Go Back

Septiembre: Crónica de un sismo

quebusca-gente-méxico-sismo-puño-en-alto

Septiembre del año 2017, México.

​Este no ha sido un mes fácil para México. Este ha sido un mes en que las lágrimas han escurrido y en que la unión de la ciudadanía se ha mostrado y ha dejado una marca en nuestra forma de ser.

El 7 de septiembre a media noche un sismo de 8.2 grados en la escala de Richter sacudió el sur mexicano, fue un sismo que dejó una alerta de Tsunami y una lista larga de afectados. Este ha sido el sismo más fuerte que ha vivido México en los últimos cien años; y aunque el epicentro fue registrado en Tonalá Chiapas, la zona más afectada fue el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca con 57 mil afectaciones a inmuebles de 110 mil daños y 96 muertos que fueron registrados en las zonas de Oaxaca y Chiapas.

Cuando aún teníamos la noticia del temblor viva y se notaba la organización de la población para ayudar al sur mexicano, nos dimos cuenta que esto no había terminado y sólo era el inicio de algo más grande.

Año con año recordamos aquel 19 de septiembre de 1985 que quedó grabado en la memoria por causa de un terremoto de 8.0 grados que dejó devastada la ciudad de México. ​Ahora, a 32 años del sismo se ha repetido la historia. 19 de septiembre del año 2017, después de una mañana de conmemoración y simulacros a la 1:14 p.m., la ciudad de México se ve envuelta nuevamente entre los escombros tras un terremoto de 7.1 grados Richter con epicentro en Morelos. Este sismo ha dejado una lista de innumerables derrumbes y daños a inmuebles en las zonas afectadas y 186 muertos en la ciudad de México de 337 fallecidos en total reportados en las zonas afectadas. Entre ellos hubieron 21 niños fallecidos a causa de una escuela que sucumbió ante el temblor, fue el Colegio Enrique Rebsamen el que mantuvo gran parte de nuestra atención y nuestro miedo.

Con todo esto nuestra solidaridad y humanismo no se ha venido abajo. El tiempo no fue mucho para que empezara a llegar gente a las zonas afectadas con la necesidad ayudar, de brindar apoyo. Fue cosa de horas para que los víveres y las manos sobraran; todos buscaban a dónde acudir para brindar apoyo o "una mano", brigadas salieron por doquier hacia todos los estados afectados. Los ciudadanos no pararon de ayudar, no pararon de donar, salieron camionetas llenas de artículos de primera necesidad para donar a quien lo necesitara. En las zonas en que hubieron derrumbes llegó gente de todo tipo; llegaban ingenieros, médicos, herreros, plomeros, psicólogos, rescatistas y gente que se buscaba un casco y unas botas sólo para poder entrar y levantar las piedras que cayeron.

​El internet y las redes sociales fueron un objeto de gran importancia  para que la población mexicana pudiera organizarse. Todo el tiempo se estuvo mandando y recibiendo información sobre qué era lo que se necesitaba y en dónde se necesitaba; a través del hashtag #sismo se podía revisar información concreta.

Aunque también hubieron choques de opiniones sobre quienes ayudaban sin publicar en redes sociales y quienes publicaban que estaban ayudando. A final de cuentas notamos que no importaba la forma en que se hacía si no que cada quien aportaba su grano de arena a la acción.

Lo que sí nos quedó claro fue que debíamos estar ahí. Que no podíamos callar la voz de nuestro interior que nos gritaba "Ve y ayuda".

Entonces fue que las manos no pararon y México no ha parado. Ésta se volvió una gran muestra de que México es un país de gente unida y organizada.

#MenosPostMásAcción


Enrique Bazaldúa

Create your own

Comments

Arturo Vega Estrada     26 October 2017

No cave duda de que los mexicanos cuando queremos somos muy serviciales y caritativos.

Alicia Carolina Zazueta Lucio     20 October 2017

Si es cierto que en estos momento se ve que los mexicanos se unen aunque nunca falta el raterillo por ahí, pero ya es algo normal de nuestra cultura.

Luis Camacho Rodriguez     17 October 2017

Me enorgullece ver como nos ayudamos los mexicanos uno al otro y que se envió ayuda de todo México.

Miriam Juana Hernández Gerena     16 October 2017

Los desastres naturales es algo que no se puede prevenir, la naturaleza tiene sus formas de expresarse así, pero seria bueno no construir edificios tan altos en esas areas expuestas a los sismos.

Miriam Juana Hernández Gerena     16 October 2017

Los desastres naturales es algo que no se puede prevenir, la naturaleza tiene sus formas de expresarse así, pero seria bueno no construir edificios tan altos en esas areas expuestas a los sismos.

Sierra Lojan Donaldson     16 October 2017

Se que Mexico a si como en otros lugares son areas donde están dispuestos a estos sismos, deberían de haber normas donde la construcción de la vivienda fueran mas estrictas y no se permitieran los edificios altos y tal ves se debería considerar las estructuras de aluminio en lugar de concreto y bloque.