Go Back

10 razones para querer a Mafalda
3

Mafalda, chica

Hace 53 años nació una niña muy particular. Se trata de Mafalda, una chiquilla cuya personalidad conquistó el corazón de millones. ¿Por qué nos encariñamos tanto con el famoso personaje creado por Quino? He aquí diez de las razones que lo justifican.     

  • Su odio por la sopa.

Comer sano durante la niñez es una misión casi imposible debido al sabor desagradable de ciertas comidas. Por eso respaldamos a Mafalda cada vez que su madre pone frente a ella un plato hondo y una cuchara.

  • Sus preguntas difíciles.

Cada vez que una duda se forma en la mente de la chica con el enorme lazo en el pelo, compadecemos a sus progenitores. Sabemos de antemano que la complicada naturaleza de la interrogante los dejará asombrados y sin palabras.

  • Sus principios innegociables.

Los ideales de esta pequeña son a prueba de chantajes. Toda situación que perjudique a un ser querido, a su país o a la humanidad la llevará a alzar su voz para denunciar la gravedad de lo sucedido ante quien pueda escucharla.   

  • Sus deseos de cambiar el mundo.

Por muy pesimistas que puedan ser las opiniones de esta chica, sus aspiraciones de vivir en un planeta más pacífico, justo y democrático siguen inspirándonos. El globo terráqueo de su casa puede corroborarlo.  

  • Su hermano menor.

A pesar de su corta edad, Guille representa un dolor de cabeza para los demás miembros de su familia. Les lleva la contraria a todos, como lo demuestra el hecho de que garabatea en las paredes y, peor aún, ama la sopa. 

  • Su amiguita incómoda.

Sería una lástima que Susanita se reservara sus opiniones sobre el rol de la mujer en la sociedad y el destino de la especie humana. Nos perderíamos las graciosas reacciones de Mafalda ante puntos de vista tan diferentes a los suyos.

  • Su amiguito reflexivo.

Felipe goza de una gran inteligencia que le permite meditar sobre temas profundos, normalmente ajenos a los chicos de su edad. Lo malo es que esa virtud no hace que los deberes escolares sean menos insoportables.   

  • Su amiguito egocéntrico.

En vez de exasperarnos, la elevada autoestima de Miguelito nos alegra el día. Da pie a situaciones y comentarios tan divertidos que es imposible no reírse cuando comete la imprudencia de sacarla a relucir frente a otros.

  • Su amiguito comerciante.

Manolito es el mejor empleado de Almacenes Don Manolo. Cualquier ocasión sirve para recordarle a la gente las ventajas de comprar en la tienda de su padre, donde, según parece, los precios bajísimos no tienen comparación.

  • Sus luchas aún vigentes.

Es mucho lo que ha cambiado el mundo desde que nuestra pensadora favorita apareció por primera vez. Sin embargo, nuestra dura realidad sigue necesitando de individuos como ella, dispuestos a luchar por un porvenir esperanzador.    

Si bien Quino dejó de dibujar periódicamente a estos chicos hace 44 años, no nos entristecemos por ese motivo. La vida de un personaje sólo termina cuando sus admiradores lo olvidan. Y nosotros jamás olvidaremos a Mafalda.


José Court

Create your own

Comments

Marcus Ortiz Romero     4 May 2018

En la librería venden un compendio enorme con estas historietas... un poco caro pero vale la pena

Mercedes Marquez Manota     13 April 2018

Me encanta Mafalda porque es tan ocurrente como yo!

Amadeus Jiménez Maestas     13 April 2018

Mafalda me hace reir desde pequeño