Go Back

4 características de los mejores líderes

Muchacho-superhombre-techo

Cada vez que hago talleres para equipos de liderazgo, los divido en tres y les hago la pregunta, “Piensa en una época en la que trabajaste para el mejor jefe que has tenido. ¿Qué lo hizo tan genial?” Después de procesar y discutir en sus pequeños grupos, les pido reunir y compartir sus hallazgos con el grupo. He llegado al punto de que puedo predecir estas respuestas el 99% del tiempo. A menudo oigo cosas como:

  • “Mi jefe me valoraba como un ser humano.”
  • “Se comunicaba abiertamente y nos permitía hacer lo mismo. Éramos reales uno con el otro.”
  • “Nos dejó adueñarnos de nuestro trabajo y compartió la toma de decisiones con nosotros.”
  • “Estaba interesado en mi desarrollo.”
  • “Estaba interesado en nuestras ideas y aportaciones. Teníamos voz y voto.”
  • “Se interesaba por todo el equipo. Nos sentíamos como una verdadera comunidad.”

Y así la lista sigue. Lo que he notado en el transcurso de quince años en el desarrollo de líderes, es que los mejores de ellos ponen la atención en su gente. Ellos no quieren la atención para sí mismos y comparten el poder y estatus para beneficiar a la gente bajo su cuidado. Vamos a analizar a fondo cuatro de los comportamientos de liderazgo más frecuentes que he visto en estos lideres.

Respetan a los demás

La ex directora general de Popeyes Louisiana Kitchen, Cheryl Bachelder, escribe en su ahora clásico libro de liderazgo de servicios, Atrévete a Servir (Dare to Serve), que una de las claves de su cultura de liderazgo exitoso fue la decisión consciente de crear un nuevo tipo de lugar de trabajo; con medidas rigurosas pero en donde la gente fueron tratadas con respeto y dignidad, además de ser desafiados a actuar al más alto nivel. Como resultado, las barreras se rompieron, los gerentes empezaron a escuchar y la colaboración aumentó porque los trabajadores estaban siendo valorados.

Escuchan más y hablan menos

¿Quieres oir a un líder inseguro en el trabajo? Fácil, sólo escuchalo alardear - una máscara de su inseguridad. Los líderes inteligentes y respetados son modestos y saben lo que piensan; quieren saber lo que tú piensas mientras te escuchan atentamente. Francamente, esta habilidad olvidada de escuchar activamente deja a los seguidores la libertad de ser parte de la conversación. Estos líderes harán preguntas curiosas, muchas preguntas: cómo se hace algo, que te gusta de él, que aprendiste de él y que necesitas para ser mejor. Los líderes con seguidores leales se dan cuenta de que saben mucho y buscan saber aún más escuchando.

Reciben retroalimentación sobre su liderazgo

¿Quieres saber la definición de un tonto? Es alguien que se niega a aceptar o recibir retroalimentación. Un gran líder no sólo pone un equipo, desarrolla un programa y sale de la escena. Un líder constantemente le pide a sus empleados comentarios sobre lo que está funcionando y lo que no; entiende que para mantener una cultura de trabajo saludable, tiene que mantener su dedo en el pulso.

Crean confianza que impulsa los resultados del negocio

Vamos al grano, si estás considerando desarrollar líderes, la confianza es el pilar sobre el que el liderazgo de su compañía debe sostenerse. En su libro, La Velocidad de la Confianza (The Speed of Trust), Stephen M.R. Covey destaca el liderazgo que se basa en comportamientos que están culturalmente arraigados en las estructuras corporativas conocidas por el alto compromiso de los empleados, incluyendo Whole Foods, Campbell Soup y Semco. Entre esos comportamientos confiables están:

  • Practicar responsabilidad
  • Crear transparencia
  • Enfrentar la realidad
  • Aclarar las expectativas
  • Escuchar primero

Así es como los verdaderos líderes interactúan día a día. Imagina las posibilidades de aprovechar ciertos comportamientos para obtener lo mejor de tus empleados. El compromiso de los empleados y la tasa de satisfacción suben, y como resultado, tus clientes notarán la diferencia.


Ovidio Toro Griego

Create your own