Go Back

¿Conoces a la vaquita marina?

QueBusca-Vaquita-Marina

En los últimos días se ha extendido una triste noticia acerca de una posible extinción provocada por el ser humano y lamentablemente es en México. Un mamífero marino que sólo se encuentra en las aguas del Golfo de California hoy lucha en contra de su desaparición, lo que ha movilizado a diversas organizaciones civiles, grandes esfuerzos gubernamentales y humanos que buscan que la vaquina marina (Phocoena sinus) permanezca con nosotros.

¿Por qué se esta extinguiendo? Desde hace aproximadamente 80 años, las poblaciones de vaquita marina fueron disminuyendo debido a la captura incidental por redes de diferentes tipos usadas en la pesca, actividad que fue incrementándose y ampliándose en la región alrededor de 1940. El investigador Omar Vidal, del Departamento de Ciencias Marinas, realizó un estudio en el cual encontró 128 vaquitas capturadas incidentalmente desde Marzo de 1985 a Febrero de 1992, dentro de los cuales 65% eran por la pesca ilegal de otra especie gravemente amenazada: la totoaba (Totoaba macdonaldi), un 28% correspondía a redes para tiburones y rayas, y un 7% en redes de macareles (Scomberomorus sp.) y camarones (Penaeus sp.). En su estudio mostró que esto sólo corresponde a una pequeña fracción de lo que estaba pasando, calculando que al menos 35 vaquitas morían cada año por estas actividades, lo que provocó a la larga que las poblaciones fueran disminuyendo drásticamente.

En 1997, los investigadores Armando Jaramillo Legorreta del Programa de Mamíferos Marinos del CICESE, Lorenzo Rojas Bracho de la Facultad de Ciencia Marinas de la UABC, y Tim Gerrodette de la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), estimaron que el número de vaquitas para ese año era de 567. Actualmente, para finales del 2016, el estimado se encontraba en alrededor de 30 vaquitas.

Los investigadores Lorenzo Rojas y Armando Jaramillo, así como Randall Reevest de la Asociación de Vida Silvestre Okapi en Canadá, mencionan que la especie puede vivir un poco más de 20 años y la maduración sexual se encuentra entre los tres y seis años de edad, además de que su tamaño ronda aproximadamente en más de 140 cm. El tiempo que transcurre entre cada generación es aproximadamente de 10 años, lo que implica que para poder recuperarse se va a necesitar más de una generación.

Dentro de las acciones que se han tomado por parte del gobierno federal con el asesoramiento de instituciones de investigación y organizaciones civiles, se ha generado todo un esquema regulatorio para establecer normas y legislaciones que ayuden a proteger a este carismático animal, así como la designación de la Reserva de la Biosfera del Alto Golfo de California y Delta Río Colorado. Además, se designó un área de refugio para prohibir la veda y pesca con redes, tratar de reducir e implementar nuevos métodos de captura que sustituyan a las redes y convenios para eliminar la pesca en esa zona, sin embargo estas actividades no han sido suficientes.

Actualmente el problema más grave para su conservación es la pesca ilegal de totoaba. La motivación de seguir capturando este pez obedece a la demanda de su vejiga natatoria por el mercado negro de China, ya que se llega a valuar en $20,000 dólares por kilo, lo que incita a muchos pescadores para arriesgarse a la captura y con ello amenazan no sólo a la totoaba sino también a la vaquita marina.

En noviembre de 2016, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita menciona que los esfuerzos que se han hecho para lograr salvarla simplemente no están funcionando y una de las consideraciones que se están planteando es conservarla in situ, lo cual no resuelve el problema, y posiblemente extienda el tiempo para poder a largo plazo generar una opción para analizar su posible reintroducción. Esta implementación presenta otros dos grandes problemas ya que la vaquita sufre un gran estrés al ser capturada, y eso causa un dilema acerca de cómo llevar a cabo la reproducción en cautiverio y su sobrevivencia.

En cuanto a las acciones más directas, como lo es la generación de esquemas que logren reducir la pesca ilegal, modificar las políticas actuales y ejercer las recomendaciones hechas por los cuerpos académicos y de organizaciones civiles, también es importante implementar más regulaciones y ejercer programas de control para evitar la salida de productos por la venta ilegal de totoaba para evitar así la pesca incidental de la vaquita.

En conclusión, el problema en si es bastante complejo pero no hay que perder la esperanza ya que aún quedan oportunidades para poder salvarla.


Jorge Sánchez

Create your own