Go Back

Fijar metas, ¿cuál es su utilidad?

objetivo-flecha-tiro-lograr

A comienzos de este año, a diferencia de muchos años anteriores en mi vida, no tuve deseos qué pedir para las doce campanadas; no crean que no deseaba cosas para el año, pero me parecía un tanto absurdo pedir algo que recaía en cierto modo en mí como un deseo a una de las uvas. Era una cosa que parecía casi pariente de la capacidad mágica que le atribuyen a las estrellas fugaces. ¿Será porque son redondas y que duran poco tiempo frente a nuestros ojos que las dotan de cualidades milagrosas?

Como no logré averiguar el porqué de esa cualidad para conceder los deseos antes de la víspera del año nuevo, decidí proponerme ciertos objetivos o metas que quería cumplir para el año en vez de enlistar una serie de deseos que calmarían más a mi fantasía que a la realidad. A poco más de tres meses para terminar 2017, puedo estar más que satisfecha pues estuve a punto de cumplir cada uno de los objetivos que me propuse y todo sin tener que depender de la capacidad mágica que tuvieran las uvas que comí, las campanadas o alguna estrella fugaz que me pudiera topar en el año.

Y es justo esta anécdota la que me inspira a escribir sobre las metas y su importancia en nuestra vida. Más allá de la superación personal, el proponerse objetivos tiene valor si es que actualizamos periódicamente nuestras listas, pues eso representa prioridades y temas en los que queremos observar un avance. No tiene que ver con que uno se demuestre qué tanto puede hacer, aunque también sea esa una de las ganancias, sino que nos brinda una satisfacción al ayudarnos a concluir o llegar más lejos en ciertos aspectos de nuestra vida.

Evidentemente las metas deben de ser realistas y debemos tener constancia y disciplina para observar resultados y obtener una satisfacción, pero aún si en principio no sabemos calcular y nos fijamos objetivos demasiado grandes para periodos de tiempo muy cortos, eso dejará un aprendizaje en cuanto al esfuerzo y la dedicación que requiera ese tema en nuestra vida.

Incluso al ver frustrada una meta, por no alcanzarla, puede decirse que hay una utilidad si se observa detenidamente lo que se ha logrado. Así, por ejemplo, en vez de desanimarse porque no se obtuvo lo que se quería, yo por ejemplo que no veré realizada una de mis metas en el año, pueden observarse los avances que se realizaron en el periodo de tiempo transcurrido. No habremos cumplido una meta, pero al menos sabemos que no nos mantuvimos estáticos, que hubo un avance y que, eventualmente y con perseverancia, llegaremos al punto fijado en principio.

Yo por el momento me quedo satisfecha con mi intercambio de deseos por metas y los invito a que le den una oportunidad en su vida la próxima vez que estén a punto de pedir un deseo. Las cosas se consiguen con dedicación y esfuerzo y plantearse metas es la mejor manera que existe para observar el progreso en ciertos aspectos de nuestra vida, pues el simple hecho de hacerlo nos recuerda que tenemos un pendiente que debemos revisar con periodicidad.


Elisa E.

Create your own