Go Back

El mal uso del tiempo en la sociedad actual

hombre, tarea múltiple, trabajo, ocupado

“No tengo tiempo” parece ser la frase más utilizada en los tiempos que corren. Y es que pareciera ser que las 24 horas del día que tenemos para realizar nuestras actividades cotidianas ya no son suficiente para lograr nuestros propósitos, nuestras metas ¿Por qué esta sociedad parece tan apresurada y descolocada?

En los años 50, 60 e incluso 70, la vida parecía ser menos apresurada donde trabajar, aprender nuevas cosas, tener un poco de tiempo para compartir con tus seres queridos y un par de horas al día para leer un buen libro no parecía tan complicado, puesto que el día rendía para absolutamente todo.

Es común escuchar a los abuelos, e incluso padres, explicar a las generaciones más jóvenes cómo ellos manejaban muy bien su rutina diaria sin descuidar su vida personal, su vida familiar y mucho menos su carrera. Esto me lleva a retomar la primera interrogante sobre el mal uso del tiempo: ¿Por qué en la sociedad actual realizar todas las c y tareas se ha vuelto una misión imposible?

Uno de los factores que afecta a la productividad y la eficiencia del tiempo de las personas en la contemporaneidad es la tecnología, incluyendo todos los accesorios/productos que la misma ha traído. Y es que el avance de la humanidad puede ser impresionante y traernos muchas alegrías con todos los avances, pero por otra parte la tecnología mal empleada se ha convertido en un aliado de la desidia.

El tiempo no se acortó, aparecieron nuevas distracciones que contribuyen a que las actividades diarias sean pesadas e inalcanzables. Las redes sociales, los teléfonos inteligentes y otros aparatos electrónicos pueden ser aliados a la hora de llevar a cabo los proyectos que se propone a realizar en un día, pero esta arma de doble filo provoca una gran distracción en los jóvenes y los adultos.

La obsesión por revisar la vida de los demás y comentar lo que no necesita ser comentado se ha vuelto imperioso para el estilo de vida que llevan todas las personas en esta sociedad. 

Otro aspecto que no sufrían las generaciones pasadas era del incesante miedo a fracasar, a quedar en la nada. Y es que en la actualidad estar haciendo algo en cada aspecto de tu vida; ya sea aprender una nueva habilidad, ir al gimnasio, salir con tus amigos o cualquier otra actividad.

Este factor también viene ligado a la tecnología, y de la suma de ambos surge un tercer elemento que se vuelve el espía de la sociedad. Este elemento son las redes sociales, que nos vuelven a todos jueces, jurado y los dictadores de la sentencia de las vidas ajenas.

Por otra parte, otro de los grandes males de la sociedad actual es el miedo al descanso.  Parece algo extremadamente paradójico hablar de la productividad de la sociedad y tener que incluir descanso en un mismo ensayo, pero la verdad es que reposar es igual de fundamental para el hombre como la producción de nuevas actividades ¿Por qué? El hombre necesita periodos de relajación para que su organismo se recupere en su totalidad y consiga las fuerzas para empezar tras una larga jornada de trabajo.

La conclusión más acertada con respecto a la sociedad actual, y para aquellos que sienten la enorme necesidad de hacer de todo para complacer a todos, es que entre más actividades, tareas y responsabilidades se coloquen en la espalda, más difícil será cumplir con todas ellas por lo cual surgirá una gran molestia personal al sentir que no es posible concluir las cosas que se empiezan. 


Raffaela Sarcina Pinzón

Create your own