómo?

Los enfoques actuales de la educación crean una aproximación de arriba hacia abajo; el aprendizaje invisible busca una revolución de ideas de abajo hacia arriba. Busca incorporar los siguientes ejes de aprendizaje:

  • Se busca incorporar aquellas competencias invisibles en entornos formales. Por ejemplo, actualmente podemos percatarnos que los exámenes que calculan el coeficiente intelectual castigan el error, mientras que sabemos que los errores resultan fundamentales en un correcto proceso de innovación.
  • Se busca incorporar aquellas tecnologías de la información y comunicación (TIC) que se hacen invisibles por ser tan comunes. En “Grow up digital”, Tapscott menciona que los jóvenes se preguntan por qué los adultos se muestran tan entusiasmados con las nuevas tecnologías si éstas siempre han existido. ¿Se dan cuenta, lectores? Aquí encontramos otro gran reto educativo: ¿cómo hacemos para que los métodos de enseñanza incorporen las TIC con el fin de incentivar la generación de nuevos conocimientos?
  • Se busca incorporar todo aquello que aprendemos en entornos informales, motivo por el cual se convierte en invisible. Como por ejemplo, el uso estratégico de redes sociales, el cual empieza a incorporarse al mercado laboral, sin embargo no es valorado en el campo educativo.
  • Se busca incorporar las ocho competencias fundamentales, establecidas en el marco de la Agenda de Lisboa creada por el programa europeo Educación y Formación 2020, el cual se refiere a:
    1. Habilidades de la comunicación en la lengua materna.
    2. Habilidades de la comunicación en lenguas extranjeras.
    3. Competencias matemáticas y en Ciencia y Tecnología.
    4. Competencias digitales.
    5. Aprender a aprender.
    6. Competencias sociales y cívicas.
    7. Sentido de la iniciativa y espíritu de la empresa.
    8. Conciencia cultural.

El aprendizaje invisible crea un énfasis en las competencias digitales, argumentando que deben ser estimuladas mediante experiencias prácticas. Pero aquí también debe aparecer el ambiente laboral, el cual debe poner atención en las habilidades invisibles, como un buen uso de un motor de búsqueda, una habilidad especial para interactuar en redes sociales, destreza para publicar y crear en diversos formatos multimedia, conocimiento sobre cómo compartir información en redes, etc.

Se busca incorporar la motivación quitando barreras sistémicas contenidas en los planes de estudio, como por ejemplo el mal uso de la memoria. Hoy vemos que se pone un gran énfasis en que el alumno memorice una gran cantidad de datos que al final resultan inútiles en la vida laboral.

Con esto concluimos, buscando despertar un interés en el lector por un tema que es de importancia mundial, pero cobra una especial importancia en países subdesarrollados como México.

Les compartimos un enlace donde pueden ver una entrevista hecha a los autores de la teoría conceptual “aprendizaje invisible”, Cristóbal Cobo y John W. Moravec.

http://www.youtube.com/watch?v=rvRTDsVf80U


Angie Tovar

Create your own