Go Back

¿Debería todo el mundo tener el mismo acceso a la tecnología?

QueBusca-Candado-Dinero-Tecnologia

La tecnología sigue avanzando a paso rápido. Cada día vemos en las noticias nuevas herramientas tecnológicas que sirven para ayudar a los seres humanos. Algunas incluso parecen sacadas de una novela de ciencia ficción. Hemos logrado avances que no creíamos posibles en otros tiempos. Indudablemente no sabemos en dónde estaremos en un par de décadas.

Sabemos además, que no todos los países tienen las mismas oportunidades de desarrollar y de trabajar con la tecnología actual. En muchos casos, la tecnología se desarrolla en laboratorios del gobierno o de independientes millonarios. Por esto, muchas de las respuestas en cuanto a medicina, energía, entre otros, se basan en la ganancia y en el comercialismo. Se buscan las medicinas que más vendan, la energía que más se consuma y que puedan pagar por ella, etc.

Por esta diferencia de clases y del alcance de la tecnología hacia el pueblo es que surge la incógnita de la igualdad en el acceso a la tecnología. ¿Deberían todas las personas tener el mismo acceso a la tecnología? ¿Sería esto benéfico o perjudicial? ¿Qué o quién determina el límite y alcance de la tecnología?

Las respuestas a estas preguntan pueden no ser determinadas hasta que sucedan. Sin embargo, podemos darnos una idea de lo que podría suceder y crear escenario de las diferentes situaciones. Primeramente, ¿deberían tener todas las personas el mismo acceso a la tecnología?

Supongamos en México, las personas tenemos el mismo acceso a los avances tecnológico que en algunos países europeos o el gobierno de EEUU. Podríamos crear nuestras propias pertenencias con impresiones 3D y no necesitaríamos pagar por el servicio de hacer los productos. Se acabarían muchas industrias, el capitalismo no sería el mismo, la competencia y muchas otras características de la sociedad en cuanto a la economía cambiarían. Tambén tendríamos acceso a farmacéuticos de mejor calidad que mejorarían la calidad de vida. Existen muchos beneficios para la sociedad si los descubrimientos pasaran directo a ser motivo de ayuda para las personas. El caso es que no todo puede ser así. Debemos tomar en cuenta las regulaciones en cuanto a producción y el uso que le den las personas.

Con eso arrancamos al dilema ético y moral. No todas las personas tienen reglas éticas que les permita fijarse límites para aplicar la ciencia y tecnología. Si les diéramos las oportunidad a todos de manejar armas, productos, maquinaria, etc., que pueden afectar a otros si son usados de manera errónea, no sabemos qué sucedería y hasta qué punto está dispuesta la gente a hacer mal uso de la tecnología.

La tecnología puede hacer o deshacer el mundo. Debería ser de lo más importante decidir quién está capacitado y quién es apto para encargarse de los avances tecnológicos y de ver por el bien común. La meta debería ser ayudar al ser humano y mejorarlo. Sin embargo, es un sueño que nunca podría ser del todo cierto, pues el ser humano es un ser egoísta y avaro por naturaleza. No podríamos tomar ese tipo de decisiones pues en algún punto la persona podría orillarse al bien personal dejando de lado a los demás. Por lo pronto, no nos queda más que estar al tanto de los avances tecnológicos para conocer la magnitud del control que ejercen los más poderosos del mundo. 


Catalina

Create your own