Go Back

Un nacionalismo malcriado

globo-terraqueo-lampara-mapa

Esto de la Crisis Económica este año se ha vuelto todo un tema de moda. En primer lugar, vemos en Estados Unidos un nuevo presidente, no sé hasta qué punto dirigente, porque si da órdenes, pero nadie sabe hacia dónde se dirigen; en un segundo plano, vemos una crisis en Europa por la salida de Inglaterra de la UE, algo que en la votación parecía la lotería, todos apostaban pero no sabían a qué; Y por último, para no extendernos en una enorme lista, en Sudamérica, un país con registros inflacionarios crecientes casi como rompiendo los números inalcanzables de Lionel Messi en el fútbol europeo.   

Todo esto es algo complejo, sobre todo si uno poco o nada le da importancia a la economía internacional, así que hagámoslo simple.

¿Qué pasa cuando a un niño se le quita su juguete? Llora, muy bien, pero no llora porque no tenga su juguete, llora porque pierde el control que él piensa que tiene de su vida y de su entorno. Maniáticas esas nuevas juventudes.

Sin embargo, es preciso definir los diferentes tipos de niños que vemos en este momento:

El primero, un niño malcriado al que se le trata de complacer con todo, sus papás le dan toda la libertad y ha vivido en un parque de diversiones donde existen todo tipo de posibilidades según la edad, el tamaño, la peluca, etc.

El segundo, un niño que ha tenido una buena educación, está bien plantado, pero definitivamente con tantos juguetes nuevos que tiene siente que puede jugar solo y que compartir sólo sería desaprovechar su tiempo de juego. Una isla parece lo suficiente para él.

Para finalizar, el tercero, un niño un poco agobiado porque cree que los demás no lo quieren, conserva su juguete con toda su alma, pero se desquita con él con odio como si ese fuera el culpable, es el típico que jode y jode con el juguete hasta que lo rompe.

Es por esto, que, aunque parecen tan diferentes, todos tienen un punto en común: quieren su juguete, es decir, quieren dizque proteger su país en la mayoría de los casos para mejorar una situación económica o pongámoslo en palabras más políticas: “Encontrar un desarrollo social”.

De cierta manera, podemos decir que están en lo cierto, el Nacionalismo es una buena herramienta para fortalecer su economía. Hagan de cuenta que volviendo al ejemplo de los niños, hacer berrinche va a convencer a los papás por un rato. El problema se encuentra en que los papás se cansen de complacerlo con todo justo en el momento cuando de verdad los necesita.

El mundo necesita de menos berrinches y más humildad; necesita de menos pensar en hacer más grande un país y pensar en hacer más grande el MUNDO.


Camilo Andrés Severiche Ortegón

Create your own