Go Back

¿Cómo crear nuevos hábitos?

Hombre-sillón-cerveza-control-remoto-papitas

¿Te has puesto una meta de eliminar un hábito por completo? En ocasiones, cuando he hablado con amigos o familia, de vez en cuando sale el comentario, “A estas alturas es muy difícil cambiar”. Y me quedo pensando ¿qué tan difícil puede ser cambiar viejos hábitos? A veces queremos iniciar desde cero con nuevas metas, nuevos propósitos, pero quizá esos hábitos nos limitan a sacar el potencial que llevamos dentro. Por experiencia propia he notado que la mayoría de las personas vive en una resignación al cambio. Se cree que esos hábitos nos definen como persona, pero somos nosotros quienes alimentamos esos hábitos; por lo que, nos encontramos en una relación simbiótica, dependientes uno del otro.

El acumulamiento de hábitos, acciones que realizamos regularmente, modifica nuestra visión en la vida: la forma en la que interactuamos con nuestro entorno; por lo tanto, realizando unas cuantas modificaciones en nuestro comportamiento, primero es esencial hacer una modificación en nuestro pensar. Todo este cambio se realiza gradualmente.

En vez de preocuparme sobre quitar un viejo hábito, me gusta más trabajar en obtener algún nuevo habito que me hará enfocarme en aquella vida que me gustaría llevar. A veces nuestra concentración está tan centrada en eliminar un hábito que lo único que ocasiona es tenerlo más presente en nuestras vidas. Mejor canaliza todas esas energías en buscar nuevos hábitos que moldearán tu futuro estilo de vida. Ya habiendo hablado sobre un poco del hábito les comparto algunos puntos que considero son primordiales en el proceso de eliminar un viejo hábito y crecer como persona.


Buscar un nuevo hábito

Este es el primer paso que se debe seguir: buscar una nueva actividad que reemplazará el lugar del viejo hábito. En ocasiones, se busca eliminar un hábito, pero no tenemos otro para sustituirlo que por desgracia lo que conlleva es regresar a la vieja práctica. Al sustituir un viejo hábito con uno nuevo, hará que toda nuestra energía esté enfocada en esa actividad, y poco a poco se convertirá en un hábito nuevo del cual sacarás mucho provecho.


Poco a poco

Es importante estar conscientes y ser realistas al momento de buscar nuestro nuevo hábito. No forzar un hábito que jamás habíamos hecho y queremos hacerlo ahora porque sí; por más fuerza de voluntad que tengamos, es necesario empezar poco a poco para que al final conforme vayamos progresando en la integración de este nuevo hábito sea tan natural que ya lo estaremos haciendo sin pensar en ello. Va a tomar tiempo, pero al final quedarás muy satisfecho al ver que lograste tomar control de tus acciones, y dirigir tu nueva vida hacia donde quieres ir.


Sólo hazlo

Una vez que hayamos detectado el hábito que queremos eliminar, y seleccionado el nuevo, lo único que falta es actuar. Probablemente será fácil buscar pretextos para no iniciar en este mismo instante, pero ¿por qué no? Se entiende que el miedo puede haber sido la razón o catalizador para hacer el cambio en primer lugar, pero en el momento en el que identificaste el hábito que se reemplazará y has seleccionado el nuevo, no hay mejor señal, sólo hazlo. Empieza hoy, quizá no sea tan drástico el cambio. Si como nuevo hábito tendrás leer, obviamente no terminarás todo un libro en un día, aunque eso sería estupendo, pero puedes empezar con unas cuantas hojas, e incluso unos cuantos párrafos. Disfruta de este proceso.


Comprometerse día con día

En nuestro camino quizá nos tropecemos, y caeremos en la creencia de que quizá es una señal de que no se puede cambiar, pero no le hagas caso a ese pensamiento. Retrocede tus pasos, observa dónde fue que caíste de nuevo en ese hábito y regresa por tu camino. Aquí estamos hablando de un compromiso diariamente, haz una retro inspección en tu persona y ve en dónde estabas, hasta dónde has llegado, y mantén tu enfoque.


Diviértete

Finalmente, disfruta de este nuevo cambio en tu vida. No hay mayor satisfacción que sentir que se tiene control sobre nuestras vidas. En ocasiones, nos podemos sentir sin rumbo, y que nuestra forma de ser está escrita y no puede cambiarse, pero rompamos con ese dogma. Sin importar cuantos años se tenga. Quizá sea difícil mas no imposible.


Abraham Aragón

Create your own