Go Back

Dependencia de los jóvenes a las redes sociales

QueBusca-Adolescentes-Telefono-Vicio

Actualmente una gran cantidad de relaciones, amistosas y amorosas, son formadas completamente por medio de redes sociales. Las personas pasaron de conocerse con el paso del tiempo a buscar toda la información que quieren saber de alguien en sus redes sociales.

A consecuencia de esto ahora cualquier joven con acceso a un dispositivo móvil con conexión a internet tiene la posibilidad de entrar a este gran mundo de personas interconectadas por medio de pantallas. Los jóvenes comienzan a construir toda su vida en línea, actualizando sus fotografías de todos los momentos importantes que viven, así como sus actividades regulares, comidas, pensamientos y a veces, sentimientos profundos.

El problema surge cuando los jóvenes se encuentran tan inmersos en estas tecnologías que se desconectan del mundo exterior, no pueden salir de su casa sin sus dispositivos y pierden horas viendo las actualizaciones de personas que a veces no conocen en persona. Dejan de disfrutar a su familia y amigos que si ven en persona todos los días, por estar pendiente de la vida de todos sus “amigos” de internet.

Esta situación también causa conflicto en la comunicación dentro de la misma casa, ahora podemos ver o sabemos de personas que aun estando bajo el mismo techo se comunican con sus familiares por medio de un mensaje de texto, sin importar si la persona está justo a un lado suyo. También se ha sabido de accidentes en las calles cuando las personas no prestan atención por donde caminan o los conductores tienen percances por utilizar su celular y manejar al mismo tiempo.

Aparte de todos los problemas físicos que esta dependencia representa, también trae consigo problemas psicológicos. Los jóvenes se basan en que tantos “me gusta” y comentarios obtienen en sus publicaciones para medir que tan populares son o que tan importantes se les considera.

Cuando llegan a sentir esta falta de “amigos cibernéticos” puede llegar a causarles depresión, tristeza, enojo y pensamientos negativos en general. Lo que pase en las redes sociales les resulta tan importante que las opiniones de personas externas a estas redes no importan realmente.  

Sin embargo así como tienen amigos, también pueden tener enemigos o como se les llama últimamente “bullies”. A veces los jóvenes no son conscientes de lo fácil que es para personas que solo quieren causar daño el esconderse tras una pantalla y ofender a toda costa a cualquier persona.

Los jóvenes que sufren de este tipo de abuso y no tienen relación con personas del mundo real pueden caer en estados drásticos de depresión y en ocasiones llega hasta las peores consecuencias. Todo por la importancia y dependencia hacia las redes sociales y los juicios que se emiten en ellas.

Queda claro que cuando se comienza a depender de las redes sociales como principal medio de convivencia, estas afectan la inmersión de los jóvenes en el mundo real. Si bien las redes sociales pueden ser consideradas como un mundo cibernético, no deben ser consideradas como la única forma de estar en contacto con otras personas, porque al momento que se crea una dependencia resulta muy complicado hacer que un joven salga de esta situación.

Si se identifica a un joven en estado de dependencia, lo mejor que se puede hacer es tratar de incluirlo en relaciones familiares y amistosas mediante encuentros cara a cara. Si se tiene autoridad sobre el joven se pueden restringir los aparatos tecnológicos si el grado de dependencia es severo.

Aunque puede llegar a ser difícil, se debe tener en mente que estas medidas son para el bienestar físico y mental de los jóvenes, ya que ellos son quienes en un futuro llevarán las riendas de como se relaciona el mundo. 


Karen Priscila Sandoval Renteria

Create your own