Go Back

Desarrollo de la tecnología en la música

gramófono-música-aparato

La música ha sido la eterna compañera de la humanidad desde la creación de los tiempos. Ya sea a través de simples silbidos, la voz, golpes de tambor o rudimentarias flautas, el género humano ha disfrutado del entretenimiento musical desde hace tanto tiempo ya, que uno simplemente es incapaz de imaginar la vida sin música.

Por mucho tiempo, capturar el sonido fue una obsesión para la humanidad, pues ansiosos de escuchar la música en su hogar, se embarcaron en una búsqueda científica incesante con el fin de “encapsular” la música, y llevarla consigo a donde sea que fueran o estuvieran.

El primer gran avance que determinó la reproducción y transmisión masiva de la música fue el fonógrafo de Tomas Alva Edison, que empezó grabando solo el sonido de la voz humana, para después lograr la tan ansiada grabación de la música. Dicho dispositivo necesitaba un cilindro para grabar el sonido (primero fue papel de estaño, luego de cartón parafinado y al final de cera macizo), razón por la cual había que grabar la música en cada aparato.

En 1888 Emilio Berliner creó el gramófono, un dispositivo capaz de reproducir música a través de discos con surcos. Estos últimos eran los que almacenaban el sonido, razón por la cual se volvieron populares de forma inmediata, puesto que no hacía falta poner música en el aparato reproductor, sino más bien en el disco, y este podía cambiarse cuando querían escucharse nuevas tonadas.

La evolución de este dispositivo fue el tocadiscos, el cual era capaz de reproducir discos de vinilo. Los llegó a haber incluso portátiles, capaces de conectarse a un enchufe eléctrico y entonces reproducir pequeños discos con dos canciones (una de cada lado).

En los años sesenta del siglo XX, la empresa Phillips patentó el cassette, un pequeño contenedor plástico que contenía cinta magnética en el interior, capaz no sólo de almacenar música, sino también de ser grabado con el mismo reproductor. Además, su capacidad de almacenaje era superior a la de los discos, y la fidelidad del sonido, mucho mayor. También podía tocarse de ambos lados. Llegó a tener su reproductor portátil, el llamado “walkman” de Sony, que funcionaba de forma inalámbrica con el uso de baterías, los cuales cabe mencionar que duraban muy poco si reproducías cassettes.

A mediados de los 80’s en Asia, Europa y EEUU, y principios de los 90’s en América latina, surgió un nuevo jugador en el campo de la reproducción de música: el disco compacto, poseedor de una notable mejora en la fidelidad de sonido, un manejo más fácil, una longevidad superior e inclusive un mejor almacenamiento. También tuvo su versión portátil: el discman (idea de Sony, evidentemente).

Cuando parecía que nada podía ser mejorado ya, surgió el MP3, un tipo de archivo que ocupaba muy poco espacio y podía se reproducido desde la computadora. Pronto surgieron los estéreos capaces de reproducir estos archivos, dejando en ridículo a los CD tradicionales, que sólo podían almacenar poco más de 20 canciones (los discos con mp3 guardaban hasta 250 canciones). Evidentemente poco tiempo después surgió un reproductor portátil para este tipo de archivos, y más pronto que tarde los discos con mp3 fueron olvidados para dar paso a los reproductores MP3, con capacidad para más de mil canciones.

Dicha tecnología fue incorporada en los teléfonos celulares, y hoy en día no existe Smartphone que no sea capaz de reproducir música a través de este tipo de archivos.

En el 2001 Apple fue más allá y puso en el mercado al IPOD, un reproductor de música (imágenes y video en algunas versiones) que podía contener mucho más que mil canciones. No eran un gran avance tecnológico, pero si uno social, con el que los jóvenes podían sentir que llevaban una fiesta en la palma de la mano.

Tras el IPOD, surgieron múltiples dispositivos de reproducción que incluían entre sus características puertos para el dispositivo de Apple, así como también entradas para colocar memorias o cables USB. Sin embargo, dichas conexiones aun requerían la tangibilidad de los dispositivos, un esfuerzo físico que las nuevas generaciones no están dispuestos a tolerar.

Ahora lo más común es todo aquello que puede enlazarse de forma remota, como la recepción de una señal streaming ya sea vía wifi, 4g o bluetooth; basta con abrir una aplicación para tener acceso a millones de canciones, y si por alguna razón quieres escuchar la canción en casa, ya sea en una barra de sonido o televisor Smart, sólo es necesario activar una conexión bluetooth que te permita manipular todo desde tu Smartphone.

¿Qué nos depara el futuro? ¿La realidad aumentada nos permitirá “percibir” la música de formas desconocidas hasta hoy? ¿La realidad virtual nos llevará a la primera fila de conciertos sin salir de casa? Todo es posible en una época en que el futuro siempre está alcanzándonos.

Qué Busca

Create your own

Comments

Melissa Martha Mora     27 October 2017

Sin la música no se que seria de mi.

Arturo Vega Estrada     26 October 2017

Creo que si han mejorado para bien en todos los sentidos y tenemos mas accesos a la música.

Juan José Perez Gonzalez     26 October 2017

Los servicios de streaming de música también te dan recomendaciones de canciones que son similares a lo que escuchas regularmente.

Alicia Carolina Zazueta Lucio     25 October 2017

Todavía me acuerdo de los cassettes eran un coraje cuando se salia la cinta y quedaba toda masticada, adios a tus 50 pesos que fue lo que costaba uno de esos en ese tiempo.

Marcus Ortiz Romero     23 October 2017

En los principios del mp3 todavía se usaban los cds porque la mayoría de los estéreos de carros no tenían soporte para el mp3.

Veronica F. Barcena Rosagro     23 October 2017

Recuerdo que en los inicios de los cd todo el mundo traía decenas de cds quemados de música en el carro porque no cabían muchas canciones en un cd.

Paola Olabuenaga Navedo     23 October 2017

Las nuevas generaciones no saben que es un cassette y muchos menos lo que es un tocadisco.

Sierra Lojan Donaldson     23 October 2017

Nada mejor que la música, espero con ansiedad haber que nuevas ideas salen cada año para mejorar la música y los equipos que cada vez son mas compactos.

Marta Eugenia Baldero Enjuanes     23 October 2017

Yo tenia un discman y lo malo es que no podias correr con el porque los movimientos bruscos hace que no pueda leer el disco y por lo tanto se para la música.

Mercedes Marquez Manota     23 October 2017

Amo la música y no importa el genero, creo que sin música la vida seria muy pero muy aburrida, así que la tecnología es cada vez mejor en esto.