Go Back

Mintiéndole a la verdad

quebusca-jardín-pasto-verde

En los tiempos del más fuerte es el que sobrevive, las mentiras eran una valiosísima herramienta. Comúnmente se intentaba tener el poder sobre los demás a través de cosas que pudieran agradarles para obtener beneficio de ello, pero de sobremanera me niego a pensar que las personas tenemos que utilizar estos métodos para sobrevivir.

Es más, siento que deberíamos aprender de lo que no es verdad, tampoco quiero que suene a discurso de profesor en el colegio, pero sí, tenemos que llegar a fomentar la transparencia y la verdad como un propósito común.

Por ejemplo, ¿por qué negarles a nuestros papás la oportunidad de saber a dónde vamos y con quién? ¡Emborráchese también de la verdad mi hermano! ¿Por qué negarle a su novia a decirle que estás con sus amigas? Séale desleal pero con los gustos a la comida, tal vez porque los tacos de su mamá son mejores. ¿Por qué negarle al profesor que se entere que su tarea no se la comió el perro, sino el gato? Mejor dicho, que lo que diga por lo menos sea para una sonrisa.

Pero basta de poesía, vinimos a escuchar estas mágicas palabras: "Señor Camilo, sus enchiladas con doble orden de papas ya están listas." Bueno esas no eran, son: Las mentiras no son válidas en ningún momento, pero si podemos aprender de estos actos, para aprovechar la sinceridad, consiguiendo reacciones más positivas.

Volvemos a los ejemplos. Si su pareja subió unos kilos y se puso el vestido que más le gusta, dígale que se ve todo lo hermosa que ella quiere verse, mejora su autoestima. Usted la ama por lo que es, no por cómo se ve, sea sincero desde su corazón. No se trata ni de decir mentiras, ni de ocultar la verdad, se trata de llegar a lo más puro de la consciencia del ser humano. Esta es la razón por la que existen las mentiras, porque no somos capaces de extrapolar lo que sentimos por dentro.

Por esto mismo, si lo necesario es aprender de lo que no es verdad, tenemos que saber que lo que nos deja, es que hay que buscar en nuestro corazón. Muy adentro, el ser humano lleva una búsqueda insaciable de la verdad que se llena con mentiras para negar que la misma es mucho mejor. Hacer las cosas mal sólo te lleva por ese camino, mientras el camino de lo que es la realidad te lleva a la humildad y ésta al conocimiento, al desarrollo y por último a la tranquilidad del espíritu. 


Camilo Andrés Severiche Ortegón

Create your own

Comments

Veronica F. Barcena Rosagro     22 December 2017

No me acuerdo quién lo dijo pero dijo lo siguiente: "nadie tiene la memoria suficiente para recordar todas las mentiras que ha dicho así es mejor decir la verdad". El punto es que si mientes tarde o temprano tienes que inventar otra mentira para cubrir el primero que hiciste y así sucesivamente. A nadie le gusta que le mienten y las personas con conciencia que mienten pueden causarse estrés entre otras cosas.

Melissa Martha Mora     22 December 2017

Una mentirita blanca no le hace mal a nadie.