Go Back

Apareamiento de los animales: cómo lo hacen los gatos

gato-pareja-besos-lamiendo

Si tienes gatos como mascotas, para su bienestar y salud, deberías saber cómo se gesta su apareamiento. Es frecuente que el dueño de una gata no sepa cómo su mascota ha quedado embarazada o cuando su gato ha llegado al tiempo de necesitar aparearse con otros de su especie.  Para sacarte estas dudas, en este artículo te contamos cómo lo hacen los gatos.

Edad de apareamiento

Los gatos comienzan su despertar sexual alrededor de los ocho meses de haber nacido. En cambio, las gatas pueden tener su primer celo casi a los seis meses después de haber nacido.

Es muy común que los gatos tengan deseos de aparearse antes de haber llegado a su ciclo de adultez. En el caso de los machos, su celo suele durar meses, pero no se aparea con una gata si ella no lo permite. Por el contrario, las hembras suelen tener ciclos, y sus celos pueden durar entre tres y 10 días.

¿Cómo sabemos que nuestra mascota está en celo?

En los machos, esto se detecta por las imperiosas ganas de salir al exterior, la forma de maullar con mucho ímpetu y su modo de orinar marcando el territorio. Este último es muy diferente al normal, ya que su olor es más intenso y lo hacen de a grandes cantidades y en cualquier parte.

También hay cambios en el carácter del felino, el cual se vuelve más inquieto y hostil. En las hembras, nos vamos a encontrar con que se ponen extremadamente mimosas y buscan constantemente frotarse contra su dueño, suelen rodar por el suelo. A su vez, maúllan muy alto, se lamen mucho la zona genital y orinan fuera de caja. A veces, pierden el apetito, y cuando se las acaricia, toman una posición de apareamiento, levantando mucho su cola y bajando la cabeza.

¿Cómo lo hacen?

Todo comienza con una hembra mostrando su interés hacia el macho con quien quiere aparearse, mostrando su zona genital con un movimiento que solo hacen cuando se encuentran en celo, levantando su cola.

Solo entonces, ya con el permiso de la hembra, el macho comienza su apareamiento montándola y no deja que la hembra se mueva mordiendo su cuello, lugar que los gatos usualmente respetan, ya que los retrotrae a cuando eran pequeños y sus madres los agarraban de esa zona para transportarlos. Este acto dura muy poco, a veces hasta un minuto. Posteriormente, el macho se aparta bruscamente, irritando los genitales de la hembra.  Es probable que la hembra sienta dolor y maúlle debido a las escamas córneas, similares a pequeñas espinas, que recubren el órgano reproductor del macho. Al final del apareamiento, es posible que la gata persiga al gato, con ganas de influirle daño y es muy probable que lo ataque.

Para finalizar este artículo, les aclaramos que estos datos no son aplicables para gatos castrados, es más, algunos gatos ni siquiera llegan a sentir la necesidad de aparearse porque nunca tuvieron una gata cerca. Además, existen métodos anticonceptivos para gatas y así evitar castrarlas, pero deberían consultar con un especialista, ya que no son muy recomendados.

Esto ha sido todo. Esperamos que este artículo les haya sido de utilidad y que ayude a que sus mascotas tengan una mejor calidad de vida. Puedes seguir leyendo otros artículos de Qué Busca.  


Juliana Fantino

Create your own

Comments

Luis Camacho Rodriguez     14 December 2017

No sabía que existían anticonceptivos para gatas. Es bueno informarse si uno es dueño de un gato o planea serlo.