Go Back

Los autos ya no te necesitarán para conducir
1

robot-coche-carro-tecnología-DARPA-progreso

La abuela tiene que ver a su cardiólogo, pero de repente te das cuenta de que no estás disponible para llevarla. Ella está dispuesta a conducir, pero incluso con sus gafas, ya no puede pasar el examen de ojos de ningún estado. ¿Qué hacer? Simplemente programas el automóvil para llevarla a la clínica y luego a casa otra vez.

¡Oh, no!, es el turno de papá de llevar los niños al fútbol, pero el fregadero de la cocina tiene una fuga y no confías en las toallas para absorber el diluvio incluso por una ausencia de 20 minutos. Afortunadamente puedes programar tu camioneta para recoger a cada niño, dejarlos en el campo de fútbol y luego revertir el viaje de cinco paradas 90 minutos después.

Estos son los escenarios extravagantes que Raj Rajkumar de la Universidad Carnegie Mellon (CMU por sus siglas en inglés), describe sobre lo que General Motors espera que su equipo haga con el millón de dólares que anunció que le daría a estos ingenieros de sistemas integrados para cada uno de los próximos cinco años o más.

Francamente, los objetivos que Rajkumar describió suenan un poco descabellados. No podrías confiar en la abuela para que llegue a la oficina del médico correcto, incluso si la dejaran en la acera fuera de la clínica. ¿Y niños traviesos solos en un vehículo que navega por el tráfico? Es una receta para el desastre. Sería un peligro para el automóvil, sus productos electrónicos y la cordura de todos en los vehículos a su alrededor.

Pero entonces Rajkumar pintó una imagen que podía imaginar: Un conductor con licencia que permanezca detrás del volante: para hacerse cargo si la computadora del vehículo, sus sensores o alguna calamidad imprevista sucede. Si todo va bien, el conductor puede sentarse y leer el periódico durante un viaje a través del tráfico en la mañana, o un estudiante puede estudiar un poco antes del examen que empieza en 1 hora.

Este concepto, a decir verdad, suena muy atractivo. En teoría, estos automóviles deberían reaccionar más rápido a las condiciones climáticas y crisis potenciales que las personas, además de permanecer perpetuamente pacientes e incluso podrían comunicarse con cualquier otro pariente robótico en las carreteras o en los centros de control de tráfico para seleccionar la ruta más rápida a un destino, en función de las condiciones ambientales en constante cambio.

Por el momento, este vehículo existe sólo en la imaginación de los ingenieros automotrices y de sistemas. Sin embargo, el equipo de Rajkumar desarrolló un auto de prueba llamado "Boss", que ganó en noviembre pasado una carrera patrocinada por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa.

La carrera de DARPA había enfrentado equipos -algunos creados por universidades, otros representantes de grupos comerciales- para construir un automóvil que podría programarse para conducir a lo largo de un recorrido algo fijo a un ritmo razonable.

Cabe mencionar que nadie fue dañado durante este experimento. Se organizó en una antigua Base de la Fuerza Aérea en un desierto de California que solo simulaba los suburbios. Lo cual fue inteligente, ya que Rajkumar dice que estos autos robot desencadenaron "una buena cantidad de accidentes" a pesar de funcionar a un máximo de sólo 48 km por hora.

De 89 autos que se registraron, sólo 36 calificaron para la competencia y sólo seis de ellos completaron la carrera de 100 km. Y aunque la bolsa de $ 2 millones para el primer lugar puede parecer muy buena, Rajkumar advierte que el precio de su vehículo campeón lo "superó con creces".

Pero la verdadera victoria para CMU, dijo, fue la asociación ofrecida por General Motors para desarrollar la próxima generación de sensores y computadoras con el propósito de llevar a los nietos de Boss al mercado. Por ahora, bromea, en CMU "somos los cerebros y GM es la fuerza". De hecho, dijo que GM espera ir más lejos y probar prototipos.

Desarrollar autos robot que resulten asequibles y confiables son problemas de ingeniería que Rajkumar espera que sean fáciles de solucionar. El mayor obstáculo para poner estos autos en el las carreteras puede ser social, es decir, convencer a las compañías de seguros de la fiabilidad de los automóviles para que no sean demasiado asustadizos en indemnizar a los chóferes-robots.


Baudilio Sosa Mayonga

Create your own

Comments

Juana Moyes Barcena     24 May 2018

Las dos situaciones expuestas se pudieron haber solucionado con un UBER pero comprendo la idea.