Go Back

6 consejos para escribir tu primer cuento
1

libreta-pluma-escrito-manos-cesped

Tienes una historia en tu cabeza y deseas compartirla con el mundo. Sabes que dicha historia, narrada con maestría, puede traducirse en un buen relato, pero te da miedo empezar porque jamás has escrito uno. ¡No desesperes! Ten en cuenta nuestras sugerencias para que el desarrollo de tu primera creación literaria sea una experiencia gratificante.   

Sé breve.

Uno de los atributos comunes a todos los cuentos es la brevedad. Por eso debes preguntarte si lo que deseas relatar y la manera en que pretendes hacerlo se adapta a las limitaciones de espacio propias de esos textos. De no ser así, quizás te convenga reservar tu valiosa idea para el día que te animes a escribir una novela, un género donde podrías sentirte más agusto.    

Introduce una complicación.

Los conflictos forman parte integral de los relatos. Si tus queridos personajes van de una acción falta de importancia a otra, sin que tales acciones siquiera den pie a una lucha interna, estás en un grave aprieto. Por el contrario, si los seres que creaste afrontan desafíos u obstáculos que los empujan a tomar decisiones —de la naturaleza que sean—, vas muy bien encaminado.

Elimina los pasajes intrascendentes.

Cada párrafo presente en el texto ha de estar allí para cumplir alguna función, por muy sencilla que ésta sea. De lo contrario, estás cometiendo el error de alargar tu texto con mero relleno, lo que pondría en riesgo el interés de tus lectores y reduciría sus deseos de llegar hasta la última línea. Recuerda que pocos son pacientes con las equivocaciones cometidas por los autores.  

Crea personajes consistentes.

Tal vez quienes pueblan tu mundo no están basados en individuos reales, pero eso no es una patente de corso para que sus personalidades y comportamientos varíen en función de lo que la trama requiera en cada escena. Salvo que esté justificado desde un punto de vista narrativo, procura que tus personajes sean coherentes y cambien de manera verosímil a lo largo del relato.

Enséñales tus borradores a otros.

Comparte tu texto con familiares o amigos interesados en ayudarte y habla con ellos para conocer sus impresiones. No les temas a las críticas, ni siquiera cuando son negativas. Aunque te desagraden, son un recurso preciado que te conviene aprovechar como escritor. Te servirán para identificar y subsanar fallas que no hayas sido capaz de detectar por cuenta propia.

Sé exigente, pero evita el perfeccionismo.

El interés por escribir un buen cuento es válido, pero evita las metas imposibles. Esa actitud, lejos de traerte beneficios, te perjudicará. Todos los escritos pueden ser mejorados de forma permanente, así que nunca es sano que te obsesiones con la perfección. Ese objetivo te atraparía en un interminable proceso de corrección que impediría a tus lectores admirar tu trabajo.

Pase lo que pase con tu relato después de terminarlo, podrás sentirte satisfecho. A partir de ese momento, sabrás que ninguna historia que se te ocurra estará fuera del alcance de tus dedos.


José Court

Create your own

Comments

Laura Patricia Mateo Rojo     11 April 2018

Para mí los cuentos perfectos son aquellos que te enseñan algo o te hacen pensar profundamente por unos segundos mientras lees, no importa cuán locos sean.