Go Back

Aprende a hacer un presupuesto

Dinero-calculadora-mano-pluma

Sabemos que estructurar un presupuesto y seguirlo juiciosamente, ayuda a darle orden a nuestras finanzas personales, y de ser preciso, también las sanea; pero, alguna vez te has preguntado ¿Cómo crear un presupuesto?

Básicamente hay dos formas de hacerlo: La primera es usando la vieja tecnología del lápiz y el papel, o puedes hacerlo en una hoja de cálculo tipo Excel en tu ordenador. Independientemente del método que utilicemos, lo importante es que anotemos todas nuestras deudas (Egresos) y todos nuestros ingresos, para después enfrentarlos.

En esta hoja de presupuesto debemos anotar las prioridades, es decir, los pagos más importantes; que por lo general son la vivienda, los servicios públicos, el transporte, la salud, la alimentación y, por último, el entretenimiento o la recreación y los gastos suntuarios.

El Colchón

Los expertos también recomiendan reservar una cantidad de dinero de tus ingresos para establecer un colchón, que sirva como una especie de seguro en caso de que sobrevenga alguna crisis, una emergencia o surja un gasto extraordinario y/o imprevisto; como por ejemplo un viaje repentino o un tratamiento de salud de alto costo. Una manera bastante común de establecer este colchón es invertir en depósitos de término fijo como fiducias, fondos de inversión o en un fund one key, como se le denomina en los Estados Unidos.

Antes de amasar su fortuna, un célebre millonario decía “Si al menos yo ahorrara cinco dólares diarios, en unos años obtendría mi libertad financiera”. Bueno, a lo mejor cinco dólares para algunos no es mucho; en cambio, para otros constituye una buena parte de sus ganancias diarias. Pero en un año, cinco dólares al día representa mil ochocientos veinticinco dólares, y al cabo de veinte años estos cinco dólares se convierten en treinta y seis mil quinientos dólares, y eso si los dejas debajo del colchón.

Sin embargo, ten en cuenta que si este dinero lo pones en un depósito de término fijo como una fiducia o en un fund one key, pues no pagarías impuestos por los rendimientos que obtengas por encima de tu inversión; es más, dependiendo del tipo de fondo o fiducia y de diferentes indicadores históricos, tu inversión podría multiplicarse hasta llegar a varios cientos de miles de dólares.

Eso sí, recuerda que el dinero que ganas se debe destinar prioritariamente en sufragar los gastos considerados como fijos: Vivienda, auto, comida, servicios públicos, deudas, teléfono, etc.

Otro punto que debes considerar en el presupuesto es el prepago de la universidad de tus hijos; existen ahorros programados y fiducias muy flexibles cuyo propósito es asegurar una educación de calidad para tus hijos. De cualquier modo, lo mejor es comenzar cuando estén pequeños, ya que si comienza a aportar cuando su hijo tenga diez o quince años el monto será considerablemente más alto.

Recomendaciones

Muchas personas son ordenadas en sus finanzas personales a pesar que nunca han hecho un presupuesto, no obstante, también hay otras que son un completo desorden para manejar su dinero, se antojan de todo y compran cosas que realmente no necesitan y a veces ni usan; abusan del uso de la tarjeta de crédito y suelen tener un historial crediticio nefasto; es decir, son un completo desastre.

A estas personas les aconsejaría tomar lápiz y papel, y en esa hoja de papel hacer una “T” que divida el documento en dos partes; la izquierda de la T la vas a titular como “Ingresos”, y la derecha de la T le vas a colocar como título “Egresos”. De un lado vas a colocar todos los ingresos que tengas; y del otro lado, todos los gastos, comenzando siempre por el gasto fijo más importante, hasta terminar con los gastos de recreación, entretenimiento y suntuarios (Considerados prescindibles).

Luego, tendrás que enfrentar los dos rubros (Ingresos y egresos) de tu presupuesto; es decir, a tus ingresos le vas a restar tus egresos. Si la diferencia que le resulta de esta operación es negativa, o sea, si le falta dinero para poder cumplir con todas tus obligaciones y deudas, entonces deberás suprimir gastos que consideres como NO prioritarios, de modo que a lo mejor tendrás que dejar de comer fuera de casa o salir de parranda todos los fines de semana.

No olvides que lo ideal es que una vez enfrents tus ingresos y tus egresos, te sobre algo de dinero para que establezcas ese colchón que te pueda dar independencia financiera en unos años. Por eso debes hacer todos los ajustes para lograr esa “balanza”.

La Balanza

Y esa es la palabra clave de cualquier presupuesto “Balanza”; el balance de cuentas entre tus ingresos y egresos debe ser neutro o positivo, si está en rojo hay problemas presupuestarios y como ya te dijimos, hay que corregirlos de inmediato.

Así que ya sabe ¡Cuide su bolsillo!


Sergio Augusto Alvarez Vargas

Create your own

Comments

Casia Cifres Valdivia     30 June 2017

Totalmente de acuerdo, siempre he pensado que la responsabilidad financiera debería ser una clase obligatoria en las escuelas, pero en fin, muy buenas recomendaciones. Aunque a veces es casi imposible ahorrar, al menos hay que intentarlo y estar conscientes de los gastos.