Go Back

La legítima defensa, el arma legal ante los delincuentes

hombres-armas-pistola-cuchillo-peligroso-criminal

Un tema legal que de antaño ha existido, pero que a causa del hartazgo de la sociedad ante la impunidad delictiva no es comprendida, es la legalmente denominada “legítima defensa”. Pero, ¿en qué consiste esta figura legal?

En palabra comunes, la legítima defensa es cuando se repele una agresión para protegerte o proteger a otra persona. El término suena fácil de entender, pues se reduce a “si me quieren hacer algo, tengo el derecho de defenderme”, pero no es así de sencillo, ya que hay ciertas condiciones que lo limitan.

De manera primordial hay que entender que, como establece el artículo 17 Constitucional, nadie puede hacerse justicia por su propia mano, ya que esta administración de justicia le corresponde al gobierno. Por lo anterior, las limitaciones más importantes que se ponen a esta figura jurídica son las siguientes:

1. Que la agresión que recibes sea real o inminente

No puedes dañar a alguien para defenderte si no ves una clara señal de que te va a dañar. Por ejemplo, no hay legítima defensa si alguien sólo te está amenazando de palabra y tú lo dañas físicamente para protegerte de que cumpla su amenaza. Por cierto, las amenazas son un delito y puedes hacer que la justicia actué ante ellas, siempre que puedas probarlas.

A este supuesto sólo hay una excepción: Si alguien se quiere meter o se mete a tu domicilio o a tu lugar de trabajo sin permiso, como por ejemplo un ratero, salvo que se demuestre lo contrario, se entiende que cualquier cosa que hagas para defenderte, siempre que sea proporcional y racional, es válida.

2. Proporcionalidad en los medios empleados

La proporcionalidad se refiere a que si una persona te está queriendo dañar con una navaja, pero tú te proteges disparándole, eso no es legítima defensa, ya que las acciones realizadas no son proporcionales. Igual aplica si tú tienes una navaja y te defiendes de una persona que no tiene ningún arma de fuego ni punzocortante.

Y uno puede pensar, ¿pero qué rayos es esto, por qué? Pues así es la ley, la única manera que podría permitirse que la proporcionalidad se dejará a un lado, es cuando a pesar de que le muestras al agresor el arma o equivalente con el que te quieras defender que no sea proporcional, él se abalanza para dañarte y no tienes otra opción, esperemos que la justicia lo comprenda.

3. Racionalidad en los medios empleados y aplicación de los mismos

Esto se refiere a que no te puedes exceder con esta figura jurídica, porque en su caso, deja de ser válida. Por ejemplo, un ladrón entra a tu casa, de alguna forma logras derribarlo y lo amarras, ¿ahí hay legítima defensa? Claro que sí, pero si después de eso, por el coraje lo empiezas a agarrar a batazos y golpes, pues eso ya no es legítima defensa, te excedes, ya que la persona ya no te podía hacer ningún daño, así que tú pasas al ser el delincuente al cometer el delito de lesiones.

4. Qué tú no provoques al agresor

Si provocas a la persona diciéndole cosas groseras y él te quiere lesionar, pero tú lo lesionas para defenderte, eso ya no es legítima defensa, se convierte en lesiones en riña y por lo tanto tú también eres responsable.

Quizás se pregunten, ¿pero por qué tantas tonterías? ¿Por qué simplemente no me puedo defender de los delincuentes? La respuesta es fácil, imagina que vas por una calle solitaria, sin testigos, llega una persona que le caes mal con una navaja, te hiere con ella, llega la policía y él dice que tú lo quisiste dañar, por lo tanto actúo en legítima defensa; según él, tú eres el delincuente, ¿tienes derecho a probar lo contrario? ¡Claro que sí! Ya que tú no eres el delincuente, y de una forma u otra, los derechos aplican para todos, si se te da la oportunidad a ti de defenderte, se les tiene que dar a todos.


Juan Velez

Create your own

Comments

Juan Velez     19 October 2017

Hola Paola, ante la ley un hombre tiene ventaja sobre una mujer, por lo tanto está en su derecho, siempre que sea para defenderse y no sea como comúnmente se dice "a matar".
Pero ciertamente en la práctica cada caso es analizado muy minuciosamente, pero esa es la regla general.

Marcus Ortiz Romero     18 October 2017

Sólo en México se protege más a los criminales que a las personas honradas y trabajadoras.

Paola Olabuenaga Navedo     17 October 2017

¿Qué pasa si el delincuente es un hombre y la víctima es una mujer sola? ¿La mujer estará en su derecho de usar un arma contra un hombre mas fuerte y grande que ella?

Juana Moyes Barcena     17 October 2017

Entonces si un delincuente entre a robar tu casa, solamente puedes defenderte usando lo mismo que trae el delincuente. ¿Si entra con un machete, vas a pedirle cortesmente que te espere mientras buscas un machete? Que ley tan anticuada e inútil.

Casia Cifres Valdivia     16 October 2017

Cada día esta la inseguridad mas y mas fea, pero no creo que ese sea motivo para ser portador de un arma.

Aileen Rivera Diaz     13 October 2017

Es muy triste ver que la vida humana cada día pierde su valor, en estos tiempos al matar a un ser humano ya es tan fácil como aplastar a un insecto, desgraciadamente así es. Aveces le quitan la vida a alguien por robarle su billetera o quitarle el carro, si en la billetera traías 600 pesos, es lo que ahora vale tu vida.