Go Back

Cuándo se debe optar por vitaminas infantiles para tus hijos

niños-niño-niña-comida-feliz-saludable

Una buena alimentación y el deporte pueden ser soportes fundamentales para la salud de nuestros hijos. Pero a veces, es necesario complementar la dieta de los niños con un suplemento de vitaminas. Por eso, en este artículo les contamos cuándo se debe optar por vitaminas infantiles para sus hijos.

¿Cuándo optar por vitaminas?

Algunos niños que pueden llegar a ser muy quisquillosos con las comidas, tienden a perder nutrientes claves que pueden jugar un papel determinante en su crecimiento y desarrollo. También, hay niños con problemas crónicos o estomacales, los cuales necesitan complementar su alimentación debido a que no toleran ciertos alimentos. Además, tendremos niños muy activos que necesitarán un sustento vitamínico para afrontar sus días. Aquí, focalizaremos en cuatro vitaminas indispensables; expresadas a continuación.

Calcio

Se encuentra principalmente en los lácteos, alimentos que suelen dejar de lado nuestros niños. ¿Cuántas veces hemos luchado para que tomen la leche? Muchas, claro.

A su vez, hay niños que padecen de intolerancia a la lactosa y que van a necesitar este complemento con rigurosidad.

El calcio es una vitamina esencial para el crecimiento, desarrollo y futuro de los huesos de todo ser humano. Durante la infancia y la adolescencia, el cuerpo usa el calcio para desarrollar huesos fuertes. Además de usar ese calcio para crecer en tiempo real, lo almacenan para usarlo en la adultez. Mientras más reservas de calcio tenga el cuerpo, menos serán las probabilidades de contraer enfermedades como la osteoporosis.  

Hierro

Se encuentra en muchos vegetales, carnes rojas, hígado o mariscos. Es muy común que los niños no coman vegetales y esto se convierta en una contienda diaria al momento de comer. Igualmente, son pocos los niños a los que les gusta el hígado – rico en hierro- o los mariscos.

El hierro tiene una importancia vital, ya que ayuda a producir células sanguíneas; las que transportan oxígeno a todo el cuerpo. Si un niño no tiene suficiente hierro, puede volverse anémico y tener poca energía, fatigarse rápidamente o puede llegar a tener dificultades para concentrarse.

Vitamina D

La fuente principal de esta vitamina es el sol. La exposición a la luz ultravioleta B (UVB) nos proporciona esta vitamina. También, se encuentra en lácteos, yema de huevos y aceites de pescado. Esta vitamina es clave para el crecimiento del niño porque le da la capacidad a su cuerpo de absorber el calcio, así como también ayuda a los huesos y la formación de los dientes.

Vitamina C

Se encuentra principalmente en los cítricos, los tomates, las fresas, el kiwi o el brócoli. Estos alimentos también son difíciles de aplicar en la dieta diaria de un niño.

La vitamina C ayuda a mejorar las defensas naturales del niño, previniendo enfermedades como los resfríos, por ejemplo.

Estas vitaminas, junto a muchas otras, son esenciales para nuestros niños, y existen complementos vitamínicos con todos estos requerimientos. Pero siempre es conveniente consultar a un especialista antes de agregarlos a su dieta.

Así, llegamos al final de este artículo de Qué Busca. Esperamos que sea de utilidad y les sirva para que sus hijos vivan una vida próspera y sana.    


Juliana Fantino

Create your own