Go Back

10 comportamientos animales que te sorprenderán

cuervo-ojos-pico-alas-plumas

¿Crees que eres un experto en zoología? Los asombrosos comportamientos de los animales presentes en esta lista te demostrarán que el mundo natural aún tiene numerosas sorpresas reservadas para ti.

  • Paternidad responsable.

Los roles asignados por la naturaleza a cada sexo varían según la especie. La situación del casuario, un ave de las selvas tropicales de Australia y Nueva Guinea, lo corrobora, pues el macho es el que incuba los huevos y cría a los polluelos.

  • Viejos rencores.

Perdonar podrá ser una opción para los seres humanos, pero no lo es para los cuervos. Su memoria les permite recordar durante años las caras de aquellos individuos que, por una razón u otra, tuvieron la osadía de causarles molestias.

  • Largo viaje. 

Ser pequeño no te impide lograr grandes hazañas. Prueba de ello es el colibrí calíope, que, a pesar de medir unos ocho centímetros, es capaz de recorrer más de 8000 kilómetros entre Estados Unidos y México al llegar el invierno.

  • Venenoso refugio.

¿Convivir con un criminal es una mala idea? El pez payaso lo negaría: gracias a la mucosa que protege su cuerpo, puede darse el lujo de vivir entre los tentáculos venenosos de una anémona de mar, donde está a salvo de sus depredadores.  

  • Caminata submarina.

Decir que los peces caminan habría bastado para dejar boquiabierto a cualquier profesor de Biología. Pero eso es precisamente lo que hace el Brachiopsilus dianthus: usa sus aletas, parecidas a manos, para desplazarse por el fondo del mar. 

  • Ataque ocular.

Ciertas personas se tapan los ojos al ver sangre; ciertos reptiles, en cambio, expulsan chorros de sangre por los ojos. Es la táctica empleada por el lagarto cornudo cuando se siente en peligro. De ese modo, se defiende de sus enemigos.

  • Reservas cerebrales.

Al igual que la hormiga de la fábula, la pica de collar se prepara para el invierno. Este tierno mamífero recoge pájaros muertos, los entierra en un lugar seguro y, cuando la dureza de la estación lo exige, se come sus cerebros. ¡Adorable!

  • Talento decorativo.

Al corazón de una hembra se accede a través de la decoración. Ése es el principio que rige la conducta de los tilonorrincos. Por eso los machos construyen elaborados nidos y los decoran con flores, piedras, frutos y demás ornamentos.

  • Rituales funerarios.

Así como los humanos, los elefantes guardan luto de diversos modos cuando descubren que uno de los suyos ha muerto: permanecen durante varios días junto al difunto, cambian de sitio los huesos o cubren sus restos con ramas y tierra.

  • Dardos amorosos.

El proyectil amoroso existe, pero no es de Cupido. Se trata de un dardo, hecho de carbonato de calcio, que la babosa ninja dispara a su pareja con el fin de inocularle una hormona que aumenta las probabilidades de reproducirse.  

Sin lugar a dudas, el reino animal sigue ocultando maravillas para quienes nunca se cansan de conocer y admirar el fascinante planeta en que vivimos.


José Court

Create your own