Go Back

Estadísticas Santa-Clausicas

Santa Claus-hombre-barba-chimenea-carta

Ninguna especie de reno conocida por el hombre puede volar. Sin embargo, existen aproximadamente 300,000 especies de seres vivos que aún quedan sin clasificar. Aunque la mayoría de éstos son insectos y bacterias, eso no significa que el reno volador esté excluido, a pesar de que Santa Claus y mi tío Rafa (cuando solía beber) sean las únicas personas en el mundo que hayan visto uno.

Hay dos mil millones de niños (personitas menores de 18 años) en el mundo. Aún así, como Santa no trabaja (o aparenta no hacerlo) con la mayoría de los niños no cristianos, eso le reduce un 15% del total a su carga de trabajo, o sea que quedan aproximadamente 378 millones de niños, según el Buró de Referencia Poblacional (o PRB por sus siglas en inglés). Si tomamos un estimado de, por ejemplo, 3.5 niños por hogar, eso se convierte en 91.8 millones de casas. Y supongamos que hay al menos un niño que se portó bien en cada una.

Asumiendo que viaja de este a oeste, Santa tiene 31 horas de Navidad con las que trabajar gracias a las diferentes zonas horarias y a la rotación de la Tierra. Esas son 822.6 visitas por segundo. Por cada casa que tiene que visitar, Santa sólo tiene una milésima de segundo para estacionar su trineo, bajar por la chimenea, llenar los calcetines navideños, poner los regalos debajo del árbol, comerse las botanas que le dejen, darle un beso a mamá si hay oportunidad, subir por la chimenea, treparse al trineo y seguirle a lo mismo.

Asumiendo que estas 91.8 millones de paradas están bien distribuidas alrededor del planeta, ya estamos hablando de 1.25 km por casa. El viaje total sería de 121.50 millones de kilómetros, sin contar las paradas que Santa y los renos tienen que realizar para hacer lo que todos hacemos al menos una vez cada 31 horas.

Esto significa que el trineo de Santa va a una velocidad de 1,046 km por segundo, o 4,828 veces la velocidad del sonido. El vehículo más veloz hecho por el hombre, la sonda espacial Ulysses, se desplaza a unos insignificantes 44.09 kilómetros por segundo (por cierto, un reno ordinario puede correr a 24 km por hora, máximo).

Suponiendo que a cada niño le regala solamente un set mediano de Legos (que pesa casi un kilo), el trineo carga entonces 321,300 toneladas, sin contar la barriga de Santa. Un reno ordinario no puede jalar más de 136 kilos. Imaginando que un reno volador puede jalar diez veces la cantidad de uno normal, eso haría que Santa necesitara 214,200 renos. Esto aumenta el peso de la carga (sin contar el trineo) a 353,430 toneladas, o cuatro veces el peso de la Reina Elizabeth II...

353,000 toneladas viajando a 1,046 km por segundo generan una enorme resistencia de aire que quemaría a los renos hasta volverlos incandescentes, así como pasa con una nave espacial o un meteoro entrando a la atmósfera de la Tierra. Los dos renos liderando el trineo absorberían 14.3 quintillones de joules de energía. Cada uno. Por segundo. En pocas palabras, los renos estallarían en llamas casi instantáneamente, exponiendo a los renos que están detrás y, consecutivamente, crearían explosiones sónicas ensordecedoras. Todo el equipo quedaría pulverizado en 4.26 milésimas de segundo. Mientras tanto, Santa estaría sujeto a fuerzas centrífugas de 17,500.06 gravedades. Un Santa de 113 kilos (un cálculo minúsculamente bajo) sería jalado al respaldo de su trineo con una fuerza de 1,957,257 kilos.

Conclusión ineludible: si Santa alguna vez entregó regalos en Nochebuena, seguro ya está muerto...


Baudilio Sosa Mayonga

Create your own

Comments

Rebeca Aragon Obrado     29 November 2017

Muy interesante pero creo que todos sabemos todo esto pero nos gusta la historia de Santa como la sabemos de chicos.

Deborah J. Albarado     28 November 2017

Nada mejor que una historia de santa para los peques y la esperanza de la navidad.

Deborah J. Albarado     28 November 2017

Si yo también adoro la imagen de Santa aunque todos sabemos que no es real, pero su significado de bondad y hacer a los peques felices es mas que suficiente para mi.

Luis Camacho Rodriguez     28 November 2017

jajaja que risa me dio este chiste. Faltó tomar en cuenta la dilatación del tiempo si uno viaja a la velocidad de más de mil km por seg . Recuerda que el tiempo se hace lento mientras más rápido viaja un objeto de acuerdo a la teoría de la relatividad. Aunque se necesita ir más de 30 mil km por seg para sentir un efecto importante. A la velocidad de 1024 km por seg sólo le da aproximadamente 0.68 seg más.

Casia Cifres Valdivia     27 November 2017

Lo siento pero adoro a Santa pase lo que pase y digan lo que digan! jajaja