Go Back

3 tips para saber por qué no debes casarte con él

QueBusca-Relacion-Pareja-Mala

Tengo un amigo sabio, aunque no lo parezca. Mike es un gringo sesentón, con bigote a lo Tom Selleck y quien hasta se viste despatarradamente como el actor cuando protagonizaba la serie “Magnum” (si eres millenial y no la has visto búscala de ya en Youtube), pero la vida le ha enseñado algunas cosas.

Él alguna vez me descubrió el secreto por el cual las parejas, casi todas, fracasan: “los hombres conocemos a la mujer ideal y nos casamos con ella; las mujeres en cambio se enamoran de un proyecto, al que prevén hacerle algunos cambios para que pueda alcanzar la perfección.

“El problema fundamental” –prosiguió Mike— “es que con el paso de los años ellas cambian y nosotros no”. Fin del comunicado.

Nada hay más cierto que eso. Una mujer siempre se fija más en el potencial de un hombre que en sus propias cualidades: si lo visto así, si le rasuro el bigote, si lo convenzo de cambiar de trabajo, si le quito esa pasión enfermiza por las motocicletas, si no fuera tan coqueto con las otras mujeres; siempre hay algo que cambiarle.

Por eso aquí me he permitido anticiparles 3 razones que deberían bastar para convencerte de no seguir con ese patán:

1. No te gusta su peinado, nunca te gustará

El tipo es algo ‘alternativo’ así que decidió dejarse cola de caballo, pero rasurarse los costados a cuadritos, como los tenis Vans.

Te tengo una noticia, lo que sigue es que se pintará el cabello de colores o se gastará los ahorros que han hecho juntos para hacerse un tatuaje horrendo, de dragones, en el hombro izquierdo.

Además, conforme avance la calvicie, pasará de la colita a la mohicana y, después, al cráneo rasurado con apenas una trencita de hare krishna.

2. Dedica demasiado tiempo a la computadora

Es cierto, justo ahora es un pasatiempo que te roba ocasión para el romance, apenas un entretenimiento juvenil que le cuesta trabajo costear.

¿Qué crees? Un geek siempre será un geek. Lo más seguro es que cuando consiga un empleo éste sea dedicando alma, vida y corazón detrás de un ordenador y lo mejor es que estará feliz de hacerlo.

La pregunta es si tú estás dispuesta a compartir la cama con una pantalla digital encendida a todas horas. ¿Lo estás? ¿De verdad lo estás?

Bueno, pues si has superado ese escollo piensa que, con mayor solvencia económica, él tendrá mayor posibilidad de descargar aquellos juegos que no son gratuitos o de comprar complementos en una plataforma que ya hackeó.

¡Sí! Su entretenimiento seguirá siendo el mismo por los siglos de los siglos.

3. Cuando van a un bar, intercambia sonrisas con las meseras

Es posible que con la juventud pierda su atractivo, pero jamás perderá su sex appeal.

Si hoy está dispuesto a coquetear con la chica de la barra para conseguir un descuento en las cervezas, siempre lo estará.

No todo es malo con estos tipos. Esa estrategia también sirve para que en el mercado les sirvan, a ti y a él, el mejor menudo del mundo mundial –limpiecito y sin grasa— o para que la señora de la fruta escoja una sandía dulce y jugosa por ustedes.

Con el paso de los años, pues, tendrás que elegir entre encelarte o utilizar sus encantadores ojos azules en tu propio beneficio.

Ahora, lo que te pido, es que siempre tengas presente una cosa: cuando lleguen los hijos, tú empezarás a cambiar tus actitudes. Te volverás más cautelosa, madura y protectora. Tu cuerpo también cambiará, como tus metas en la vida.

Él, en cambio, mantendrá su espíritu infantil y, por si fuera poco, dicen que los hombres se vuelven más atractivos con la edad. 


Roedor de Lencería

Create your own