Go Back

Buscar a tu alma gemela en el Siglo XXI

QueBusca-Relaciones-Amor-Tatuaje

Inicia el año 2017 y en el mundo somos nada menos que siete mil millones de personas, una cifra matemática que asombra a cualquiera. Imagínate estando en lo alto de una metrópoli de grandes proporciones como el DF, mirando hacia abajo el flujo de gente infinita. Bueno, sólo en el DF transitan a diario 22 millones de personas. Si observar esa marea de individuos en la ciudad más poblada del mundo resulta abrumador, ahora imagínate los resultados que se obtendrían de multiplicar esa cifra hasta alcanzar la población real del planeta.

Quise iniciar este artículo con los datos antes mencionados para evidenciar una paradoja de nuestro mundo contemporáneo: somos miles de millones de personas en el mundo, y, sin embargo, no pocos seguimos sintiéndonos completamente solos por la falta de una relación amorosa en nuestras vidas. Claro, puedes tener a tu familia, a tus amigos y demás, pero ello no se compara a la compañía que representa una pareja.

En los tiempos modernos tenemos a nuestra disposición miles de tecnologías para encontrar el amor, desde las múltiples aplicaciones que ofrecen nuestros novedosos dispositivos móviles, hasta miles de páginas de Internet para citas en línea. Ya ni hablar de los viejos métodos de salir a los antros o visitar clubs de solteros. A pesar de todas estas técnicas y espacios, miles de personas siguen teniendo problemas para encontrar a alguien que cumpla con las expectativas que buscan en su "alma gemela". Por ello, a continuación les presento algunos puntos para que reflexionan al momento de ir en busca de su pareja ideal.

En primer lugar, es importante que todo aventurero del amor tenga bien claro qué es lo que busca. Este consejo probablemente sirva sólo para quienes incursionan en las relaciones de pareja, pero es importante recordarlo. Dentro de esto punto también es indispensable conocerse a uno mismo, pues el mismo nombre lo indica: alma “gemela”. Para que se dé la afinidad necesaria para concretar una relación amorosa fuerte, es necesario primero conocer qué de nosotros estamos buscando en alguien más.

Hablando ahora de los errores al buscar a nuestra pareja ideal, una de las razones por las que mucha gente no logra dar con su alma gemela es que tiene miedo del compromiso. Así es, suena estúpido pero es la realidad. Miles de personas caen en la típica contradicción de quejarse con sus amigos una y otra vez de no encontrar a su amor ideal, pero los que los conocemos bien sabemos que en realidad eso ocurre porque no se han querido esforzar lo suficiente por el temor que le temen a una palabra clave: el compromiso.

Y no tenemos que irnos muy lejos ni hablar de matrimonio para referirnos al miedo que emana este complejo término. No, hay gente que teme comprometerse por miedo a que lo vuelvan a lastimar como lo hiciera alguna otra pareja en el pasado, o simplemente porque no está dispuesto a dar y sacrificar algo de su vida a cambio de la compañía que con ello obtendría. “Quiero una novia, pero no quiero dejar de frecuentar a otras amistades femeninas con fines sexuales”, pudiera ser una excusa muy común en los días contemporáneos.

Hay otros (y otras) que simplemente no se sienten motivados, pues piensan que ya han buscado tanto sin encontrar nada, que ven a la resignación como el único y último destino para su soledad. Pero no, lo peor que se puede hacer es dejar de buscar, y el peor pecado, sin lugar a dudas, es dejar de hacerlo por flojera. No hay nada más frustrante que escuchar a algún amigo que no quiere salir a un bar o una fiesta a conocer chicas porque prefiere quedarse en su casa viendo Netflix, y luego volver a oírlo rezongar días después por la frustración de su soledad.

Por último, pero claro que no menos importante, está la problemática de la exigencia al momento de fijar los estándares de la “pareja ideal”. No es raro ver a un colega que aspira alcanzar el amor de una mujer guapa, inteligente y simpática siendo él todo lo contrario. Si, como pretende el mercado que hagamos, trasladamos la lógica de la oferta y la demanda a las relaciones amorosas, simplemente es inviable exigir el amor de una persona con altas cualidades, teniendo uno tan poco que ofrecer.

Claro que en las películas románticas siempre nos ponen que para el amor no hay barreras, pero siendo realistas, en el mundo actual las apariencias y el dinero son dos elementos que no pocos ponen en la más alta estima al momento de considerar una relación amorosa.

Quisiera concluir con un soplo de esperanza. Si bien el panorama mundial actual está lleno de incertidumbre por motivos de política internacional, y a veces pensar en la cantidad de humanos que habitamos en el planeta es abrumador y agudiza nuestra soledad, es importante recordar también que, por más cliché que suene, ahí afuera hay alguien para todos nosotros. Sólo es cuestión de tener claro qué es lo que buscamos, no rendirnos, esforzarnos al máximo, y seguir aprendiendo cosas nuevas para que al momento de encontrar a esa alma gemela, tener mucho que compartir con ella. 


Dogo Filósofo

Create your own