Go Back

5 consejos para tener un día productivo

QueBusca-Dia-Productivo-Orden

Déjame adivinar, muchas veces un día normal ocurre así: suena la alarma, le agregas cinco minutos, te duermes, vuelve a sonar, la apagas, ruedas en la cama, se te hace tarde, te cambias, tomas tu bolso/mochila, sales por la puerta hacia la escuela o el trabajo. Todo esto para darte cuenta de que olvidaste ponerle comida al perro, regar la planta que te regaló tu madre al mudarte de casa, desayunar, tomar agua, tu tarea, tus recibos a pagar y toda la energía y las ganas de continuar con tu día. Nos pasa a menudo y sigue siendo tan difícil ser productivos. Al iniciar mal el día nos predisponemos a seguir olvidando tareas y a no tener buen desempeño durante el resto del día. Para salvarnos de las garras de la desidia, desorganización y pereza, aquí tenemos algunos rituales a incorporar en tu rutina para tener un día productivo y satisfactorio.

1. Comer bien

Sí, sí… todos hemos escuchado a nuestros médicos, familiares y amigos decirnos que es importante comer bien para estar sanos pero, ¿qué tiene que ver la comida con la productividad? Primeramente, la comida es una fuente de energía para nuestro organismo y de esta depende la cantidad de energía que tenemos disponible para utilizar en nuestras tareas diarias. Por esta razón es crucial llenar nuestro cuerpo de nutrientes, carbohidratos y hasta ciertas grasas para durar todo el día.

Para tener un día bueno hay que empezarlo de manera adecuada y desayunar comida sustancial. De aquí partimos al mundo a realizar un sinfín de actividades que drenan nuestra energía, así que comencemos el día con carbohidratos, grasas vegetales y frutas.

Ahora, ¿sabías que consumir grandes cantidades de productos grasos (especialmente grasa animal) influye en tu desempeño? Se condujo un estudio en Baltimore, Maryland por el Penn State College of Medicine (Universidad de medicina) que indica que consumir grandes cantidades de grasa provoca sueño y bajos niveles de energía. Por lo tanto, se recomienda mantener una dieta balanceada y de ser posible consumir una mayor cantidad de frutas y verduras que grasas. Creo que tendremos que cambiar los pancakes con tocino por una avena con cúrcuma (sí, cúrcuma), ciruela y plátano. Este tipo de alimentos nos llenarán de vitalidad para continuar con nuestro ajetreado día.

2. Mantenerse hidratado

Uno de los consejos para pérdida de peso que han rondado el internet es que al dejar de tomar agua curamos la sensación de sed con alimento. Esta es una gran verdad y no sólo aplica a pérdida de peso, el agua nos mantiene hidratados y ligeros. Incluso, algunos de los dolores de cabeza que llenan a media jornada de trabajo pueden ser por deshidratación y falta de líquidos.

Una manera de acostumbrarnos a tomar agua constantemente es usar una botella que sea llamativa o de nuestro gusto. Ya sea que tenga un color vibrante o que el mismo diseño de la botella sea interesante puede incitarnos a tomar un par de tragos más seguido.

Por otra parte, hay gente a la que no le gusta tomar agua natural. Para esto existen soluciones. Agrega un poco de limón al agua para darle un sabor refrescante en esos días de verano. Además de limón se pueden agregar gran cantidad de frutas y verduras como pepino, albahaca, sandía, fresas y moras para crear combinaciones que complazcan a cada paladar.

3. Hacer ejercicio

Este punto va estrechamente relacionado con el primero porque todos hemos escuchado también que el ejercicio es muy importante. Sin embargo, hay que verlo desde este punto de vista. Hacer una rutina de ejercicio acompañada de estiramientos por la mañana relaja los músculos y oxigena los órganos vitales además de regularizar la respiración. Todo esto en conjunto maximiza la productividad y prepara nuestro cuerpo para hacer todo lo que le pidamos.

El yoga es ejemplo de un ejercicio que ayuda al estiramiento de músculos, la respiración y en conjunto con la meditación nos guía a mantenernos positivos, agradecidos y fuertes. Todo esto promueve el bienestar interno y se refleja en el desempeño.

4. Planear

No puedo decir esto lo suficiente; es el secreto a una vida organizada. Planear la semana/ el día es una herramienta que nos permite hacer un mapa y un horario de todo lo que se tiene que hacer. Un método muy sencillo de organizar las actividades es agruparlas por importancias y fecha límite. A diario hay que hacer las cosas que se pueden entregar sólo ese día e ir terminando algunas que son para después o que son menos importantes. Hay que tomar en cuenta el tiempo que se tarda en hacer cada una y dar un rango más amplio en caso de tomar más tiempo. Mantener una agenda en el maletín o bolso puede ayudar para regresar a la lista y asegurarse de que se terminaron todas las actividades del día.

5. Motivación y recreación

Muchos de nosotros somos culpables de cargar con demasiadas actividades y responsabilidades. Entre trabajo, escuela, familia, ayudar al amigo/ vecino, limpiar, etc., es fácil perder el sentido de uno mismo. Hay que mantener la vida en balance e incorporar actividades de recreación en la planeación del  día. Ya sea salir a bailar, por unos tragos, al cine  o leer un buen libro, pueden impulsarnos a vivir de manera positiva y alegre para trabajar dando todo de sí.

Ser productivos es complicado y dependiendo del estilo de vida de cada persona puede ser difícil incorporar algo nuevo a la rutina o cambiarlo pero es importante ver por uno mismo y su bienestar. Estas rutinas si se incorporan de manera constante pueden dar balance y energía al cuerpo para poder enfrentarse a lo que pueda venir.


Catalina

Create your own