Go Back

Las cicatrices del alma

Mujer-cara-grieta-roto

Cuando el abuso psicológico se manifiesta

Una cicatriz significa la prueba física de que nuestro cuerpo ha sido lastimado y pasado por un proceso de sanación, pero ¿Y sí las cicatrices fueran del alma? Se han imaginado lo que sería que cada vez que fuésemos heridos psicológicamente se hiciera una marca visible en nuestra piel. ¿Cuántos estaríamos cubiertos de pies a cabeza de cicatrices? ¿Sólo así seríamos conscientes del daño que sufren algunas personas?

Cuando el espíritu está dañado y no lo expresa

Muchas personas vagan por el mundo con una gran sonrisa en la cara, pero con el alma hecha pedazos. No son mártires ni víctimas, son simplemente personas que no consideran necesario publicar su dolor ante el mundo porque se han resignado a que no todo el mundo les creería o le daría la suficiente importancia.

Es por esto que deciden callar su sufrimiento y algunos son ciegos de su propio dolor, porque no entienden el daño que les están haciendo. Pero, ¿y si las cicatrices del alma se reflejaran en nuestra piel? Podríamos ser tan inhumanos de ignorar a esa persona o acaso seríamos más consciente de la cruz personal que lleva cada persona a sus espaldas.

¿Y si estas cicatrices también llevarán el nombre de la persona que nos lastimó? ¿Quién sería el nombre que más aparecería tatuado sobre tu piel? Sería terrible descubrir en ese muchacho vivaracho y risueño, el nombre de su madre tatuado miles de veces y eso sólo las partes que dejan al descubierto su ropa.

El dolor del alma a veces es más pesado y silencioso de lo que parece, por lo cual tomemos cinco minutos de reflexión antes de realizar nuestra siguiente crítica. Esa persona que se ve retraída o es emocionalmente inestable puede estar pasando un infierno y muchas veces ni siquiera son capaces de admitirlo.

Las personas que viven bajo una constante presión causada por abusos y sufrimiento consideran esto un estado de normalidad. El alma más dañada puede ser el ente más silencioso ante los ciegos y para los sobrevivientes, el niño desesperado que grita pidiendo auxilio.

La peor parte de vivir siendo abusado es acostumbrarse a ese abuso

Cuando una víctima piensa en retrospectiva, se da cuenta que muchos de sus problemas se convierten en ciclos de dolor. Una persona que se sienta abusada mentalmente repetirá patrones a la hora de crear nuevas relaciones sociales. Es por eso que los niños de padres abusadores tienden a buscar personas abusivas con las cual rodearse.

Síntomas y signos de una persona abusada mentalmente

Las personas que han sufrido de abuso psicológico pocas veces manifiestan sus problemas en voz alta, pero sí existen algunos indicios. En este apartado mencionaré algunos:

  • Es una persona insegura o duda mucho al actuar.
  • Es una persona emocionalmente inestable.
  • La persona parece ausente por periodos de tiempo indeterminados.
  • Es una persona que causa mucho escándalo o busca problemas.
  • Se pone nerviosa(o) ante la mención de un tema o persona determinada.
  • No levanta su voz ante las injusticias.

Si reconoces estos síntomas o alguno de estos signos en ti mismo o en una persona cercana a ti, están siendo abusados mentalmente por alguien de su entorno. Y al reconocerlo, están dando el primer paso hacia la aceptación y el compromiso hacia una vida lejos del ambiente tóxico que crean los abusadores.


Raffaela Sarcina Pinzón

Create your own