Go Back

Cómo lo hacen las tartántulas

tarántula-patas-piedras-ojos-arácnido

Intimidantes, peludas, con grandes colmillos, una de las especies de arañas más temidas en el mundo: las tarántulas. Pero no todo es horror, ya que se dice que las tarántulas son naturalmente amables y no amenazan a los humanos. Entonces… ¿tienes tarántulas como mascotas y quieres saber cómo es su proceso de apareamiento?  Para sacarte esta duda, en este artículo, te contamos cómo lo hacen las tarántulas.

Estas populares arañas pertenecen a la familia de los terafósidos y son las más grandes  y con mayor expectativa de vida del mundo. Debemos aclarar que existen más de 900 especies de tarántulas y en distintas partes del mundo.

Las tarántulas se aparean preferentemente en primavera y verano, aunque algunos especialistas afirman que algunas especies se aparean en invierno.  Cuando el macho llega a la edad adulta, cargan sus pedipalpos -que son su segundo par de apéndices cercanos a su cabeza- con esperma, depositando espermatozoides. Luego, llenan sus bulbos palpados con dicho esperma. Este procedimiento causa, en las tarántulas macho, un gran gasto de energía, pero les permite copular con varias hembras con una sola carga.

Posteriormente, ya cargados y en época de apareamiento, los machos buscarán una hembra potencialmente receptiva, siguiendo sus feromonas o alguna especie de aroma químico, aunque aún no está comprobado científicamente que las hembras produzcan feromonas. En algunos casos, las hembras que no son receptivas expulsan a los machos de forma agresiva, protegiendo su morada. En el caso de que dos tarántulas macho se encuentren con una hembra, no suele haber enfrentamientos, como suele suceder con otros animales, en lugar de pelear, intentar aparearse entre sí y seguir sus caminos en paz. Una vez que el macho encuentra a su hembra receptiva, comienza el apareamiento.

Todo puede comenzar con varios movimientos corporales diferentes, según la especie.  Pueden ser vibraciones corporales, manifestándose con un movimiento de las extremidades en alta frecuencia o con una prolongación de más duración, por medio del uso de los tambores papales, alternando con golpes en los hilos de seda de la hembra o golpeando el suelo con sus almohadillas. Todos estos movimientos le darán a la hembra información sobre la especie de su pretendiente. Si a la hembra le gusta la sensación que siente con esos movimientos, responderá tocándose las piernas delanteras o los palpos, haciéndole saber al macho que es aceptado y llevando la relación hacía su madriguera. Ya juntos, la pareja se apareará poniéndose cara a cara y las patas elevadas. Una vez en posición, el macho insertará sus palpas cargadas en la parte genital de la hembra de una a cinco veces, para luego buscar otra compañera. Pero todo esto sucederá si el macho tiene mucha suerte, porque en algunos casos, las hembras tienen tendencia al canibalismo, comiéndose a los machos, cosa que pasa cuando el macho hace todo el ritual de apareamiento de manera tosca y violenta y luego se retira de la misma forma. Cabe destacar que la hembra no ataca al macho por hambre, pero si por descontento. Igualmente, si el apareamiento fue fortuito, la hembra quedará inmovilizada por un breve periodo de tiempo, permitiendo que el macho escape con facilidad.

Esto ha sido todo. Esperamos que este artículo les haya sido de utilidad, ayudándolos a saber más sobre sus mascotas. Si quieres seguir leyendo sobre otros temas, Que Busca tiene muchos más artículos para ti.


Juliana Fantino

Create your own