Go Back

¿Por qué seguimos conmemorando el día del trabajo?

Presidente-bandera-día de trabajo

Como lo manifesté en algún artículo anterior, hace unas semanas comencé a trabajar como correctora de estilo. Lo más profesional es omitir detalles, por lo que sólo mencionaré lo indispensable para el desarrollo del argumento que presento hoy. Como individuo que acaba de conocer el mundo laboral estable y con horario fijo, el tema de los derechos laborales comenzó a rondar por mi mente y así es como llegué al encabezado del artículo presente.

En esta segunda década del siglo XXI es probable que todos hayan escuchado sobre la conmemoración del día del trabajo, pero no sé cuántos sepan por qué se conmemora dicha fecha y menos aún todos los acontecimientos que tienen relación con dicha fecha. Hasta donde yo recordaba, y con un poco de investigación para corroborar, el primero de mayo es una fecha que se conmemora en recuerdo a los obreros que exigieron la instauración de 8 horas de trabajo al día. Desconozco si esta información continúa siendo difundida en las escuelas de formación básica, pero sí sé que si la siguen difundiendo es una completa mentira.

Para bien o para mal conocí el mundo laboral de casi cualquier persona en la actualidad y con las jornadas que manejan, que en muchos casos son de 10 horas más tiempos extras, pagados o no, no comprendo cómo es que sigue conmemorándose el 1º de mayo. Eso por no mencionar otras batallas ganadas de aquellos tiempos que ahora no son más que recuerdos. Cuando me ofrecieron el trabajo de correctora me señalaron en el último momento que mi trabajo era por honorarios, lo cual quiere decir que no tendría derecho a seguro social y que no generaría antigüedad laboral.

Si hemos vuelto a caer en el mismo sistema laboral de hace más de un siglo ¿con qué cara conmemoramos a los que murieron el primero de mayo? Lamentablemente la respuesta a todas las interrogantes que planteo en el texto pueden responderse con que el cansancio, hartazgo y la rutina son suficientes para la mayor parte de las personas. No sé si es un círculo vicioso lo que tiene a la mayoría en ese estado o simplemente es el carácter de la gente que suele ser, casi siempre, irreflexivo con respecto a lo que hacen en la vida y lo que significan las fechas consideradas importantes en el calendario.

Algo similar sucede con el día de la mujer y es que, aunque pocos lo recuerdan, es el día de la mujer trabajadora y no el día para celebrar la belleza y bondad de todas las mujeres del mundo. Aunque ahora no encuentro motivos durante el primero de mayo para sentir que honramos como se merecen a las vidas que se perdieron hace ya más de cien años, espero que en unos cuantos años más seamos capaces de decir que los derechos y el trato digno en los trabajos vuelve a ser una realidad y no una simple frase dicha para mantener la imagen de progreso en la civilización.

Mientras tanto, creo que hay otras formas de honrar de algún modo la sangre que se perdió en favor de mejores condiciones laborales sin esperar por el mes de marzo o abril. Algunos seguimos creyendo que la vida es más que sólo trabajo. Ojalá en una década podamos decir que las ocho horas de trabajo, ocho de ocio y ocho de descanso que buscaban los ferrocarrileros son hechos tangibles y no simples recuerdos de los ideales que defendieron algunos hombres de principios del siglo XX.


Elisa E.

Create your own