Go Back

¿Por qué deberías leer Ulises de James Joyce?

hombre-libro

En 1998, el comité editorial de “librería moderna” elaboró una lista con las 100 mejores novelas del siglo XX. En ella se presentaron libros como "lolita", de Vladimir Nabokov, "1984", de George Orwell, y "el señor de las moscas", de William Golding. El primer lugar fue ocupado por un misterioso libro llamado "Ulises", publicado en 1922 por el escritor Irlandés James Joyce. ¿Por qué se consideró a esta obra como el mayor logro literario de todo el siglo pasado? Para comprenderlo plenamente sería necesario sumergirnos en el texto y conocerlo de primera mano. Aun así algunas explicaciones pueden darnos un vistazo de su genialidad.

En primer lugar, debemos notar el espíritu de Joyce al acercarse a la literatura: su intención era transformarla. En ese sentido estaba ligado al modernismo. Los modernistas mostraban una fuerte resistencia ante el arte antiguo y sus técnicas, imágenes y formas, pues buscaban cambiar el modo en el que podía expresarse el mundo. El arte debía regenerarse. Esa actitud rebelde condujo a la creación de corrientes artísticas como el surrealismo, el cubismo, el futurismo y el dadaísmo. También llevó a la invención de una técnica conocida como corriente de consciencia. Nosotros podemos ver el mejor ejemplo de ella en Ulises.

Está técnica consiste en mostrar el pensamiento interno a través de la literatura. En lugar de que estemos en presencia de un narrador omnipotente, objetivo e imparcial, capaz de describir todas y cada una de las acciones y pensamientos de sus personajes, el mundo psicológico de éstos nos habla directamente. No existe ningún intermediario. El resultado de este ejercicio de escritura es que da lugar a todo tipo de oraciones oscuras, extrañas y confusas, sin seguir reglas gramaticales ni puentes argumentales. Lo que el autor trata de hacer es que leamos los pensamientos de sus personajes tal y como ellos están experimentándolos. Un pequeño fragmento de la novela nos aclarará mejor cómo escribió Joyce estos monólogos interiores:

“Si porque anteriormente él jamás había hecho algo parecido a pedir su desayuno en la cama con dos huevos desde el hotel City Arms en que se le dio por hacerse el enfermo en la casa con su voz quejosa mandándome la parte con esa vieja bruja de señora Riordan que él creía forrada en y no nos dejó un cuarto de penique…”.  

El párrafo anterior corresponde al inicio del último capítulo de la novela, en el cual no se usa ningún signo de puntuación. De esa manera se nos permite estar frente al pensamiento desnudo del personaje y ver cómo funciona su mente, conforme ésta va pasando rápidamente de una idea a otra o de un sentimiento a otro, de acuerdo con lo que le sugieren sus asociaciones psicológicas. Así es como nos metemos en su corriente de consciencia.

Pero Ulises no sólo hace uso de este estilo literario. En él podemos ver un repaso y una parodia del tipo de escritura usada en la prensa, en las novelas rosas, en el género épico y en el teatro. Su monumental obra usa el lenguaje de todas las maneras posibles con el fin de mostrar su verdadera potencia. En él hallamos un pequeño universo. Naturalmente esto hace que no sea un libro de fácil lectura: de hecho se le ha considerado frecuentemente como una de las novelas más difíciles de la historia.

¿Por qué leer Ulises? Porque es una pieza de literatura que cambió para siempre el modo en el que es posible narrar una historia y porque es un ejemplo de lo que puede llegar a decirse con las palabras. Leerlo es un reto, pero vale la pena llegar hasta su cima para volver a ver el mundo desde ahí con una nueva perspectiva.


Un Dasein cualquiera

Create your own