Go Back

6 razones por las que graduarse se siente tan bien

QueBusca-Graduacion-Graduados-Futuro

Desde que somos pequeños, nuestros padres, abuelos y demás familiares y maestros nos repiten hasta el cansancio lo importante que es estudiar. Mientras vamos creciendo, pareciera que todos se pusieran de acuerdo para continuar con este legado y no dejar de recordarnos una y otra vez que tenemos que estudiar “para ser alguien en la vida”, para “triunfar” o simplemente para cumplir nuestras metas con mayor facilidad y decidir con libertad a qué queremos dedicarnos el resto de nuestra existencia.

Sin embargo, alcanzar a terminar los estudios universitarios es una meta que muchos se ponen, sin embargo, no todos alcanzan. Esto ya sea por razones económicas, personales, académicas y un largo, largo etcétera. Por ello, cuando uno finalmente arroja el birrete en el acto académico de la universidad, el cúmulo de sensaciones que se concentran en esa experiencia es de un placer sublime y magnánimo.

Si eres de esos afortunados y dedicados estudiantes que consiguieron terminar  su carrera universitaria, a continuación te presentamos seis razones por las que deberías sentirte feliz por haberte graduado, y que seguramente ya habrás festejado (o estás por festejar) en su momento. 

1. No tendrás que volver a estudiar (siguiendo el ritmo escolar)

Quizás la razón principal de alegría para muchos sea ésta y es que después de haber atravesado un proceso tan largo de estudio, que incluyó cientos de horas en la biblioteca, jornadas enteras de realizar tareas, noches en vela de repasar los apuntes del examen, trabajos en equipo interminables, servicios sociales, prácticas profesionales y todas esas clases y actividades que de una u otra forma intervinieron en tu formación académica como profesional, poder dejar atrás todo el estrés que ello conllevaba es una razón más que formidable para tener euforia. Claro, si uno decide llevar los estudios más allá y estudiar una maestría o un doctorado, puede que haya que esperar un poco más para esto.

2. La independencia estará a la vuelta de la esquina

La edad promedio a la que suelen egresar los universitarios es de un margen de entre los 22 y los 25 años. Por ello, cuando finalmente tengas tu título en mano, estarás un paso más cerca de conseguir esa independencia que tanto añoras. Ahora sólo será cuestión de conseguir un buen empleo para poder volar del nido parental. Y quién sabe, quizás en unos años, ya con una solvencia económica más segura, también puedas comprar una casa y formar una familia, o si esta no es la visión de tu futuro, siempre podrás ahorrar y realizar viajes por todo el mundo, ¡las posibilidades son infinitas!

3. Podrás comenzar a ejercer tu profesión

Una de las razones que más llena de energía a todo egresado universitario es que por fin se abren las puertas para poder ejercer aquella profesión a la que le dedicaste tanto tiempo y esfuerzo. Con tu título en mano, y todo esos conocimiento teóricos y prácticas recién salidos del horno, salir a impresionar con tu trabajo y destacar en el área de tu profesión será un nuevo y emocionantes reto para seguir estimulando tu motivación juvenil.

4. Ves materializado todo tu trabajo

Como ya mencionamos, egresar de la universidad implica un esfuerzo tremendo. Por ello, cuando finalmente portamos la túnica negra, el birrete y nuestro título profesional, es imposible no sentirse orgulloso de haber conseguido ese logro, que ahora puedes ver materializado en el acto ritual del acto académico.

5. Tu futuro económico será menos difícil

Si bien no se puede decir que tus finanzas y tu estabilidad económica estén cien por ciento aseguradas, tener un título universitario colgado en tu pared te asegura que tendrás un futuro monetario menos difícil que el de quienes no lo tengan. Quizás en décadas pasadas los estudios universitarios representaban con creces una brecha enorme en cuestiones económicas, hoy en día el panorama ha cambiado, y ni siquiera estudios de este nivel pueden asegurar un trabajo y una solvencia económica totalmente estable. Sin embargo, no tendrás que sobrevivir con un empleo pésimo y mal pagado, como todos aquellos que, por desgracia, se vean obligados a trabajar de cajeros en tiendas departamentales como Walmart u Office Depot.

6. Estás listo para enfrentarte al mundo

Por último, una de las razones más importantes por las que graduarse es un acto tan victorioso es que, si haces una reflexión retrospectiva de aquellos años en que apenas ibas iniciando tu carrera universitaria, podrás darte cuenta de cómo has crecido desde entonces, tanto intelectual como espiritualmente. Finalmente, la palabra universidad viene de “universo”, del estudio de lo universal y no hay sensación más satisfactoria que la de saberse una persona culta, docta y lista para enfrentarse al mundo con todas las armas intelectuales que ahora posees. 


Dogo Filósofo

Create your own